Sociedad

La Asociación Burgos Sale apela a la responsabilidad ciudadana tras la apertura de las terrazas en la capital

12 diciembre, 2020 20:12

La Asociación de Bares del Centro Histórico (Burgos Sale) apeló hoy a la responsabilidad de los ciudadanos burgaleses tras la reapertura de las terrazas en la capital, recordando las medidas establecidas por las autoridades sanitarias. Señalan que el pequeño número de bares de la hostería burgalesa que pudo ayer abrir se vio en situaciones "verdaderamente comprometidas" para controlar la situación debido a la avalancha de gente que se agolpaba en las puertas de los establecimientos.  

Durante la tarde de ayer, varias personas denunciaron a través de las redes sociales las aglomeraciones en las puertas de los establecimientos hosteleros del centro burgalés, criticando que muchas de las personas allí reunidas no cumplían las medidas de seguridad. Los propietarios de estos bares, ante la incapacidad de controlar la situación, tuvieron que pedir asistencia policial para resolver la situación, tal y como señaló la Asociación a través de un comunicado.

Asimismo señalaron que el ser viernes el primer día de apertura, el reducido número de sitios abiertos, las fechas y la climatología, han sido "factores clave" que ayudaron a que se formaran masas no solo en las puertas de los bares, sino también en calles y paseos de la ciudad. Sin embargo, recordaron la obligatoriedad del consumo sentado, el uso de mascarillas si no se está consumiendo, una distancia de 1,5 metros entre sillas, así como reuniones de máximo seis personas por mesa o agrupaciones de mesa .

"Condenamos rotundamente todas aquellas actuaciones bien ciudadanas o de cualquier gremio, que de forma deliberada, pongan en riesgo la salud de nuestros allegados y vecinos, o la actividad de nuestro negocio", subraya la Asociación, en representación de los más de 300 locales hosteleros burgaleses.  

En este punto recuerdan que desde la hostelería "velan incansablmente por mantener el orden, la higiene y los aforos", por lo que no dejarán que se les señala "como la causa absoluta de una nueva ola o cierre del sector, así como que se nos condene a todos por unos pocos".  

"No podemos acarrear con toda la responsabilidad, ya que en muchas ocasiones se encuentra una sola persona trabajando o acompañado por un solo camarero", denuncian. Por ello, piden apoyo, comprensión y colaboración a las administraciones competentes y a la ciudadanía para "poder salir adelante tras una época verdaderamente dramática para nuestras familias, evitando un nuevo cierre.