Sociedad

Los Aficionados Prácticos Taurinos de Valladolid cierran la temporada

8 diciembre, 2020 12:59

Una temporada atípica por la pandemia, que han sabido llevar con prudencia los participantes que se enrolaron este año en esta bendita locura taurina, un evento que iniciara hace dos lustros el buen aficionado y arquitecto soriano Felipe Romero.

El resumen del año lo envía la cara visible del grupo, David Sánchez quién, al frente de sus 19 compañeros y amigos, han rematado días pasados el IX Taller con un tentadero en el emblemático marco de “El Villar de los Álamos”, finca de la ganadería charra de Mercedes Pérez Tabernero, que gestiona el que fuera matador de toros Guillermo Marín.

Por cierto, este paraje lo recoge nuestro amigo Paco Cañamero en su última novela “Fado entre encinas”, basada en  el accidente ferroviario sucedido en esta finca el 18 de diciembre de 1965.

Los 19 participantes, proseguimos, han celebrado seis tentaderos, dos de ellos con picador, en las siguientes ganaderías: Agustín Gallego en el CIT de Pablo Santana de Alaejos. Hermanos Mayoral, en Castronuño. Marqués de Quintanar, en la provincia de Segovia, y El Palo de Valdegalindo, en Tordesillas.

Las clases fueron impartidas por los profesionales del toro: Curro de la Rosa, Víctor Hernández, Jesús de Alba, Sánchez Vara, Jesús Benito, Guillermo Marín, Jesús Fernández y Álvaro de la Calle.

Los alumnos se las entendieron con 30 animales, -10 machos y 20 vacas- lidiados en tandas de tres participantes, así como varios mano a mano. En cuanto a encastes fueron variados: Domecq, Santa Coloma, Atanasio y Núñez.

Las clases arrancaron en el mes de marzo y, tras el primer brote del Covid-19, se aplazó el curso hasta julio. La última de las clases se celebró el pasado fin de semana. Enhorabuena a este grupo taurino que no desiste en su afán de aprender cada año, incorporando a nuevos alumnos cada curso. Eso, a falta de toros que llevarse a la boca, se llama amor a la tauromaquia.