Sociedad

CSIF denuncia “delicada” situación de la prisión de Villahierro ante un brote de COVID-19 que afecta a 12 funcionarios y 28 internos

3 noviembre, 2020 14:30

La Central Sindical Independiente de Funcionarios denunció hoy la “delicada” situación que vive la prisión de Villahierro, en Mansilla de las Mulas (León), ante el nuevo brote de Covid-19 que afecta a 12 funcionarios, con baja laboral y en cuarentena domiciliaria, y a 28 internos, y en la que “la falta de personal agrava una situación que ya era muy complicada”, ya que según señalaron la plantilla del personal funcionario presenta una carencia de personal de un 17 por ciento y seis puestos de médico están vacantes de una plantilla de nueve.



El sindicato recordó que en agosto pidió se redujera el número de visitas a los internos y se incrementara el control, al “no haber garantías suficientes de seguridad ante posibles rebrotes”. Además, exigieron que se mantuvieran en cuarentena preventiva a los presos de nuevo ingreso y a los presos que volvían de permiso, pero aunque se suspendieron los ‘vis a vis’ el pasado 7 de septiembre, “los permisos continuaban sin las suficientes garantías de seguridad”.



Asimismo, CSIF denunció que “se ha permitido el traslado de presos entre prisiones de todo el territorio nacional, sin ningún tipo de aislamiento o cuarentena, incluso aunque su procedencia fuera de comunidades autónomas confinadas o con un alto índice de contagios”.



Desde el sindicato apuntaron que se cree que el brote se produjo en un curso de cocina que se estaba impartiendo en el centro, ante lo que exigieron “más medidas de seguridad y prevención”, en un momento en el que “hay cinco módulos confinados”, mientras que “uno de los módulos que permanecía cerrado se ha tenido que abrir para confinar parte de los presos”.



De igual manera, la prisión ha cancelado todos los permisos penitenciarios, así como todas las comunicaciones ordinarias y especiales y cualquier salida salvo por causa de fuerza mayor, por lo que “solo se permitirá el acceso al centro penitenciario al personal funcionario y laboral y al personal externo cuya labor sea indispensable”.