Zamora

No hay médicos para cubrir vacantes ni vacaciones, y Sayago estalla por enésima vez

24 julio, 2021 19:18

El Movimiento en Defensa de la Sanidad Pública de Zamora ha celebrado hoy una concentración en el centro de salud de Bermillo de Sayago a las 12.00 horas con la intención de repetirla todos los sábados de este mes y de agosto. “La indignante resignación que esgrime la Junta para justificar que no hay médicos para cubrir vacantes y suplir vacaciones, bajas y permisos no hace más que retratar qué gestores tiene la sanidad pública de Castilla y León cuando todos los veranos se repite la misma excusa sin que se aborden las causas que lo originan”, según señalaron fuentes de la asociación.

“Si se debe a la precariedad de contratos que se ofrecen, corríjanse para poder equipararlos al resto de comunidades. Si son otro tipo de circunstancias, aplíquense criterios eficaces para corregirlo y, sobre todo, tómense medidas urgentes que palien la enorme precariedad de efectivos sanitarios que sufren muchas de nuestras zonas básicas de salud. La inoperante gestión demostrada hasta ahora solo contribuye a aumentar el sufrimiento y el riesgo vital que implica para los usuarios del SACyL”, añadieron.

En este contexto, el MDSP dedicó una “mención especial” a los habitantes de Litos que, por séptima semana consecutiva “y de la forma más humilde pero, también, más contudente, están expresando y reivindicando su dignidad y derecho a una asistencia sanitaria en igualdad de condiciones que el resto de los ciudadanos” y apostilló: “Un ejemplo para todos los zamoranos, que no deben callar ante tanto agravio y despropósito”.

“La situación sanitaria de Zamora es insostenible, un desastre ante el abandono de los gestores sanitarios, profesionales saturados y ciudadanos desamparados”, reprocharon. “La consejera de Sanidad no centra el problema principal, una vez que reconoce la falta de profesionales. Deberá proponer los cambios legales necesarios para que el sistema sanitario pueda proveerse de los profesionales que necesita y dejar de jugar a reducir médicos y enfermeras, cerrar consultorios y concentrar recursos en determinadas poblaciones y, sobre todo, dejar de asumir como idea principal que con el teléfono tenemos todo solucionado”, concluyeron.