Zamora

Por qué la medalla olímpica de Adriana Cerezo se celebra en la localidad zamorana de Fuentespreadas

24 julio, 2021 15:15

Con tan solo 17 años, Adriana Cerezo se ha convertido en la segunda deportista más joven de España en Tokyo 2020, y ha dado la primera alegría en el medallero de España, al conseguir la medalla de plata en la final de taekwondo de estos recién inaugurados juegos olímpicos.

Los ecos de la celebración por su tremenda victoria se han dejado oír desde la localidad zamorana de Fuentespreadas, de donde desciende la joven campeona olímpica: bien conocidos son el municipio su bisabuela, Ascensión, su bisabuelo, Miguel, su abuela Lola y su madre, Mari Mar.

Esta mañana, la Asociación Cultural Sibaria de la localidad zamorana deseaba suerte a Adriana Cerezo tras conocerse que disputaría la final de la cita olímpica, y horas después la localidad celebra su puesto en el podium.

Tan solo siete segundos separaron a la joven deportista de 17 años de proclamarse campeona olímpica en su primera participación en unos Juegos. A falta de ese tiempo para concluir la final dominaba en el marcador por 9-10, pero encajó una patada en el cuerpo que le apartó del oro, un final que no empaña su enorme logro en el Makuhari Messe Hall.

Fue el emocionante desenlace frente a Wongpattanakit, que llegaba a los Juegos como vigente campeona mundial y número uno del ranking planetaria. Pese a su inmejorable estatus, la tailandesa tuvo que pelear hasta el último lance para subir a lo más alto del podio tras un combate muy equilibrado.

Con dos patadas en el cuerpo a su rival, Cerezo dominó el primer asalto (2-4), pero la asiática dominó el segundo gracias a una patada en la cabeza y llegó con ventaja al último parcial (9-6). Sin perder la calma, la madrileña encadenó dos patadas al cuerpo y se puso por delante a falta de 37 segundos. Cuando ya saboreaba el oro, su rival le propinó el golpe definitivo que decidió la final.