Zamora

Intras desmiente las irregularidades en la residencia de Toro

21 enero, 2017 18:19

Ante las informaciones del sindicato FeSP-UGT en relación a la situación laboral de los trabajadores de la Residencia de Toro y su supuesta repercusión en el servicio prestado a los usuarios, Fundación Intras ha aclarado en las últimas horas varios puntos:

En concreto, Intras expone esto:

1. Que el centro cumple con los ratios de personal establecidos en el Convenio con la Gerencia de Servicios Sociales, superándolos incluso (se cuenta con 10 cuidadores en plantilla, uno de ellos a media jornada, por lo que supera en 3,5 trabajadores las informaciones publicadas).

2. Desde la apertura del centro en 2008 hasta la actualidad todas las inspecciones anuales realizadas por la Gerencia de Servicios Sociales han sido positivas, confirmándose un adecuado cumplimiento de los criterios de funcionamiento establecidos por el convenio vigente. En estas inspecciones se incluyen, entre otros aspectos, los calendarios anuales y los cuadrantes de turnos de los trabajadores.

3. El mismo resultado se ha obtenido en las inspecciones realizadas por parte de la Gerencia de Servicios Sociales a petición de UGT en el último año.

4. El 15 de diciembre de 2016 se recibe una visita de la inspección de trabajo a petición de UGT, comprobándose que todas las recomendaciones previas se están cumpliendo, por lo que no se emitió informe negativo o sanción alguna.

5. Que el centro cuenta con un representante de los trabajadores, sin afiliación sindical, que no ha recibido queja alguna de los trabajadores.

6. En todo momento Fundación INTRAS ha facilitado toda la documentación solicitada por los organismos oficiales pertinentes en estos aspectos, con el objetivo de colaborar para solventar cual posible situación irregular en el centro.

Por último, "queremos destacar el efecto que tienen este tipo de informaciones que ponen bajo sospecha de forma injustificada el funcionamiento de entidades suficientemente acreditadas y que cumplen con todos los requerimientos legales, puesto que alimentan el estigma social existente hacia los centros de atención y sus profesionales, así como a las personas con enfermedad mental a los que prestan servicio", finalizan.