Valladolid

Puente lamenta la “inquina” y el afán prohibir actos que no tienen ningún riesgo para la salud pública por parte de la Junta

31 marzo, 2021 12:08

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, lamentó hoy la “inquina” y el afán de prohibir actos que no tienen ningún riesgo para la salud por parte de la Junta de Castilla y León, a la vez que calificó de “desproporcionadas” las recomendaciones realizadas desde el Gobierno regional a las cofradías para que no celebren ningún acto durante la Semana Santa.

El regidor, que mostró su cansancio y “hastío” con determinadas actitudes en relación con la ciudad de Valladolid, indicó que ante la presión ejercida por la Junta, “incluso con llamadas en tono amenazante”, entiende la decisión de las cofradías de suspender los actos previstos, a excepción de la hermandad de Las Siete Palabras, que mantiene el Sermón del Viernes Santo.

Puente, que esta mañana ofreció una rueda de prensa para presentar la Oferta de Empleo Público del Ayuntamiento para este año, argumentó que la capacidad de las terrazas situadas en las plaza Mayor cuadruplica el número el aforo de los dos actos previstos que se celebrarán en este recinto. Así, insitió en que aunque respeta la decisión de las cofradías, no comparte las recomendaciones de la Junta.

En este sentido, hizo referencia a la suspensión del Vía Crucis y aseguró que un acto previsto para las ocho de la mañana y limitado a 200 personas sentadas y con espacio acotado en la plaza Mayor, no representa ningún riesgo. “No entiendo los motivos de las recomendaciones de la Junta. No hay razones de salud pública para impedir que estos actos se celebren”.

Ademas, Puente criticó que estas recomendaciones están en la línea de lo que ha tenido que vivir la ciudad desde que empezó la pandemia y cuando se ha tratado de organizar algún acto. “Todo han sido cortapisas y amenazas, y recuerdo que a mí me amenazaron con la cárcel por las carrozas de la Navidad”.

Por otra parte, el alcalde se refirió a la campaña de vacunación de la Junta y a la convocatoria masiva parar suministrar la dosis a los nacidos en 1957, y aseguró que hay que acostumbrarse a estos llamamientos, dado que será la tónica para acelerar el proceso de vacunación. “En este momento lo más importante que deben hacer las administraciones es acelerar el proceso de vacunación”, sentenció.