Valladolid

El Patio Herreriano expone la obra de Joan Brossa

5 septiembre, 2017 21:07

El Museo Patio Herreriano de Valladolid exhibe desde hoy una exposición dedicada al poeta y uno de los grandes artífices de la renovación estética en España Joan Brossa, que lleva por título "JOAN BROSSA Escuchad este silencio / A escena. Personajes brossianos".

Brossa desarrolló su práctica artística desde los años cuarenta, en un contexto sociopolítico marcado por la dictadura franquista y en una situación cultural caracterizada por la ausencia de propuestas vanguardistas e innovadoras. Desde sus inicios, Brossa llevo a cabo un trabajo de renovación estética fundamentado en la investigación literaria y artística. Hasta el momento de su muerte, su extensísima producción no deja de buscar nuevas formas de expresión y de experimentar con los diferentes medios.

Con esta exposición el Museo Patio Herreriano quiere aproximarse a la obra de Brossa haciendo hincapié en la reconsideración de su influencia en el arte. Brossa es poeta, pero sus trabajos siempre se encuentran en el cruce de lenguajes. Colaborador frecuente de otros artistas, así como de músicos, cineastas, bailarines, humoristas e incluso magos, su obra juega constantemente a romper las convenciones y los límites entre disciplinas.

En Escuchad este silencio se muestra la obra poliédrica de Joan Brossa partiendo de tres ejes: el compromiso, la transformación y la mirada reflexiva. "Escuchad este silencio" es un poema de Joan Brossa escrito en el año 1963. Unas palabras que sintetizan toda una trayectoria proyectada en diferentes géneros y disciplinas, en un contexto histórico convulso y contrario a la lengua con la que se expresó y a sus ideas (su obra se despliega entre 1938 y 1998). La hoja de ruta del poeta es la de "caminar y olvidar". Y en este camino actúa siempre de manera comprometida, transforma la realidad mágicamente y conduce al lector o espectador hacia una reflexión crítica e irónica, con unos elementos mínimos y sencillos. En resumen, Brossa nos fuerza a una nueva mirada para descubrir el silencio original a partir de las veintisiete obras que se exhiben en esta exposición.

De todos es conocida una frase que el poeta dijo en una entrevista de 1968: «Si no podía escribir, en los momentos de euforia sería guerrillero, en los de pasividad prestidigitador. Ser poeta incluye las dos cosas». La exposición se organiza en torno a estos dos polos y añade un tercero: la capacidad que el poeta tiene de hacernos pensar y reflexionar sobre la vida y el mundo. Todo ello, acompañados de una persona, Joan Brossa, que sobresalía por un humor audaz, una integridad y honestidad ejemplares, y una inquietud permanente.

De una manera sucinta la exposición "Joan Brossa: escuchad este silencio" nos permite escuchar las palabras calladas del poeta, ver el poder de trastornar conciencias de su obra plástica y captar la teatralidad latente de todas sus propuestas. En resumen, nos descubre todos los aspectos de la personalidad creativa de Brossa, con la intención de que el espectador entienda que «No puede haber cultura sin ánimo de transformación, libertad de creación y posibilidad de nuevas investigaciones», como dijo el poeta.

Por su parte "A escena. Personajes brossianos" está dedicada a la transversalidad teatral que está presente en toda la obra de Joan Brossa. Poemas visuales, objetos, carteles y poemas escritos están poblados de personajes no solamente "teatrales" como aquellos que vienen de la commedia dell’arte, sino también aquellos que hacen referencia a lo popular, al trabajo, al individuo anónimo, a un defecto o virtud, etc.

La muestra se construye a partir de la relación analógica entre la letra, la ilustración o el objeto con un tipo determinado de personaje. El espectador es conducido, de una forma muy didáctica, por un laberinto de comparaciones, metáforas, ironías, etc. En definitiva, diálogos que le permiten dar respuesta a injusticias sociales, despertar algunas emociones o bien reflexionar sobre el mundo en el que vivimos.