Valladolid

Triunfal corrida en la segunda de la Feria de Íscar

7 agosto, 2017 14:59

Con una excelente presentación mostró sus credenciales la corrida de toros de los Hermanos Domínguez Camacho, exceptuando el 4º, y con un juego notable. Lástima de no haber tenido más fuerza.

Porque si no llegan a flojear la cosa hubiera llegado a cotas sublimes y a repartirse las 12 orejas de los astados. Y es que los tres coletudos, que venían de reponerse tras varias cogidas y revolcones fuertes, estuvieron con una disposición ejemplar; como si llevaran treinta o cuarenta corridas toreadas en la temporada. Como se dice en el argot: ni que fueran novilleros!!!!

Curro Díaz cortó una oreja del que abría plaza; un animal sin fuerza pero con nobleza y clase en sus embestidas. Y ahí estuvo el de Linares ofreciendo sus dotes artísticas, tanto en el recibo capotero como con la franela. Los derechazos de mano baja y los remates fueron sublimes; series cortas pero intensas que llegaron al tendido con mucha fuerza, hasta que el astado se rajó. La espada funcionó y le fue concedida la oreja.

El cuarto fue el garbanzo negro de la tarde - bajó en presentación - ya que embestía con la cara alta y pegando gañafones. Curro lo intentó pero no hubo forma. Se atascó con la cruceta y sonó un aviso. Saludó una ovación que le tributó el respetable.

Paco Ureña debutaba en Iscar y a pesar de sus costillas castigadas demostró su clase, su personalidad y su valor frente a un toro sosote que, tras avisarle con algún gañafón, le echó mano y a punto estuvo de recibir una cornada en la axila. Todo quedó en un susto. La faena la basó en la mano derecha con una entrega total y un dominio absoluto sobre el astado que, por su presencia, recibió una ovación cuando salió de chiqueros. Mató de estocada y golpe de verduguillo consiguiendo un trofeo.

Otro apéndice cortó al 5º; un castaño bien armado con el que el de Lorca hizo un buen recibo capotero. Con la muleta Ureña estuvo solvente y le echó valor mientras que el toro tuvo gasolina. Con la zurda lo intentó pero el toro dijo que nones y se pegó un arrimón importante. La estocada arriba le permitió cortar la segunda oreja.

Fortes ofreció su repertorio de arrimones que cada día se supera a sí mismo. A su primero, un toro bien presentado y con cara, le endosó una larga cambiada para proseguir con verónicas bien ejecutadas. Tras pasarlo de muleta con la zurda, realizando un toreo al natural soberbio, el animal gastó todo su carbón y el malagueño se pegó un arrimón antológico cerca de las rayas. Tras los invertidos, que rozaban los muslos del torero, hizo un desplante apoteósico que llenó los tendidos de olés y de ays. Remató con bernadinas bien ejecutadas. Una estocada caída tras pinchar no fue óbice para que el público pidiera con fuerza las dos orejas que el palco concedió.

Con el que cerraba plaza, un colorado algo veleto y escaso de fuerzas, se lució capote en mano y luego ejecutó un quite por chicuelinas muy ceñidas. Ya con la franela se quedó en el centro del platillo tras el brindis y citó de lejos con la muleta en la zurda. El toro llegó como una exhalación y allí siguió con la misma mano logrando hasta cuatro tandas de bella factura.

Cuando lo intentó con la derecha el toro fue a menos y volvió a pegarse otro arrimón bajo los tableros de sombra cercanos a chiqueros. Alargada la faena recibió un aviso. Mató de estocada que tarda en doblar. Cayó la tercera oreja. Vimos a un Fortes con valor espartano, seguro de sí mismo y con unas tremendas ganas de lograr triunfos a base de quietud y firmeza. Muy bien Fortes.

En el capítulo de incidencias reseñar que tres de los toros lidiados fueron aplaudidos en el arrastre. Así como la brillante actuación de los dos piqueros de Fortes y la de Pedro Iturralde, de la cuadrilla de Ureña; los tres fueron aplaudidos, además de un subalterno de la cuadrilla de Fortes tras parear con acierto y frescura. La banda de la Asociación Musical Iscariense sonó y brilló como siempre. La plaza registró algo más de un tercio de entrada en tarde bochornosa.

Hoy finaliza la feria con la corrida de rejones donde intervienen Hermoso de Mendoza, Andy Cartagena y Pérez Langa con toros portugueses de Dias Coutinho.