Salamanca

Las universidades no bajan la guardia pese al debilitamiento del coronavirus

USAL y UPSA ponen en marcha rigurosos protocolos de seguridad similares al del pasado curso para garantizar una presencialidad segura en las aulas

18 septiembre, 2021 09:00

El nuevo curso universitario 2021-2022 ha arrancado en las dos universidades salmantinas. La ciudad vuelve a recuperar su tradicional fisonomía universitaria, intentando resucitar las estampas que eran habituales en la capital del Tormes en los tiempos prepandémicos. Los estudiantes han regresado a las aulas de las facultades, las calles recuperan el fresco y vitalista trasiego de los alumnos paseando y charlando y todo el mundo quiere desterrar al baúl de los recuerdos los peores momentos de la pandemia, que obligaron a suspender las clases de forma absolutamente inesperada en marzo de 2020.

Las dos universidades salmantinas lo tienen muy claro: apuestan por una presencialidad segura, por que las clases vuelvan a impartirse en las aulas mediante el contacto directo y cercano entre profesor y alumno. Pero para que ello esté siendo posible, las dos instituciones académicas han puesto en marcha rigurosos protocolos para garantizar la seguridad de estudiantes y profesores con el fin de evitar y prevenir posibles contagios.

En el caso de la Universidad de Salamanca, el protocolo articulado es similar al que funcionó el pasado curso 2020-2021 y que dio tan buenos resultados. Así, sigue plenamente vigente, entre otras normas, el protocolo de recomendaciones y directrices anticovid para todos los miembros de la comunidad universitaria. Estos diez puntos, dirigidos especialmente a los estudiantes, se pueden consultar en el siguiente documeto:

En lo que se refiere a la UPSA, también hay disposiciones muy concretas. Asi, la Pontificia ha diseñado un protocolo para la asistencia de los alumnos de forma presencial, que incluye actuaciones ya contempladas en el anterior documento del periodo 2020-2021, con el objetivo de proporcionarles una serie de medidas organizativas, procedimentales y de protección individual y colectiva. 

Así, este documento, además de reunir todas las actuaciones y recomendaciones emanadas del Ministerio de Sanidad, del Ministerio de Universidades y de la Junta de Castilla y León, contempla otras adicionales impulsadas por la UPSA. En este sentido, la UPSA continuará con la Unidad Covid de seguimiento, el teléfono de asistencia a los estudiantes, el formulario web para la centralización de la información e indicaciones a seguir antes de la salida del domicilio, a la llegada a los distintos centros, durante la permanencia en las aulas e instalaciones de la universidad y a la salida de las dependencias de la UPSA. 

Además, los centros de la Universidad disponen de cámaras termográficas en las entradas principales, así como geles hidroalcohólicos y señalética de tránsito, entre otras muchas medidas higiénico sanitarias.

Junto a estas medidas, la UPSA seguirá prestando otros servicios asistenciales como el previsto en el Programa GAM Covid UPSA (Grupo de Apoyo Mutuo Covid UPSA) –en el que participan voluntarios de la comunidad universitaria–, el proporcionado por el Servicio de Asistencia Psicológica Sanitaria (SAPS) de la Fundación General Universidad Pontificia de Salamanca y el soporte técnico a través del Centro de Servicios Informáticos (CSI) de la Universidad, entre otros.