Salamanca

ENTREVISTA | "La grave crisis generada por la pandemia nos demanda el máximo compromiso social y ciudadano"

El presidente del Consejo Económico y Social, Enrique Cabero, destaca la plena independencia de este organismo del poder político

31 julio, 2021 09:00

Enrique Cabero atesora una intensa trayectoria profesional y es, ante todo, un salmantino que ha intentado, desde diferentes trincheras, luchar por el bien y el desarrollo de su tierra: Salamanca. Enrique Cabero es profesor de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Universidad de Salamanca y en la institución académica ha asumido numerosas funciones de responsabilidad y gestióna académica. Fue vicerrector en los años 90 con Ignacio Berdugo sentado en el despacho del Rectorado de la USAL, ha sido vicerrector en esta pasada década durante el mandato rectoral de Daniel Hernández Ruipérez y hasta hace unos pocos años lo fue con el actual rector, Ricardo Rivero. Además, fue coordinador de la Capitalidad Cultural Europea de Salamanca en el año 2002. En esta entrevista con El Español-Norticias de Castilla y León, nos relata la actividad que desarrolla actualmente, nada más y nada menos que como presidente del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León.

Pregunta- Existe un gran desconocimiento en la sociedad de Castilla y León sobre lo qué es y para qué sirve el Consejo Social Económico y Social.... ¿A qué cree  que se debe este desconocimiento?

R-La ley de creación del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León se aprobó en noviembre de 1990. Su constitución tuvo lugar en abril de 1991, por lo que esta institución se encuentra entre las primeras de su naturaleza creadas en España, antes incluso que el CES de ámbito estatal. Son ya treinta años de actividad ininterrumpida. No obstante, es cierto que no se conoce bien aún. Quizá porque, en general, tampoco se sabe con detalle, por su complejidad, cómo se articula la estructura institucional del Estado y las Comunidades Autónomas. Me parece que los resultados se perciben por la ciudadanía, pero no se acaba de identificar el origen de las decisiones o el reparto de competencias y funciones constitucionales y estatutarias. Conscientes de esta realidad, considero que el trigésimo aniversario del CES de Castilla y León ofrece una buena oportunidad para dar a conocer más y mejor esta institución, a fin de favorecer el crecimiento y la efectividad de la participación social, base de su razón de ser. Con tal fin, resulta imprescindible la colaboración con las organizaciones sociales, el sistema educativo y los medios de comunicación.

P-¿Cuáles son los cometidos y las funciones del CES?

R-El CES se contempla en el Estatuto de Autonomía de Castilla y León como una de sus instituciones más importantes. Su artículo 19 establece que las instituciones básicas son las Cortes de Castilla y León, el presidente de la Junta de Castilla y León y la Junta como tal, y que las instituciones propias son el Consejo Económico y Social, el Procurador del Común, el Consejo Consultivo y el Consejo de Cuentas. En su artículo 81 define el CES como un órgano colegiado de carácter consultivo y asesor en materia socioeconómica de la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Y así se desarrolla en la Ley 13/1990, de 28 de noviembre, modificada sustancialmente en 2013.

Se fundamenta en la participación social, a través de la presencia en su composición de organizaciones muy relevantes, distintas de los partidos políticos, en la articulación de la sociedad de Castilla y León, y en el criterio técnico o especializado sobre los asuntos de su competencia. No forma parte de la Administración, ni dispone de competencias propias del Ejecutivo o del Legislativo, lo que le permite estudiar la situación social y económica también en el medio y largo plazo sin las presiones de la cotidianidad. Su capacidad de análisis técnico y participativo le ayuda a definir propuestas estratégicas generales y específicas por sectores, emitiendo informes y propuestas a la Junta y las Cortes.

Sobresale la aprobación del Informe anual sobre la situación económica y social, documento extenso y muy cuidado en su elaboración estadística, con un apartado útil de recomendaciones consensuadas. Destacan también la emisión de informes previos sobre anteproyectos de ley y proyectos de decreto que van a ser tramitados por la Junta, la elaboración de informes y propuestas a iniciativa propia, la convocatoria de foros y la edición periódica de publicaciones, algunas diarias, para facilitar el conocimiento de la realidad, la detección de los problemas y la adopción de planes y medidas.

P-Los pronunciamientos del CES en sus informes... ¿Son vinculantes o son simples recomendaciones?

R-El CES es una institución de naturaleza consultiva, cimentada en la participación social, como he indicado antes. Elabora informes y formula propuestas y recomendaciones. El contenido de sus informes no es vinculante, pero sí es preceptiva la solicitud de la emisión de informe antes de la tramitación por la Junta de Castilla y León de un anteproyecto de ley o de un proyecto de decreto dedicados a materias económicas y sociales. Resulta preceptiva, asimismo, la aprobación en el primer semestre de cada año del Informe sobre la situación económica y social de la Comunidad, que se ha de remitir, con su diagnóstico y recomendaciones, a las Cortes y la Junta, y que el presidente del CES presenta ante las Cortes.

P- ¿Qué personas integran el CES?

R-La ley de creación de 1990 definió la composición del CES siguiendo los criterios consolidados en los Estados más avanzados de Europa, y en la misma Unión Europea, que en su arquitectura institucional cuenta con un Comité Económico y Social. Dispone, por ello, de tres grupos, cada uno con doce consejeros y consejeras: uno conformado por las organizaciones sindicales más representativas (CCOO y UGT), otro por la organización empresarial más representativa (CEOE Castilla y León) y otro por las organizaciones profesionales agrarias más representativas (ASAJA, UPA-COAG y UCCL), las organizaciones de consumidores y usuarios (UCE) y las de la economía social (URCACYL y AEMTA) y seis expertos, cuatro designados a propuesta de la Junta de Castilla y León y dos de las Cortes. En la reforma de la ley de 2013 se creó una figura novedosa: el Grupo de Enlace con la sociedad civil organizada, integrado por representantes de otras organizaciones con actividad económica y social, de ámbitos diferentes a los citados. Colabora intensamente con el Pleno y contribuye a ampliar y enriquecer el conocimiento de la realidad socioeconómica. Se encuentran entre estas las organizaciones que han constituido recientemente la Plataforma del Tercer Sector de Acción Social de Castilla y León.

P-¿Qué grado de independencia tiene el CES en relación a la Junta de Castilla y León?

R-Por obra de su definición estatutaria y su composición, el CES se crea y funciona como una institución plenamente independiente, sin injerencias de otras instituciones, pues sus integrantes se designan por las organizaciones, salvo los expertos, como se ha dicho. Con las Cortes existe, desde 2013, un vínculo especial, que no merma su independencia, por supuesto, sino que la refuerza. Corresponde al Pleno, por mayoría absoluta de sus miembros, elegir a la persona titular de la Presidencia, siempre a propuesta de, al menos, dos tercios de los miembros del CES. Además, la Secretaría General de Apoyo a las Instituciones Propias, integrada en las Cortes, le presta un servicio fundamental, jurídico y económico-contable, altamente cualificado, que facilita su funcionamiento ordinario. Existe una relación excelente con los presidentes de la Junta y de la Cortes, que siempre atienden al CES con interés y cordialidad.

P-¿Qué relaciones tiene el CES de Castilla y León con el CES de España y los CES de otras comunidades autónomas?

-Mantenemos unas relaciones estupendas con el CES de España y los CES de las Comunidades Autónomas (hay doce CES autonómicos en la actualidad). De hecho, en junio de 2021 se celebró en el CES de Castilla y León un encuentro en el que participaron todos los presidentes y presidentas para abordar la reconstrucción económica y social tras la crisis del coronavirus. Intervino el entonces recién nombrado presidente del CES de España, Antón Costas, que tuvo la deferencia de convertirnos en el primer CES autonómico que visitaba tras tomar posesión del cargo. Además, existe una relación de trabajo permanente y fructífera con los CES integrantes de la RTA (red de CES españoles y franceses dedicada al Corredor Atlántico), de la que formamos parte activamente los de Andalucía, Extremadura, Galicia, País Vasco y Castilla y León.

P-¿Qué hace un profesor universitario como usted en un órgano como el CES?

R-Dada su naturaleza, no es extraño que profesores y profesoras de Universidad sean nombrados para desempeñar la presidencia, tanto en el CES de España (tres de sus cuatro presidentes, incluido el actual, han sido catedráticos de Universidad), como en los autonómicos (ahora somos seis docentes universitarios). Por las materias que centran la actividad del CES, pienso que mi condición de profesor titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social me facilita hacer valoraciones y sugerir reflexiones. En todo caso, si desempeño este cargo ahora, es gracias a la confianza y generosidad, que agradezco sumamente, de las organizaciones que me propusieron, con el posterior respaldo unánime del CES, y a la muy amplia mayoría parlamentaria que ratificó la propuesta. También agradezco mucho la comprensión del rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, puesto que hube de adoptar la difícil decisión de dejar el Vicerrectorado para el que me había nombrado amablemente, que me permitió participar en la gestión del Octavo Centenario de la Universidad, celebrado como acontecimiento de Estado en 2018.

P-¿De qué se siente especialmente satisfecho de los logros realizados durante su gestión?

-De que la consecución de los objetivos institucionales, fijados participativamente, se considere un logro colectivo. La presidencia del CES ha de ser colegiada, con una intensa participación en la adopción de decisiones y su desarrollo de los vicepresidentes (Santiago Aparicio, CEOE, Vicente Andrés, CCOO, y Faustino Temprano, UGT), de los consejeros y consejeras, de los órganos internos (Pleno, Mesa de Gobierno, Comisión Permanente, Comisiones especializadas, Grupo de Enlace) y del personal del CES, caracterizado por su gran dedicación y conocimiento de la institución y de los asuntos que se tratan, así como por su alta cualificación. A ello se debe, sin duda, que las dificultades generadas por la terrible pandemia no hayan reducido la actividad del CES, cuando más necesaria es su capacidad de análisis y propuesta, sino todo lo contrario, que en esta coyuntura haya crecido, con nuevos foros, comisiones y publicaciones y, en fin, con renovadas fuerzas para favorecer el diálogo, el acuerdo y la propuesta de aprobación de planes y medidas. No puedo ocultar mi agradecimiento porque los informes y propuestas se aprueben por unanimidad, con una enorme voluntad de acercamiento de posiciones al servicio de la ciudadanía.

P-¿Qué objetivos se marca para el futuro al frente del CES?

-El prioritario en este momento es, naturalmente, que el CES continúe trabajando para facilitar, desde el consenso sindical, empresarial, agrario y social, la reconstrucción tras la crisis ocasionada por la pandemia. La potenciación de los sectores en los que Castilla y León destaca (agrario, ganadero y agroalimentario, energético, industrial [con especial atención a la automoción], forestal, educativo, formativo y universitario, patrimonial, cultural, hostelero y turístico, etc.), la transformación digital, el impulso del sistema de ciencia, investigación e innovación (transferencia del conocimiento), las infraestructuras y el transporte (Corredor Atlántico), el reto demográfico, el desempleo juvenil, la calidad de vida y la transición ecológica, en el marco de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, el Pacto Verde Europeo y los planes de recuperación, transformación y resiliencia, y los fondos extraordinarios asociados, van a centrar la actividad del CES. Constituye también un objetivo prioritario conseguir que el CES sea más conocido por la sociedad y potenciar la participación social.

P-¿En algún momento ha pensado en tirar la toalla porque el trabajo que realizaba en el CES le desbordaba? ¿Ha tenido momentos de desánimo?

R- Nunca. La responsabilidad que se asume al contar en el nombramiento con el consenso social y político exige renovar la motivación, el esfuerzo y la voluntad de servicio público a diario. Además, la grave crisis generada por la pandemia de COVID-19 nos demanda el máximo compromiso social y ciudadano, especialmente en una institución con la composición y las competencias del CES.

P-¿Cuándo termina su mandato en la presidencia? ¿Le gustaría repetir por un nuevo mandato?

-Termina en abril de 2022. No me lo he planteado todavía. En todo caso, tal decisión, como he apuntado antes, requiere consensos o amplias mayorías tanto en el Pleno del CES, como en el de las Cortes de Castilla y León.