Salamanca

La Asociación Para la Defensa de la Sanidad Pública de Salamanca carga contra la Junta: "Ha optado por imponer"

17 noviembre, 2020 10:01

La Asociación Para la Defensa de la Sanidad Pública de Salamanca tampoco está de acuerdo con el Decreto 2/2020 de la Junta de Castilla y León que modifica los derechos laborales de los trabajadores sanitarios.

Según indican, aprovechando la situación generada por la pandemia, la Junta ha publicado un decreto que "impone" unas normas que afectan a los derechos fundamentales de los trabajadores sanitarios en cuanto a horarios de trabajo, turnos, obligatoriedad de hacer guardias, anulación de vacaciones, posibilidad de trasladar a los trabajadores de ciudad o provincia, mientras dure la declaración del estado de alarma, inicialmente hasta el 9 de mayo de 2021, según RD 956/2020 de 3 de noviembre por el que se prorroga el estado de alarma.

Ante ello, la Asociación ha precisado que los trabajadores están demostrando un "compromiso vital con el ejercicio de su profesión, con el sistema sanitario público y con los pacientes" que les ha llevado incluso a "trabajar de forma entusiasta incluso en condiciones en las que se pone en riesgo su vida, su salud y la de sus familias".

Por otro lado, insisten en que el colapso del sistema sanitario de Castilla y León es consecuencia del recorte de las inversiones sanitarias en los últimos diez años y que la propia gestión del sistema "ha sido y es ineficaz" ejemplificándolo en el hospital de Salamanca y su retraso indefinido. 

"La actual situación de falta de personal de enfermería y médicos es fruto de la improvisación y falta de previsión de la Junta de Castilla y León, cuya política de recursos humanos ha favorecido que los profesionales que podían haber sido contratados en el mes de junio se hayan ido a trabajar a otras comunidades", se quejan, y pese a ello, la "Junta sigue sin modificar un ápice su política de recursos humanos lo que imposibilita en el momento actual la contratación de profesionales necesarios porque nadie quiere venir a trabajar a Castilla y León".

Por ello rechazan el carácter impositivo del Decreto que "supone un ataque al modelo sanitario actual, golpeándole en su línea de flotación que son los sanitarios". Así, instan a buscar soluciones y tomar medidas ad hoc pero estas medidas "no pueden ser impuestas sino que deben ser fruto de un diálogo con los profesionales y de un acuerdo amplio, nunca desde la imposición".