Salamanca

La Virgen doblega al Santa Marta en el último suspiro

21 octubre, 2018 10:59

La Unión Deportiva Santa Marta no pudo puntuar en su viaje a tierras leonesas para visitar a La Virgen en Los Dominicos. Un gol de Carlos en el minuto 87 cuando agonizaba el partido bastó a los del Camino para quedarse con los tres puntos (1-0).

El choque comenzó con alternativas en ambas porterías. Los locales sumaron su primera ocasión al cuarto de hora con un remate alto de Revi. Después, fue el Santa Marta quien a la media hora pudo adelantarse con una doble ocasión. Lerrma se encontró con el portero local y, después, Lolo a punto estuvo de colar un espectacular gol olímpico. Una lástima.

Poco más tarde, Montes culminó por encima del larguero una contra conducida por Lerma cuando tenía todo a favor para lograr el primero. Hasta el descanso, lo intentaron los charros pero no hubo manera de adelantarse en el terreno de juego del conjunto del Alfoz leonés.

La vuelta de los vestuarios en Los Dominicos trajo más de lo mismo. Ocasiones para el Santa Marta. A los tres minutos de la reanudación, Aarón enganchó una volea tras rechace del meta leonés Dani que no cogió portería. Un portero que se lució en la siguiente acción ante Montes tras un disparo desde dentro del área que pudo rechazar tras una gran estirada.

La reacción por parte del conjunto del Camino llegó a través de Fran que ejecutó sin fortuna un dispar cruzado. La respuesta llegó por parte de Aarón que ganó un balón por alto y remató alto con la cabeza. Lo seguía intentando el Santa Marta. Arturo Martín movió el banquillo en busca de profundidad y dio entrada a Yuberth y Barbero por Juanoa y More. Mientras, Félix se aplicó bajo palos para contener los arreones de la Virgen.

Sin embargo, al paso por el minuto 87, el guardameta del Santa Marta no pudo salvar más al equipo y el encajó el tanto que definió el partido. Fue un centro desde la parte derecha de Carlos que se envenenó de tal manera que Félix no pudo hacer nada. Un gol a falta de tres minutos para el final deja al Santa Marta con un palmo de narices y se vuelve de vacío a San Casto.