Palencia De prosperar la solicitud del TSJ, el juez de apoyo, que compatibilizaría su destino actual con el refuerzo al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Palencia bajo la fórmula de una comisión de servicio sin relevación de funciones, asumiría el 50% de los asuntos en materia civil, cualquiera que sea su clase, mientas que la magistrada titular se ocuparía de todos los asuntos mercantiles y de instrucción.

El TSJCYL propone reforzar el Juzgado de lo Mercantil de Palencia con un juez y un funcionario

16 julio, 2021 17:02

La Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha acordado reforzar la plantilla del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Palencia, con competencias en Mercantil, tras constatar que "existe una importante sobrecarga", que se verá agravada en los próximos meses "ante el incremento de trabajo que se prevé" como consecuencia de la pandemia.

La Sala atiende así a la petición de la jueza titular y, tras valorar la carga de trabajo que asume dicho órgano judicial y los asuntos pendientes de resolución, acuerda nombrar un juez de refuerzo por seis meses, periodo que podría prorrogarse si persistieran las circunstancias que han hecho necesaria esta medida.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Palencia es un juzgado mixto, que además de asuntos civiles y penales, asume las competencias propias de un juzgado de lo Mercantil.



"Resulta que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Palencia tiene un módulo de entrada en el año 2019 de 960 asuntos civiles, lo que representa un 141,17%, y de 1145 asuntos penales, lo que representa un 114,50%. Todo ello sin tener en cuenta los asuntos mercantiles de los que conoce el Juzgado", argumenta el TSJ para justificar la necesidad del refuerzo.

A este respecto añade que "si nos fijamos en el módulo de entrada para estos Juzgados, resulta que es de 435 asuntos, por lo que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción que registró 323 asuntos, cumplimenta un 74,25% sobre el 100%".



La carga de trabajo que resulta de los datos correspondientes al año 2020, prosigue la Sala de Gobierno, "no nos permite afirmar que la del año 2019 sea puntual. Al contrario, teniendo en cuenta los efectos de la pandemia sobre la actividad judicial y, en particular, la moratoria en materia de concursos, podemos concluir que la situación del Juzgado es de una excesiva carga de trabajo".

El refuerzo, no obstante, debe ser aprobado por el Consejo General del Poder Judicial y autorizado por el Ministerio de Justicia, administración ésta última a quien le corresponde la dotación económica.

De prosperar la solicitud del TSJ, el juez de apoyo, que compatibilizaría su destino actual con el refuerzo al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Palencia bajo la fórmula de una comisión de servicio sin relevación de funciones, asumiría el 50% de los asuntos en materia civil, cualquiera que sea su clase, mientas que la magistrada titular se ocuparía de todos los asuntos mercantiles y de instrucción.



La Sala ya informó favorablemente al nombramiento de un funcionario para la UPAD, Unidad Procesal de Apoyo, en junio del año pasado. Tal solicitud está pendiente de resolución, pero se estima que "la medida no es suficiente por sí sola, a la vista de que la carga de trabajo se produce en el número de asuntos registrados y la consiguiente resolución judicial".