León

Igea, sobre las exhumaciones de Villadangos del Páramo: “La ley ni se discute ni se negocia”

El vicepresidente de la Junta considera que se trata de una cuestión de “una humanidad elemental” porque “la gente tiene derecho a recuperar los cuerpos de sus familiares y enterrarlos dignamente”

30 agosto, 2021 12:30

Miriam Badiola

“Es una cuestión de cumplimiento de la ley, que ni se discute ni se negocia, y de una humanidad elemental porque la gente tiene derecho a recuperar los cuerpos de sus familiares y enterrarlos dignamente”. Así de tajante se mostró hoy el vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, respecto a la reunión que mantendrá esta tarde con representantes del Ayuntamiento de Villadangos del Páramo (León) para abordar la exhumación de víctimas de la Guerra Civil en las inmediaciones del cementerio de la localidad.

El vicepresidente de la Junta acudirá hoy a Villadangos del Páramo después de que el pleno de la Junta Vecinal celebrado el pasado viernes acordara por mayoría denegar el proyecto de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica para exhumar víctimas de la Guerra Civil en el entorno del cementerio.

Ante esta situación, Francisco Igea remarcó que el compromiso de la Junta de Castilla y León con el cumplimiento de la ley “es absoluto” y aseguró ser incapaz de comprender lo que está ocurriendo, por lo que aseguró que lo primero que necesita hacer es “escuchar”, aunque dejó claro que “con la ley no se negocia, sino que se cumple” en una Comunidad autónoma “comprometida con la reconciliación y el entendimiento y con acabar con una situación que no se podía prorrogar más para poder cerrar una herida que nunca debió abrirse”.

En este sentido, consideró que “se está generando una imagen que no corresponde con la realidad” en Villadangos del Páramo, donde existen más de 700 habitantes censados, de los que “votaron 22 personas”, por lo que abogó por “no generar un mal nombre que no se corresponde con la realidad”.

“Parece mentira que 83 años después del discurso de Manuel Azaña de paz, piedad y perdón, haya quien no ha entendido eso en este país sobre una cuestión que es la peor página de la historia del país y que ya va siendo hora de cerrar”, concluyó Igea.