León

Sanidad no cierra la adjudicación de plazas de una oposición tras un año al quedar 11 sin cubrir en El Bierzo

29 mayo, 2021 11:00

R. Travesí / ICAL

La Consejería de Sanidad es incapaz de cerrar la adjudicación de todas las plazas de una oposición de Medicina de Familia después de casi un año, al quedar once puestos por cubrir en la comarca leonesa del Bierzo. Esta semana, se ha visto obligada a sacar una cuarta lista para cubrir once plazas fijas de médico de Familia en varios centros de salud del Bierzo, que corresponden a una oposición de 2018. De esta manera, la Junta está aún pendiente de cerrar un proceso de adjudicación de puestos, que contemplaba 302 plazas y que se inició con la publicación del primer listado en junio de 2020.

La falta de interés por ocupar once plazas de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, pese a que conllevan obtener un puesto de estatutario fijo en Sacyl, impide cerrar una oposición que corresponde al año 2018. Y es que los profesionales que aprobaron esa oposición se niegan a trabajar en esas consultas y optan por continuar como personal interino al considerar que las vacantes ofrecidas por la Consejería de Sanidad no les interesan, ya sea por que son puestos de difícil cobertura en zonas rurales o están alejados del lugar donde residen en la actualidad.

La Gerencia Regional de Salud publicó el primer listado el 12 de junio en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl), que recogía la oferta de las 302 plazas recogidas en la oposición de 2018 de Medicina Familiar y Comunitaria. A diferencia de la anterior convocatoria de 2016 en que todas fueron para trabajar como facultativo de área, en esa ocasión eran de equipo. Se repartían entre las 39 en el área de salud de Ávila; 54 en la Burgos; 41 en el área de León; 39 en la del Bierzo; otras 39 en el área de salud de Palencia; 22 más en Salamanca; 14 en Segovia; nueve plazas en Soria; y 45 plazas en el área de salud de Zamora.

Tras casi un año de proceso de adjudicación de plazas, aún restan por cubrir once de las 39 que había para el Bierzo. Se trata de las vacantes en las zonas básicas de salud de Villablino (cinco puestos), Bembibre (tres), Puente Domingo Flórez (dos) y Cacabelos (una). A lo largo del último año, la Consejería de Sanidad ha tenido que publicar, según la información recopilada por la Agencia Ical, una lista inicial y otras tres listas complementarias, la última el pasado lunes, para que los aprobados eligieran su plaza. 

Es decir, cuatro listados para ocupar una plaza fija. Mientras aún faltan por ocupar una decena de puestos de esa oposición, el resto de compañeros que pudo elegir en primer lugar por contar con más puntuación ya trabaja en el centro asignado desde octubre de 2020.

Desde el primer momento, la Junta comprobó que las plazas del Bierzo iban a ser difíciles de cubrir. No en vano, de los 33 puestos que quedaron vacantes en el último proceso selectivo de la categoría de licenciado especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, 22 correspondían a la comarca leonesa. Además, había dos en Ávila, una en Burgos, otras cuatro en la provincia de León y tres en Zamora. 

Se trata, sin duda, de puestos de difícil cobertura, que no despiertan el interés de los profesionales. Un claro ejemplo es Villablino, que está a 110 kilómetros y a hora y media en coche de León, la misma distancia que a Oviedo.

La secretaria de Acción Sindical de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO, Dalia Madruga, aseguró a Ical que esta situación viene marcada por una especialidad como Medicina de Familia donde, en la actualidad, hay más demanda que oferta. De esta manera, precisó, el profesional interino puede elegir el lugar de trabajo, ya sea por ser una consulta más atractiva y con medios o bien por estar cerca de su residencia, a cambio de renunciar a una plaza fija. "Es la ley de la oferta y la demanda por que no hay suficientes plazas MIR con respecto a los que los médicos de Familia que se jubilan cada año en la Comunidad", reiteró.

Puestos de difícil cobertura



La responsable sindical hizo referencia al problema de fondo por el que determinadas plazas de Medicina de Familia no se cubren al ser puestos de difícil cobertura en la sanidad de Castilla León. No en vano, aseguró que este tipo de plazas en el Bierzo hay que considerarlas como tal y para eso está la norma que se publicó en el Bocyl en 2019 pero que la Junta no ha desarrollado ni avanzado en su regulación. “Urge incentivar económicamente estas plazas, dar mayor puntuación a esos profesionales a la hora de optar en los concursos de traslados y una flexibilización de la conciliación de la vida familiar y laboral”, aseveró. 

Al igual que en los tres casos anteriores, ahora, los adjudicatarios disponen de un plazo de quince días hábiles, contados a partir del día siguiente a la publicación de la nueva orden en el Bocyl, para presentar la documentación acreditativa necesaria para poder tomar posesión de la plaza elegida.

Madruga lamentó que en cada publicación de lista se pierde un trimestre, al ser un proceso administrativo muy lento. Reiteró que esta situación se hubiera podido solucionar con la convocatoria de un acto único de adjudicación de plazas donde los aprobados de la oposición van eligiendo destino por orden de puntuación.

Hasta que se cubran de manera definitiva estas plazas por personal estatutario fijo, Dalia explicó que esas consultas del Bierzo están atendidas por médicos interinos y personal de área, que se ven obligados a acumular el trabajo de los compañeros que faltan, que implica repartirse a las cartillas y los pacientes. “No hay otra solución por que la bolsa de personal está agotada", apuntó. Todo ello, sentenció, genera que el servicio que se presta no sea bueno y repercute en la calidad del sistema.