Burgos

La estrecha relación de Burgos y el Camino de Santiago

26 octubre, 2018 21:35

La capital burgalesa acoge hasta febrero la exposición iconográfica 'Santiago. El peregrino de Burgos', que podrá visitarse en las iglesias de La Real y Antigua de Gamonal, hasta mediados de diciembre, y de San Gil, desde el 16 de diciembre hasta febrero.

Se trata de una muestra itinerante organizada con motivo del vigésimo quinto aniversario de la declaración del Camino de Santiago como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y se enmarca dentro de las celebraciones impulsadas con motivo del octavo centenario de la colocación de la primera piedra de la Catedral de Santa María en 2021.

La exposición ha sido inaugurada este viernes en la iglesia Real y Antigua del barrio de Gamonal, hasta donde se han desplazado lo miembros de la fundación 'VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021', así como representes políticos y sociales de la ciudad, entre los que se encontraba el alcalde Javier Lacalle.

La muestra pretende dar un especial protagonismo a la figura del peregrino, por lo que su apertura se ha ubicado en el barrio de Gamonal, por donde se accede a la ciudad desde la Ruta Jacobea, y se trasladará posteriormente a la iglesia de San Gil, ubicada en pleno itinerario del Camino.

Se compone de obras de la Diócesis de Burgos, principalmente vinculadas a Santiago Apóstol, paneles explicativos, fotografías de monumentos que se ubican a lo largo del trazado jacibeo y textos para cada uno de los diferentes espacios, en los que se incluyen también mensajes religiosos.

Además, se presenta como una propuesta de la propia Diócesis de Burgos y su vinculación al Camino de Santiago y se configura como un recorrido a lo largo de la vida, que se muestra a través de una serie de capítulos claramente diferenciados.

Capítulos

El primero de los apartados hace referencia al nacimiento y da la bienvenida al peregrino a l ciudad tras haber recorrido ya parte del Camino, mientras que el segundo se vincula a las dificultades de la propia Ruta, haciendo un paralelismo con el recorrido vital.

La exposición prosigue con un capítulo dedicado al descubrimiento de la luz en el que se hace referencia al monasterio de San Juan de Ortega, al que acuden numerosas personas cada solsticio de primavera y otoño para ver cómo la luz se adentra en el monumento iluminando el capitel del 'Nacimiento de Cristo' de una forma momentánea.

La muestra continúa con un capítulo dedicado a la plenitud de la vida, en el que se asocia la llegada de los peregrinos a Burgos con la sensación de casi haber alcanzado su meta, y da continuidad con otro dedicado al atardecer de la vida, en el que el peregrino echa la vista atrás para comprobar el camino recorrido.

La exposición finaliza con un apartado destinado al paso a la otra orilla, a través del cual el visitante asimila la necesidad de hacer un último esfuerzo para llegar al objetivo prefijado, tras haber hecho balance de todo lo vivido hasta el momento.