Región

Quiñones pide confianza en la garantía de los procedimientos ambientales para la instalación de energías renovables

El consejero de Fomento y Medio Ambiente critica que “no se puede defender la lucha contra el cambio climático pero estar en contra de la instalación de nuevas energías verdes”

25 agosto, 2021 13:45

Miriam Badiola

“Hay que confiar en la garantía que suponen los procedimientos ambientales, los informes técnicos de personal público que hace un trabajo muy riguroso y todos los informes sectoriales, porque cuando un proyecto se presenta y obtiene una declaración de impacto ambiental favorable se entiende que los valores que protege dicho proceso han sido preservados”, afirmó hoy el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez, en relación a la instalación de parques de energía verde en Castilla y León.

Juan Carlos Suárez-Quiñones recordó que “es necesaria la planificación de la colocación de infraestructuras” desde el Gobierno de España, porque “se trata de una planificación que tiene que hacerse sobre la base de los puntos de evacuación a través de Red Eléctrica Española”.

Por esta razón, aseguró que la Junta ya pidió al Gobierno “una mayor planificación para que los puntos se evacuación se gestionen, autoricen y concedan” a aquellas instalaciones que “tengan que estar”, ya que “en la planificación territorial y el uso del territorio es lógico que estén”.

De igual forma, detalló que lo que le corresponde a la Junta de Castilla y León y a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente es “hacer las declaraciones de impacto ambiental de aquellas instalaciones que no superan los 50 megavatios de potencia”, mientras que de las de más, “que corresponden al Gobierno”, también se emite un informe de Red Natura 2000 sobre las afecciones que pueda tener.

Para el consejero, “no se puede defender una cosa y la contraria”, es decir, “no se puede defender la lucha contra el cambio climático o el abandonar las energías de combustibles fósiles por energías verdes y, a su vez, estar en contra de la instalación de nuevas energías verdes, sean campos solares, eólicos o de cualquier otro tipo”.

“Busquemos ese equilibrio, el desarrollo de las energías renovables, sin daño al territorio, con una acción equilibrada e integral que permita colaborar España en alcanzar los objetivos de descarbonización europeos sin pérdidas de otro tipo de patrimonio que una instalación desordenada puede producir”, concluyó Juan Carlos Suárez-Quiñones.