Región

Un estudio relaciona el aumento del polen con más contagios por COVID

9 marzo, 2021 17:52

Cuando los niveles de polen en el aire son más altos, se observan mayores tasas de infección por el SARS-CoV-2, según los resultados de un estudio a gran escala realizado por un equipo internacional dirigido por investigadores de la Universidad Técnica de Múnich y el Helmholtz Zentrum Múnich (Alemania).

En la primavera de 2020, el brote de la pandemia de coronavirus pareció coincidir con la estación del polen de los árboles en el hemisferio norte. Estas observaciones llevaron a un equipo internacional de investigadores a realizar una amplia investigación. Estos científicos querían saber si existe una relación demostrable entre las concentraciones de polen en el aire y las tasas de infección del SARS-CoV-2.

El equipo recopiló datos sobre las concentraciones de polen en el aire, las condiciones meteorológicas y las infecciones por el SRAS-CoV-2, teniendo en cuenta la variación de las tasas de infección de un día a otro y el número total de pruebas positivas. En sus cálculos, el equipo también incluyó datos sobre la densidad de población y los efectos de las medidas de confinamiento. Los 154 investigadores analizaron los datos sobre el polen de 130 estaciones de 31 países de los cinco continentes.

El equipo demostró que el polen transportado por el aire puede explicar, por término medio, el 44 por ciento de la variación de las tasas de infección, y que la humedad y la temperatura del aire también influyen en algunos casos. Durante los intervalos sin confinamiento, las tasas de infección eran de media un 4 por ciento más altas con cada aumento de 100 granos de polen en el aire por metro cúbico.

En algunas ciudades alemanas, se registraron concentraciones de hasta 500 granos de polen por metro cúbico al día durante el estudio, lo que supuso un aumento global de las tasas de infección de más del 20 por ciento. Sin embargo, en las regiones en las que se aplicaron normas de confinamiento, las cifras de infección fueron, por término medio, solo la mitad con concentraciones de polen comparables.

Las altas concentraciones de polen provocan una respuesta inmunitaria más débil en las vías respiratorias a los virus que pueden causar tos y resfriados. Cuando un virus entra en el cuerpo, las células infectadas suelen enviar proteínas mensajeras. Este es también el caso del SARS-CoV-2. Estas proteínas, conocidas como interferones antivirales, indican a las células cercanas que aumenten sus defensas antivirales para mantener a raya a los invasores. Además, se activa una respuesta inflamatoria adecuada para combatir los virus.

Pero si las concentraciones de polen en el aire son elevadas y se inhalan los granos de polen con las partículas de virus, se generan menos interferones antivirales. La propia respuesta inflamatoria beneficiosa también se ve afectada. Por lo tanto, en los días con una alta concentración de polen, puede producirse un aumento del número de enfermedades respiratorias. Esto también es válido para la COVID-19, según estos autores. El hecho de que los individuos sean alérgicos a los distintos tipos de polen es irrelevante.

"No se puede evitar la exposición al polen en el aire. Por lo tanto, hay que informar a las personas de los grupos de alto riesgo de que las altas concentraciones de polen en el aire provocan una mayor susceptibilidad a las infecciones virales de las vías respiratorias", explica Stefanie Gilles, primera autora del estudio.

Claudia Traidl-Hoffmann, última autora de la investigacióny profesora de Medicina Ambiental, aconseja a las personas de alto riesgo que vigilen las previsiones de polen durante los próximos meses y lleven una mascarilla con filtro de partículas cuando las concentraciones de polen son altas, porque "puede mantener tanto el virus como el polen fuera de las vías respiratorias".