Región

Igea apela a un nuevo proyecto de país marcado por la tolerancia y políticos con más pasión y menos interés

4 diciembre, 2020 19:40

El vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior de la Junta, Francisco Igea, aseguró hoy que España necesita tener un proyecto de país basado valores comunes como el respeto al otro, la tolerancia y los pilares del Estado de Derecho.

En la clausura de la Jornada 'Día de la Constitución 2020: el día de todos', organizada por la Junta, Igea aseveró que la nueva transición que debe superar España pasa por alcanzar esos valores comunes, ya que el país no puede volver a una manera de hacer política que desembocó en la Guerra Civil y que se basa en “deslegitimar y descalificar al adversario”.

Aunque reconoció que la política vive un momento complicado debido a la polarización, el vicepresidente de la Junta se mostró optimista y aseguró que España “volverá a creer en un proyecto común, vivirá una nueva transición y avanzará”.

En su intervención, también argumentó que la política debería servir para transformar y mejora la vida de las personas y aseguró que la gran diferencia entre los políticos de la transición y los actuales, es que antes se la inmensa mayoría de los ciudadanos veía a la política como una vocación de servicio a los ciudadanos, “con pasión y sin interés, que es lo que falta ahora: un poco más de pasión y un poco menos de interés”.

Igea también explicó que España celebrará el próximo domingo el origen de una legitimidad que garantiza las actuales libertades que se disfrutan en España y que, en palabras del historiador Santos Juliá, nace de un proceso de transición que comienza cuando los dos bandos comienzan a renunciar a su legitimidad.

Además, definió a la Constitución como un proyecto común y de consenso que genera una nueva legitimidad que no es “la de una mitad contra la otra, que no trata de vencer al adversario y sí de convencerlo”.

En este sentido, Igea explicó que España necesita un nuevo proyecto político común e ilusionante, para explicar que después de la aprobación de la Constitución vino el desarrollo de los estatutos de autonomía y, más adelante, la entrada en la Unión Europea, hitos que se convirtieron en “sueños comunes y en trabajo de todos los españoles”.

Por último, advirtió que el “fin del sueño europeo” también está cuestionando la forma de hacer política, y aseveró que “si no eres europeísta, no eres constitucionalista. Para Igea la “nueva transición” pasa por potenciar el proyecto europeo, “por recordar que sigue vivo y que es más necesario que nunca, y que en él no tienen cabida ni el populismo ni el nacionalismo y tampoco los que piensan que la mayoría lo legitima todo”.