Región

Ecologistas en Acción alerta sobre los efectos del aumento del ozono

28 junio, 2019 23:05

Ecologistas en Acción ha alertado este viernes, 28 de junio, sobre el aumento de los niveles de ozono como consecuencia de la ola de calor y las emisiones del tráfico, transporte marítimo y producción de electricidad en centrales térmicas por el mayor uso de aire acondicionado que trae consigo, así como sus efectos para la salud.

Asimismo, ha destacado que las partículas inferiores a 10 micras (PM10) de polvo africano que se están registrando también contribuyen al aumento de la contaminación y el ozono, según ha informado.

En este sentido, ha apuntado que las regiones en las que se están registrando niveles más elevados de ambos contaminantes se encuentran entre las Comunidades Autónomas del centro, el valle del Ebro y el litoral mediterráneo.

Así, durante la tarde del jueves 27 de junio, en Igualada, Tona y Vic (Barcelona) y Huesca han tenido lugar las primeras superaciones del umbral de información a la población establecido para el ozono en 180 microgramos por metro cúbico.

Por otra parte, al inicio de la tarde de este viernes, en Sant Celoni, Santa María de Palautordera y Montseny(Barcelona) se han producido las primeras superaciones del umbral de alerta del ozono (240 microgramos por metro cúbico) en toda España desde 2017, mientras se extienden las superaciones del umbral de información por todo el interior de Barcelona, desde Granollers y Rubí.

Ecologistas en Acción ha alertado de que, a lo largo de la tarde del viernes, la contaminación por ozono aumentará en la Plana de Vic y el Pirineo catalán y aragonés, al tiempo que ha indicado que la "responsabilidad" de esta situación corresponde al tráfico urbano de Barcelona, donde, según ha asegurado, se dispararon los niveles de dióxido de nitrógeno en Gracià y l'Eixample durante la mañana.

La organización también ha señalado que el jueves se registraron 156 microgramos de partículas PM10 por metro cúbico en Valladolid; 166 en Segovia; y 223 en Mondragón (Guipúzcoa), con los máximos horarios en Vitoria (504) e Illescas en Toledo (618).

Así, ha destacado la "pasividad" de las administraciones, "especialmente de la catalana y aragonesa", al tiempo que ha subrayado que las autoridades francesas están decretando restricciones al tráfico en las áreas metropolitanas de París, Estrasburgo, Lyon o Marsella, con prohibición de la circulación de los vehículos más viejos, reducción de la velocidad, encarecimiento de los estacionamientos centrales o rebaja del precio del transporte público, entre otras medidas.

Asimismo, ante el "agravamiento" de la situación durante el fin de semana", con la persistencia de las elevadas temperaturas y las emisiones contaminantes, Ecologistas en Acción ha recomendado no desarrollar ejercicio o esfuerzo físico desacostumbrado al aire libre, en las horas centrales del día y también a la caída de la tarde, "cuando los niveles de ozono son más elevados".

La organización ha recordado que esta indicación es importante para los grupos más sensibles, como personas mayores, niños, personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares crónicas y mujeres gestantes, así como para las y los deportistas aficionados y de competición.

Con respecto a la vegetación, ha recomendado no regar a plena luz del día o al atardecer, cuando los niveles de ozono son más elevados y, según ha señalado la organización, pueden inducir mayores daños al penetrar por los estomas de las plantas.

1800 anuales en España por exposición a ozono 

Por otra parte, ha recordado que la Agencia Europea de Medio Ambiente ha estimado en 1.800 los fallecimientos prematuros anuales en España

producidos como consecuencia de la exposición a niveles de ozono similares a los registrados durante este periodo.

Asimismo, ha destacado que el ozono troposférico, también conocido como ozono "malo", es un contaminante secundario producido por la reacción entre el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por el*transporte y algunas industrias, en presencia de radiación solar.

En este sentido, ha apuntado que es perjudicial para la salud de las personas, así como de la vegetación, dañando los bosques y reduciendo la productividad de los cultivos.

La organización también ha destacado que por inhalación, provoca irritación de los ojos y vías respiratorias superiores, reducción de la función pulmonar, un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares, con resultado de hospitalización o fallecimiento.