Región

Laval negro en la madrugada al son de Thalberg

31 marzo, 2018 11:05

La Cofradía de Jesús Nazareno recorre esta madrugada de Viernes Santo las calles de Zamora inundando de negro y arrastrando ecos de cornetas y tambores desde la Plaza Mayor hasta las Tres Cruces. El Merlú avisa, horas antes, con su característico sonido a los cofrades para que acudan a una de las citas más emblemáticas y populares de la Semana Santa de Zamora. Son más de 5.500 cofrades los que engrosan las filas de Jesús Nazareno (Vulgo Congregación), lo que da buena muestra de la devoción que suscitan sus imágenes.

De San Juan de Puerta Nueva ha partido el numerosísimo desfile, que tiene como momento álgido la salida del templo del Cinco de Copas, que baila al son de la Marcha de Thalberg en un emocionante momento para todos los zamoranos. Zamora no ha dormido esta noche, y ha enlazado las procesiones de la Vera Cruz, el Yacente y Jesús Nazareno, acompañándola en su caminar. Momentos después, más de cinco mil cofrades elevaban sus cruces para recibir a la Virgen de la Soledad, vestida con manto bordado de terciopelo negro y oro y lágrimas en sus mejillas. Es el rostro por antonomasia de la Semana Santa de la ciudad.

Sale a las Cinco de la madrugada de la iglesia de San Juan de Puerta Nueva continuando por Plaza Mayor, C/ Renova, Plaza Sagasta, C/ San Torcuato, Plaza Alemania, Avenida Victor Gallego, Avenida Tres Cruces (dando la vuelta), donde después del descanso estatutario de 35 minutos se reanuda la procesión desde el crucero con la tradicional reverencia por la Avenida Tres Cruces, C/ Amargura, Avenida Príncipe de Asturias, C/ Santa Clara, Plaza Sagasta, C/ Renova, Plaza Mayor (Dando la vuelta) C/ Ramos Carrión, Plaza Viriato, C/ Barandales, Plaza Santa María la Nueva para concluir en el Museo de Semana Santa. La Santísima Virgen de la Soledad efectuará su entrada en el Templo de salida.

Desfilan once pasos en esta procesión: Jesús Camino del Calvario, La Caída, Redención, Las Tres Marías, Jesús Nazareno, La Verónica, La Desnudez, La Crucifixión, La Elevación de la Cruz, La Agonía y la Virgen de la Soledad relatan la Pasión y Muerte de Jesús.

En Las Tres Cruces se ha producido un descanso para tomar las típicas ‘sopas de ajo’, y después tiene lugar otro hito de esta procesión: todos los pasos le hacen la reverencia a la Virgen de la Soledad, antes de emprender el camino de vuelta. La Soledad se despide en San Juan, mientras la procesión sigue su curso por la Plaza Mayor, donde de nuevo bailan los pasos, hasta desembocar en el Museo de Semana Santa, donde entre emocionantes aplausos los pasos van entrando al recinto.