Región

Unión de Consumidores de España, la respuesta contra los abusos

18 marzo, 2018 08:35

El pasado 15 de marzo se celebró el Día del Consumidor, en el que la Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC) realizó un balance de las quejas y reclamaciones presentadas el año pasado en Salamanca. A la par, también funciona la Unión de Consumidores de España (UCE), objeto este domingo de la serie sobre las asociaciones de la provincia charra.

Desde hace unos quince años funciona en Salamanca, actualmente en la calle Alarcón, 2, entreplanta, oficina 8. Normalmente funciona con cita previa a través del teléfono 923266163 o el correo electrónico salamanca@uce-cyl.org, pero entre las 10:00 y 14:00 horas de lunes a viernes suelen estar en la oficina.

Dos son sus líneas de trabajo, según explica Roberto Bernal, abogado de los servicios jurídicos de la Unión de Consumidores en Salamanca. Por un lado, atender casos concretos de abusos en todas las materias (banca, seguros, vivienda, registros de morosos, telefonía, garantías, viajes…), además de movilizarse contra abusos comunes como los acontecidos durante los últimos años con los productos bancarios (hipotecas multidivisas, cláusula suelo, participaciones preferentes, subordinadas…). Pero esta asociación también forma y educa a través de conferencias a lo largo de todo el año.

“Hacemos mucha pedagogía, a veces con cuatro conceptos claros se pueden afrontar mejor determinadas situaciones”, explica Roberto Bernal, y añade: “Muchas veces se pueden evitar problemas si el consumidor conoce mejor sus derechos”. Y es que el desconocimiento de determinados detalles puede ser clame en una reclamación sobre seguros o telefonía, pero también sobre productos bancarios, que durante los últimos años han acaparado el 85% de las reclamaciones.

En caso de pequeñas reclamaciones, resulta más propicio acudir a la Oficina Municipal de Información al Consumidor, ubicada en el Mercado de San Juan, con la que la Unión de Consumidores está en permanente contacto. De hecho, es miembro del Consejo de Consumo y del Consejo de Salud del Ayuntamiento de Salamanca.

Nueva normativa

Durante los últimos años tanto la Unión Europea como el Gobierno de España han elaborado nuevas leyes y reglamentos para garantizar los derechos de los consumidores. Pese a ello, las partes demandadas siguen siendo reticentes a colaborar, sobre todo los bancos. “Se sienten fuertes y fuerzan a los consumidores a llegar hasta el final, lo que requiere un esfuerzo económico y psicológico muy grande”, afirma Roberto Bernal.

Lo que sí está funcionando “razonablemente bien” es el arbitraje de consumo, pero al ser de adhesión voluntaria de las empresas (podrán ver una pegatina en los establecimientos que participan de este sistema), siguen sin tener una aceptación total. “Yo les digo a las empresas que se adhieran porque es imagen de garantía para el consumidor, que acudirán a comprar allí porque los consumidores verán que van a tener un procedimiento gratuito y reglado en caso de algún problema, pero hay empresas que siguen sin aceptar”.

Y es que hay casos sangrantes como el de una mujer de mediana edad con un préstamo hipotecario cuyo marido fallece. La mujer carece de recursos, debe seguir pagando la hipoteca y hecho una mano del seguro de vida que le habían obligado a hacer al hipotecarse. Le ponen trabas burocráticas y pasan los meses. Va la Unión de Consumidores de España, ven que está todo correcto y se reclama el abono de la cantidad fijada por el seguro. Entonces el banco reconoce el error y paga. “Es triste que jueguen así con una persona que está en duelo por el fallecimiento de su marido. Hemos visto hasta bancos que vendían y compraban acciones sin consentimiento del propietario”. Pero “afortunadamente los jueces de Primera Instancia se han comprometido con el consumidor y se ha hecho justicia gracias a ellos”.

Por eso, desde la Unión de Consumidores de España se reclama más apoyo económico de la administración pública, en este caso la Junta de Castilla y León, a las asociaciones de consumidores, “un mayor compromiso porque, si no ponen servicios de orientación al consumidor, que nos doten a quienes realizamos esa labor que ellos no están haciendo aunque deben”.

También reclama Roberto Bernal mejores leyes de protección al consumidor, más contundentes hacia las empresas y más sensibles hacia el consumidor. “El tema hipotecario y bancario es un claro ejemplo, es necesario que haya más transparencia”, pues, “por ejemplo, en telefonía por qué no se pueden solucionar cuestiones en una oficina física, no por teléfono”. Es uno de tantos problemas que se encuentran en un día a día donde la globalización y una sociedad cada día más consumista se olvida muchas veces de conocer sus derechos más básicos.