Región

“Tendría que ayudar a mis hijos y es al revés”

18 marzo, 2018 05:43

Los jubilados llevan varios meses saliendo a la calle para protestar por lo que consideran “unas pensiones de mierda”. Con esa expresión resumen la pérdida de poder adquisitivo debido a que el aumento del 0,25% en las pensiones “es una miseria en comparación con la subida del coste de la vida”. Así, en diciembre el Índice de Precios al Consumo (IPC) se situó en el 0,8% en Salamanca, el 1,1% a nivel nacional. Una pérdida de poder adquisitivo que se suma a la de años anteriores, cuando las pensiones apenas subieron el 0,25% e incluso se congelaron algún año, frente a subidas de la inflación por encima del dos por ciento.

Todo esto son datos que se traducen en el día a día de pensionistas cuyo testimonio muestra las dificultades para llegar a fin de mes. Es el caso de Manuel, salmantino asiduos de las manifestaciones que cobra unos 650 euros de pensión y tiene que ser ayudado por sus hijos para realizar determinados pagos. “Tendría que ser yo el que los ayudara a ellos, pero es al revés, y eso que gasto lo mínimo”. A lo que se añade que como sus hijos trabajan está al cargo de un nieto durante una parte del día.

Por eso, no entiende que el Gobierno no suba las pensiones de acuerdo al coste de la vida, y entre insultos al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, “porque me tengo que desahogar de alguna manera cívica”, recuerda que muchos jubilados tienen el piso pagado, pero hay costes mensuales de comunidad, luz, agua, basura, impuestos municipales… que “al final se comen toda la pensión y más”.

Manuel es una de tantas historias de personas que trabajaron toda su vida para poder dejar un legado a su familia y poder disfrutar en tranquilidad los últimos años de su vida, pero “no ganamos para disgustos y tenemos que ir tirando como podemos cada día. Es injusto, sólo reclamamos lo que nos merecemos, no unas pensiones de mierda mientras los políticos y banqueros se jubilan con millones en los bolsillos cada mes”.