Región

Asociación Española Contra el Cáncer, información, apoyo terapéutico e investigación

4 febrero, 2018 08:03

Este domingo se celebra el día mundial contra el cáncer, por eso la serie dominical de NOTICIASCYL sobre los colectivos sociales de Salamanca tiene como protagonista a la Asociación Española Contra el Cáncer, fundada por Orden Ministerial en el año 1953 y que desde entonces ha intentado dar una respuesta a las necesidades que se han ido planteando en el ámbito de los enfermos de cáncer y sus familias.

Bajo la presidencia de Inmaculada Rodríguez, la asociación en la provincia charra está constituida por cuatro psicólogos, un trabajador social, un terapeuta, servicios administrativos, cerca de trescientos voluntarios, más de doscientos colaboradores y unos mil socios. Todos con un objetivo común, luchar contra el cáncer. Labor que se realiza en su sede de la calle Padre Manjón, 10, pero también a está en la cuarta planta del Hospital Clínico de Salamanca y a través redes sociales y campañas específicas en la calle.

La Asociación Española Contra el Cáncer de Salamanca ofrece programas y servicios gratuitos. “Todo es gratis gracias a la solidaridad de la sociedad. La parte más importante es la de los voluntarios, hasta la junta provincial lo somos, sin remuneración alguna, y para serlo no hay por qué haber pasado un cáncer o tener un familiar con la enfermedad. Nuestro propósito es continuar apoyando a enfermos y familiares en su lucha contra el cáncer liderando el esfuerzo de la sociedad salmantina para disminuir el impacto causado por esta enfermedad y mejorar la vida de las personas”, explica Inmaculada Rodríguez.

Sede de la Asociación Española Contra el Cáncer en Salamanca, ubicada en la calle Padre Manjón

En la sede de la calle Padre Manjón se ofrece información a todo aquel que se acerca, tanto sobre la enfermedad como ayuda para realizar diversos trámites administrativos. “Aquí no hay listas de espera, no lo permitimos, se atiende puntualmente a todo el mundo”, explica la presidenta de la asociación. Pero también hay talleres de relajación, yoga terapéutico, etcétera, pues “hay personas que necesitan distracción y apoyo”.

En el hospital, los voluntarios llevan a cabo una labor de acompañamiento y apoyo a todas horas, tanto durante el tratamiento como en consultas. “Por ejemplo, por la mañana se les invita a un desayuno, pero lo más importante es la interacción con el paciente y sus familiares. Les ayuda mucho porque les escuchan y dan mucha información, pues cuando uno llega al hospital suele estar desorientado”.

En el complejo sanitario está el denominado programa de primer impacto. “Cuando una persona conoce el diagnóstico es el momento más duro, por eso le ofrecemos atención psicológica inmediata”, explica Pilar Carreto, psicóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer en Salamanca. “Es importante gestionar las emociones e incertidumbre en ese primer momento”, pero también a posteriori, “cuando se vuelve a la vida familiar o laboral, ahí salen miedos que pueden haber estado ocultos en una primera fase”.

Piso de acogida y programas de prevención

El año pasado la asociación realizó una amplia labor asistencial con atención psicológica, tanto individual como grupal para enfermos, familiares y cuidadores principales; atención social, asesorando acerca de los recursos disponibles, préstamo de sillas de ruedas, colchones, prótesis, pelucas; terapia ocupacional, dirigida a enfermos para el control sintomático, rehabilitación funcional y reeducación respiratoria; asesoramiento y orientación.

Piso de acogida de la Asociación Española Contra el Cáncer

También dispone de alojamiento en pisos de acogida para quienes vienen de pueblos de la provincia de Salamanca, o incluso de fuera de ella, y “por circunstancias varias”. Según explica Inmaculada Rodríguez, no se trata de una necesidad económica, sino que hay familias que se pueden permitir la estancia en un hotel pero buscan una mayor intimidad, o el contacto con otros pacientes para intercambiar experiencias y apoyo. “Algunos están sólo un día, otros hasta un mes porque vienen de fuera y tras la operación tienen semanas de tratamiento. Surgen muchos lazos de amistad en este periodo de convivencia entre ellos y eso es también importante para afrontar la enfermedad”, añade la presidenta de la asociación.

Además, hay una labor de prevención, a través de conferencias y programas como ‘Comer bien es divertido’, ‘Actúa contra el cáncer’, ‘Bosque Encantado’, ‘Prevención de cáncer de piel’ y ‘Jóvenes por la Salud’. Y es que la información es fundamental. “El cáncer es una enfermedad que se puede curar si se diagnostica a tiempo”, destaca Inmaculada Rodríguez. De ahí las campañas periódicas sobre prevención y detección precoz de cáncer con el objetivo de que la población conozca la importancia de actuar con antelación, ya sea con hábitos saludables como dejar el tabaco, ya sea con revisiones de mama, colon, pulmón, próstata, ovario, o la prevención del cáncer de piel. “El diagnóstico precoz ayuda mucho, y los métodos son cada vez mejores y estamos más atentos a la salud”, añade.

Financiación de investigaciones

El diagnóstico precoz ha mejorado y también la prevención y cura del cáncer gracias a la investigación. “Es una apuesta de futuro y sin ella los resultados de supervivencia, que han aumentado un veinte por ciento en los últimos años, no los tendríamos”, afirma Inmaculada Rodríguez. Por eso la Asociación Española Contra el Cáncer en Salamanca financia continuamente nuevas investigaciones. “Ahora estamos financiando varias con 1,6 millones de euros en total, y realizadas en Salamanca, uno de los sitios de Europa, y a nivel mundial, con los mejores profesionales”. De ahí que la demanda principal de la asociación sea una mayor concienciación de la sociedad para que se pueda avanzar más en investigación gracias a su solidaridad.

Jesús Bañales, Malú Martínez-Chantar, Inmaculada Rodríguez, Matías Ávila y José Juan García Marín / Foto: Europa Press

La última de estas investigaciones se presentó a mediados de enero, 300.000 euros durante tres años para avanzar sobre la biología, la evolución y el tratamiento del colangiocarcinoma, un tipo de cáncer de hígado que entra dentro de los calificados como raros por su baja incidencia pero que es uno de los que peor pronóstico de superviviencia tienen actualmente.

Esta investigación será multidisciplinar y contará con expertos del centro de investigación biomédica de San Sebastián, Jesús Bañales, como coordinador del proyecto; la doctora Malú Martínez-Chantar, del CIC-DioGune de Bilbao; el doctor Matías Ávila, del Centro de Investigación Médica Aplicada de Pamplona; y el doctor José Juan García Marín, de la Universidad de Salamanca (USAL), y del Instituto Biomédica de Salamanca (IBSAL). Lo harán de la mano también de profesionales clínicos, y con la intención de que el proyecto pueda continuar y ampliarse más allá de los tres años financiados, gracias a la búsqueda de nuevos apoyos para ese futuro.

Según ha explicado el coordinador del proyecto, Jesús Bañales, suele aparecer “espontáneamente” por ser bastante asintomático y por desconocerse sus causas, lo que supone que en muchos casos se encuentre en estados avanzados, además de ser “bastante resistente” a las terapias habituales. Ahora, esta iniciativa pretende identificar las causas de este tipo de cáncer, que afecta a una de cada diez personas que hacen frente a un caso de tumor hepático, y también conocer sus debilidades y posibles vías para reducir su resistencia a las terapias.