Opinión

La reforma de las pensiones

27 agosto, 2021 12:14

El pasado martes, terminadas las súper vacaciones del presimiente en el Palacio de la Mareta, el Consejo de ministros acordó remitir al Congreso de los Diputados el anteproyecto de ley de la reforma de la Ley de Pensiones en su parte más sencilla, ante la exigencia de la Comisión Europea que condiciona la llegada de los célebres fondos a determinadas reformas.

Lo cierto y verdad es que, el actual sistema de pensiones español, es insostenible como afirman todos los estudios y así lo reconoció el ministro “de la cosa” al anunciar que la incorporación a la lista de pensionistas de los “baby boomers” supondría una rebaja considerable en el importe de las mismas, además de hacer necesaria una importantísima inyección de millones de euros desde las arcas de Hacienda a las de la Seguridad Social, lo que agravará aún más el enorme endeudamiento del Estado.

La alternativa para cuadrar ingresos y gastos, exigiría una rebaja de 75 euros a cada pensionista. El sistema español es un sistema de reparto, es decir, los trabajadores del momento presente son quienes sufragan con sus cotizaciones el pago de las pensiones con lo cual el incremento de los pensionistas con pensiones altas no se puede cubrir con las cotizaciones de los trabajadores, que cada vez son menos y con retribuciones más bajas. De hecho, desde 2.007 a hoy, las pensiones han crecido un 30% y los salarios un 10%.

Como también es cierto que los actuales pensionistas somos unos privilegiados y cobramos un porcentaje sobre lo que fueron nuestros sueldos muy superiores a lo que ocurre en el resto de Europa, pero somos tantos millones de pensionistas, es decir de votantes, que ningún gobierno se atreve a hincar el diente al problema, y además utilizan el tema como arma arrojadiza en campaña electoral. En la reforma anunciada por el ministro del ramo pretende que la edad real de jubilación, 64 años, se acerque a la legal que supera los 66 y para ello penalizará las jubilaciones anticipadas y estimulará a aquellos que decidan alargar su vida laboral, lo cual parece razonable.

Comenzó Felipe González diciendo que si gobernaba Aznar habría un importante recorte en las pensiones, y éste, al llegar al gobierno tuvo que pedir un crédito extraordinario para poder afrontar el pago de las mismas. Después, en un intento de despolitizar el tema, se fraguó el Pacto de Toledo para sacar el tema de la contienda electoral. Posteriormente, con la crisis del 2007, Zapatero, además de rebajar el sueldo de los funcionarios, congeló las pensiones. Más tarde, Fátima Bañez inventó aquello del índice de revalorización con lo que las pensiones no subirían más del 0,25% anual si el saldo de la caja de la Seguridad Social y el factor de equidistancia generacional en previsión del aumento de la esperanza de vida y consiguientemente del número de pensionistas. Ambos desaparecen en el anteproyecto de ley generando un incremento del déficit de 12.000 millones, y ya, en 2.022 está prevista una transferencia de 2.000 millones desde los Presupuestos del Estado, que con los cambios introducidos en el anteproyecto de ley se tendrá que incrementar en 4.500 más.

Está claro que en este tema se imponen los criterios políticos a los técnicos, y basta recordar cómo Unidas Podemos dinamitaron los Pactos de Toledo en plena campaña electoral. Ciertamente el tema es grave, complejo y de difícil solución. Una primera medida es evitar que la caja de pensiones haga frente a los llamados gastos impropios: las pensiones no contributivas y el sueldo de los funcionarios de la Seguridad Social deben cargarse a los Presupuestos del Estado y no a las arcas de la Seguridad Social.

En fin, veremos en qué queda todo esto tras su paso por el Parlamento y sobre todo cuando se aborde la segunda parte de la reforma, la difícil, y qué opinan de todo esto en Bruselas.

De momento sólo me resta esperar dos o tres días para que mi farruquita me ingrese la pensión, que tengo que pagar la factura de la luz, que ayer ha vuelto a batir récord por sexta vez en este mes. Y mientras, superSanchez, fotos abucheos y nada más.

Hasta la semana que viene.