El campo

Carnero: "Lo que es malo para todos, diabéticos o no diabéticos, hipertensos o no hipertensos, es el comunismo, no el azúcar ni la sal"

8 noviembre, 2020 08:30

Jesús Julio Carnero García (Aspariegos, Zamora, 5 de marzo de 1964) es un político del PP que ocupó el cargo de presidente de la Diputación de Valladolid desde las elecciones municipales de 2011 hasta 2019. Licenciado en Derecho, pertenece al Cuerpo Superior de la Administración de Castilla y León. Firme defensor del medio rural, el consejero fue desde 2003 hasta 2011 secretario general de la Consejería de Fomento de la Junta de Castilla y León hasta que tomó posesión de su nuevo cargo en la Diputación. Desde julio de 2019 es consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural en la Junta de Castilla y León, nombrado por el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.

Es presidente del Partido Popular de Valladolid tras ganar las elecciones primarias celebradas en mayo de 2017. Anteriormente ocupó diferentes responsabilidades orgánicas, destacando la de Secretario General del PP de Valladolid entre 2012 y 2017.  



¿Consejero, preocupado por la situación de pandemia en el sector de la agricultura?

Preocupado en primer lugar por la situación de pandemia general que estamos sufriendo todos los ciudadanos, porque estamos ante una situación muy complicada que afecta en primer lugar a la vida de las personas. En segundo lugar, afecta al aspecto que tiene que ver con las relaciones sociales de las personas. Y en tercer lugar, lo que tiene que ver precisamente con los aspectos económicos y, por tanto, cómo no vamos a estar preocupados en el sector de la agricultura.



También es cierto que el sector de la agricultura, en su amplia extensión, está pensando, tanto agricultores, ganaderos, industria agroalimentaria o distribución, dar una respuesta óptima a esta situación. Están respondiendo a las demandas que le está señalando el mercado de una manera clara y demostrando, una vez más. que somos un sector totalmente esencial y estratégico para el devenir del desarrollo humano.



¿Preocupado también por el camino que tomará la nueva PAC?

Preocupado también por el camino que tomará la paz en estos tiempos. No olvidemos que la PAC es una fuente de renta agraria muy importante para nuestros agricultores, en torno a un 30 por ciento. Estamos ante un nuevo escenario. De lo que haya de ser la PAC del futuro, la que se va a establecer hasta el año 2027, estamos preocupados por algunas de las cuestiones que la misma señala. Por resumirlo, nos preocupa, en primer lugar, que al agricultor se le exija más condicionantes de tipo medioambiental. Cuando el dinero puede que no sea el mismo, sino que sea menos incluso. Siempre digo una cosa, que sorber y soplar al mismo tiempo es muy complicado. En segundo lugar, y esta es una reflexión importante, el agricultor y el ganadero están comprometidos medioambientalmente desde el principio de los tiempos. En este oficio, quién mejor para saber detrás de lo que se anda. Desde un punto de vista de sostenibilidad medioambiental, agricultores y ganaderos son los más interesados de que esa tierra siga produciendo, que siga dando los frutos necesarios y sobre los que él trabaja. Por tanto, estos aspectos medioambientales nos preocupan. En tercer lugar, también relacionado con ello, Europa ha apostado por un pacto verde con unas ambiciones ambientales muy potentes. Entre ellas, llegar al año 2050, desde un punto de vista climatológico, siendo neutros en cuanto a la emisión de CO2.



Y claro, todo eso está muy bien. Nosotros estamos a favor de ello. Los agricultores y los ganaderos también lo están. Siempre que hayan las debidas compensaciones, A mayores, es muy importante que eso mismo que nos estamos autoimponiendo los europeos, ¿se lo vamos a exigir a los terceros países? Porque si no se lo exigimos, entramos en condiciones de desigualdad en todo lo que tiene que ver con las transacciones comerciales.



Por tanto, está muy bien y queremos todos una Europa más verde, pero siempre que el mundo también lo sea. Porque si no, de nada sirve. En el campo, la sostenibilidad medioambiental no conoce de límites. En definitiva, nosotros siempre seguiremos demandando para nuestros agricultores y ganaderos una PAC con la misma financiación con la que en estos momentos se está dotando con la vigente.



¿Cómo puede afectar esta doble situación al sector primario de Castilla y León?

En primer lugar estamos en un momento de incertidumbre. En un momento complicado que nos afecta a todos los ciudadanos del mundo. Lógicamente a los europeos, a los españoles y cómo no, a los castellanos y leoneses y también a nuestro sector. Por tanto, ¿qué tenemos que hacer? Ser muy responsables, muy prudentes desde el punto de vista de la PAC, el cambio de orientación que se haga de ella no puede ser una orientación de ruptura, sino una orientación de reforma desde la PAC en la que estamos, a la que pretendemos, porque si no hacemos una transición sosegada nos vamos a encontrar con un problema, y más, en un caldo de cultivo como en el que nos encontramos ahora de pandemia, que no sabemos el tiempo que va a durar ni qué derroteros va a coger. Esperemos y confiemos en que pronto haya una vacuna con la cual esa preocupación que ahora nos tiene a todos sobrecogidos y podamos dejar de lado a la pandemia y centrarnos en los temas, por así decirlo, ordinarios de los ciudadanos y en este caso de los agricultores de Castilla y León. Pero mire, me preocupa la pandemia, me preocupa la negociación de la PAC, pero sí quiero decir que tenemos un sector, el de los agricultores y ganaderos y por supuesto la industria agroalimentaria y la distribución, muy profesional en Castilla y León. Nosotros sí podemos esgrimir algo que nos diferencia, ahora estamos en un mundo en el cual la diferenciación es muy importante. Es precisamente que tenemos una agricultura eminentemente profesionalizada. Y en ese sentido podemos estar orgullosos y tenemos que seguir apoyándola porque nuestros agricultores lo están dando todo.



Vino, cereal, remolacha, carne, toro de lidia, agroalimentación, … la Comunidad de CyL es de las más afectadas, quizás más que ninguna otra, por su dependencia del sector primario y la transformación.

No tanto de dependencia. Hablaría de una Comunidad Autónoma en la cual el sector agroindustrial es un sector estratégico. Hemos definido el proyecto presentado al Gobierno de España para que se presente en Europa y así atraer fondos, un proyecto de recuperación y resilencia, porque el primer sector estratégico de nuestra Comunidad es la agroalimentación. Estamos ante un sector que define muy claramente lo que somos. En primer lugar, es expresión de lo que queremos seguir siendo, por tanto es presente basado en un pasado claro y además es el futuro y, por tanto, creo que es un sector radicalmente importante. Claro, como es un sector radicalmente importante en Castilla y León por eso también ha sufrido esta situación de pandemia. Creo que de alguna manera, con esa responsabilidad a la que antes aludía y con esa profesionalidad de nuestros agricultores y ganaderos, estamos dando respuestas a las distintas situaciones. Hay una cosa que quiero destacar que nos ha acompañado, es que las distintas cosechas, tanto las de cereales, las del vino, ahora que está realizándose la del maíz, son cosechas que desde el punto de vista de lo que es la recogida del fruto, tanto en cantidad como en calidad, son importantes. Estamos ante un buen año. Pero no acompañan los precios, yen t odo caso estamos hablando de un sector que en este momento está haciendo lo que tiene que hacer y lo está haciendo bien.



Además, los productos de Tierra de Sabor, los más afectados.

No me atrevería a decir cuáles son los productos más afectados. El vino es un sector muy afectado. Fíjese, hace unos meses, en marzo y abril, con las parideras, todo lo que ocurrió con el ovino, con nuestros lechazos. Por supuesto, lo que ha acontecido con el toro de lidia. No les quiero ni contar lo que está aconteciendo con la carne de vacuno. También qué ocurre con las partes nobles del ibérico y del porcino en general. ¿Por qué ha ocurrido esto? Por algo que todos hemos tenido, y que por desgracia hemos sentido, al cerrar el canal Horeca muchos de estos productos, que son de una grandísima calidad, ha quedado totalmente parada la posibilidad de distribución de los mismos. Los que tenían capacidad de seguir en el circuito de la distribución han tenido más continuidad. Por tanto, el parón que hemos tenido durante la declaración del estado de alarma anterior ha sido dramático para el sector primario y sobre todo para los productos de calidad, entre ellos el vino, como usted dice. ¿Cuál es la parte positiva? Que todos aquellos productos que han tenido la posibilidad de estar en la líneas de la distribución han tenido un incremento de la venta de los mismos. Todo ello sumado a una situación también de inestabilidad provocada por los aranceles americanos y la situación del Brexit, que nos da una situación preocupante que nos obliga a estar de continuo reinventando desde el punto de vista de lo que es la internacionalización, abriendo el abanico de los posibles países a los que exportar. Toca seguir promocionando nuestros productos en distintas campañas para que los consumidores tengamos conciencia que, defendiendo nuestros productos y a nuestros agricultores y ganaderos, estamos defendiendo lo nuestro. Eso es lo que dicen nuestras campañas, que a lo largo de este tiempo hemos ido marcando y diseñando con un objetivo, que se consuman nuestros productos, que son de altísima calidad y además son de aquí.

Consejero, al hilo de la actualidad del Gobierno que pretende gravar las bebidas azucaradas. ¿Qué repercusión puede tener eso en el sector remolachero, muy importante en Castilla y León?

En este caso he sido muy claro y lo voy a ser también con ustedes. En primer lugar, hay una intención por parte del Ministerio de Hacienda de gravar con un IVA del 21 por ciento las bebidas azucaradas. Nosotros estamos totalmente en contra, se lo hemos dicho al ministro. ¿Por qué? Lo primero, porque estamos hablando de un sector estratégico. Por lo menos lo es para Castilla y León, el de la remolacha y el azúcar. El 85 por ciento del azúcar que se moltura de remolacha en España se realiza en Castilla y León, con las cuatro fábricas que tenemos de las cinco que hay en España. Por tanto, estamos hablando de un sector estratégico con un alto valor social tanto desde el punto de vista de la producción como del empleo. Debido a ello, le hemos dicho al Ministerio que no graven con un 21 por ciento de IVA a este sector. Es improcedente, pero además es inoportuno. Fíjese en este momento, con la situación que está padeciendo el canal Horeca, a la hora de comprar un refresco que esté azucarado y se le grave con el 21 por ciento. Improcedente e inoportuno desde el punto de vista de la pretensión impositiva que quiere materializar el Gobierno de España con la subida del IVA a las bebidas azucaradas.



En segundo lugar, es mucho más preocupante lo que voy a decir ahora. Desde un Ministerio o en concreto el ministro de Consumo ha iniciado una campaña con un eslogan tan dramáticamente injusto como es el de que el azúcar mata siempre. El azúcar utilizado con moderación y responsabilidad, acontece lo mismo que con la sal, hablamos de productos necesarios en la alimentación del ser humano. El azúcar indebidamente utilizado para un diabético puede ser malo. La sal, indebidamente utilizada por un hipertenso puede ser muy mala, pero lo que es cierto es lo que dije el otro día y lo reitero, lo que es malo para todos, diabéticos o no diabéticos, hipertensos o no hipertensos, es el comunismo. Ese sí que hace daño de verdad y, por tanto, yo le pido al Ministerio de Consumo, le suplico que retire esta campaña por injusta, por incierta y por insana. Y me atrevería a decir más, dado el calado de la campaña, su muestra y su expresión, por infumable.



Ante esta situación de pandemia en el campo, ¿qué se ha realizado desde la Junta de Castilla y León?

Hemos atacado a lo largo de todo este tiempo esta situación a través de distintos frentes. Creamos el programa 'Somos del Campo' y en ese programa fuimos incluyendo todas las acciones que acometíamos. Estas medidas incorporadas por Castilla y León, dentro de este programa, suponen el 71,4% de la financiación destinada a medidas de mercado en el sector agrario de Castilla y León. Con motivo de la situación de restricciones en los destinos de determinados productos agrarios, se han puesto en marcha medidas específicas para los sectores más afectados.



La primera de ellas, me parece muy importante resaltar la reivindicativa, tanto al Gobierno de España como también, lógicamente, ante la Unión Europea, que se adoptaran medidas que fueran paliando la situación de los distintos sectores. Empezamos por el ovino, caprino, y por el toro de lidia. Seguimos por el ibérico hasta llegar al vino. A todos estos sectores le pedimos que se adoptaran distintas medidas por parte de la autoridad comunitaria. En segundo lugar, hemos establecido medidas propias, específicas, de carácter económico, a través de una línea de ayudas muy claras, que en los distintos ámbitos se han ido haciendo realidad. En su conjunto, en Castilla y León se han incorporado 14 medidas económicas para los mercados agrarios. En total se han destinado 26 millones de euros, de los cuales, 18,5 millones son medidas específicas de la Junta de Castilla y León, 1,9 millones de euros son del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (aún pendiente la asignación de los 10 millones para toda España destinados al sacrificio de cerdo ibérico, ya que ha sido ampliado el plazo para presentar los programas) y 5,4 millones de euros de programas específicos financiados íntegramente por fondos de la UE.



Además de las ayudas a los mercados agrarios, el Programa 'Somos el Campo' ha incorporado ayudas financieras añadidas para financiar inversiones en la industria agroalimentaria. En concreto 30.000.000 de euros más al presupuesto ya existente, para la convocatoria actualmente en vigor. Resumiendo, la Comunidad Autónoma, especialmente del presupuesto de la Junta, el total del apoyo financiero al sector agrario y agroalimentario de Castilla y León por pandemia COVID19 asciende a 55.979.915 €.



Además, y quierro destacarlo, todo ello a través de una interlocución con las organizaciones profesionales agrarias que continua. Hemos ido adoptando las medidas fruto de cómo iban aconteciendo los distintos acontecimientos. Nadie sabíamos lo que iba a deparar el COVID al día siguiente. Esta es una realidad que se pone de manifiesto a partir del 15 de marzo y todos nos hemos tenido que inventar y autoinventar. En ese sentido, quiero agradecer a las organizaciones agrarias, también a las cooperativas y al resto del sector, pero muy especialmente a las organizaciones agrarias, ese trabajo continuo de interlocución en virtud del cual hemos podido ir construyendo y diseñando todo este programa, 'Somos del Campo', que busca paliar o restañar las heridas que está produciendo la pandemia con el desarrollo rural en estos tiempos.



El desarrollo rural, en entredicho en estos tiempos inciertos.

Para bien, a mi juicio. ¿Por qué digo esto? Porque siempre habíamos dicho algunos que el mundo rural tenía futuro. Porque el mundo rural es necesario, porque es vital. Está en la génesis del hombre. Por tanto, el mundo rural es un mundo que puede estar más o menos de moda, que puede tener, a lo mejor en unos momentos dados, una especie de dejarse de lado ante un mundo mega urbano que es mucho más atractivo y mucho más llamativo. Pero hete aquí que el COVID19 ha puesto sobre la mesa una realidad inescrutable, que el mundo rural es sosegado, es tranquilo, es seguro. Y además, con las nuevas tecnologías nos permite hacer en él, si hay la suficiente cobertura, lo mismo que en el mundo urbano. Por tanto, ¿cuál es la gran prioridad que tenemos que tener como gobiernos? Digo como gobiernos porque es algo que compete a la Junta, pero compete también al Gobierno de España, las infraestructuras. Es decir, que las nuevas tecnologías en el mundo rural estén desplegadas de manera clara, porque eso es lo que nos iguala a todos, lo que nos permite que estemos en igualdad de oportunidades unos con otros. Y a partir de ahí, el mundo rural va a estar más de moda de lo que lo está hoy. El COVID nos ha puesto sobre la mesa el que hayamos puesto la mirada precisamente en un mundo rural que, como bien decía usted antes, hasta ahora estaba como en entredicho. Bueno, pues yo creo que más que nunca vuelve a estar de moda.



¿Qué papel puede tener la mujer en esta situación?

La mujer, desde luego, en el mundo rural y en un sector como es el agrario y agroalimentario, tiene un papel radicalmente importante. Vamos a presentar en breve, lo hará el presidente de la Junta de Castilla y León a lo largo del mes de noviembre, una estrategia de emprendimiento de la mujer en el ámbito agrario y agroalimentario. Esta estrategia lo primero que señala es eso, que estamos ante el verdadero motor del desarrollo rural, la mujer. Todos sabemos el papel que juega y lo que tenemos que hacer es, desde ese punto de vista, facilitarle el papel que tiene que jugar y visibilizar ese papel, porque es muy importante que sepamos visibilizarlo con un objetivo claro que está en el trasfondo de todo ello, que es conseguir una verdadera igualdad entre mujeres y hombres.



Respecto a los jóvenes, ¿qué medidas se han implantado o se implantarán para su incorporación al campo, porque el futuro pasa por sus manos?

Pues mire, en cuanto a los jóvenes, siempre lo hemos dicho en el programa de legislatura. Yo lo mantuve, tenemos dos pilares básicos, el desarrollo rural en la cadena alimentaria y un objetivo que es atraer jóvenes al mundo agrario, porque si no, esto no tiene futuro. Esa es la verdad. Esa es la verdadera y profunda preocupación estructural que tenemos que tener, la posibilidad de atraer jóvenes. ¿Cuál es nuestro propósito en este mandato? Conseguir atraer a 3.500 jóvenes a la agricultura. El primer año hemos atraído a 882 que han realizado la solicitud y 825 han presentado las correspondientes peticiones de ayudas. Por tanto, estamos en esa senda para conseguir ese objetivo. Si lo superamos mucho mejor, ¿Cómo lo vamos a hacer? Con las correspondientes ayudas, pero todo ello mediante un plan precisamente paralelo a este que le he mencionado de la mujer. Un plan que denominamos 'Plan Agricultura y Ganadería Joven', en el que estamos en los inicios del trabajo del mismo y que espero que más pronto que tarde pueda ver la luz. En el mismo, además de contener las correspondientes ayudas, habrá un elenco de medidas que van desde la formación hasta un tema tan fundamental y esencial como es el seguro.



Mire, los jóvenes tienen una difícil incorporación en la agricultura por varias cuestiones que a ellos les preocupan, que se definen en una palabra, inestabilidad. La primera la metereológica, ante ella le tenemos que dar seguridad a través del seguro agrario, porque inestabilidad normativa de continuo estamos haciendo, las normas están cambiando de continuo. También la inestabilidad de mercados, como el Brexit, los aranceles, etcétera. A todo esto, con las distintas políticas tenemos que ir dando respuesta en la propia PAC, para atraerlos al campo. También tienen difícil acceso a la propiedad, a la tierra. Por tanto, hay que facilitarle el que puedan ir accediendo a todas estas cuestiones, que yo lo resumo en esa palabra, la inestabilidad. Le tenemos que dar la correspondiente respuesta para que el joven se pueda acercar al campo.



Muy importante lo que le voy a decir. Desde el primer momento nos hemos marcado como algo necesario que tenemos que cambiar la imagen del sector. En ese papel, la labor de los medios de comunicación es fundamental. Y fíjese que es otra de las cosas buenas dentro de esta desgracia que estamos padeciendo, que en este momento hay un cambio de imagen del sector. El sector puede precisamente proclamarse sector esencial, sector estratégico, y eso es muy importante para un joven. Es decir, lo que hace un agricultor y un ganadero. Es muy importante la vida de las personas, la vida de tu familia, pero también en la vida de los que te rodean, incluso de los que no conoces. Y eso hoy en día los jóvenes lo están valorizando, amén de que hoy la agricultura y la ganadería que se está haciendo en muchos casos es una agricultura basada totalmente en las nuevas tecnologías. Estamos hablando de agricultura de precisión, que cuando uno tiene la oportunidad de conocerla se queda perpejlo. En pocos sectores existen sistemas y procesos tan innovadores como los hay en este momento en la agricultura y la ganadería, y que muchos agricultores jóvenes lo están haciendo y lo están utilizando. Y es su devenir diario en su trabajo.



¿Le gusta como está estructurada Tierra de Sabor, la marca agroalimentaria de Castilla y León?

Me gusta. Pero lo importante es que le guste a los consumidores. Hemos realizado, como saben, un estudio en el que hemos visto la posición, desde el punto de vista del consumidor, como de las empresas asociadas a la marca, y los resultados son muy interesantes en los que tenemos que seguir profundizando y haciendo camino. Estamos hablando de la primera marca alimentaria del país. Por tanto, eso es un dato muy importante. Ahora bien, el consumidor tiene que conocer mucho más las marcas alimentarias de este país. Eso nos lo aporta también el estudio. Y ahí tenemos que incidir. Tenemos que diversificar. Ya no basta con que hablemos de una diferenciación derivada de la calidad de nuestros productos, que la tienen todos los que están incluidos en la marca de la procedencia del territorio Castilla y León, sino que tenemos que marcar otra serie de pautas que nos hablen precisamente de aspectos que nos diferencian como pueda ser la sostenibilidad a la hora de la obtención de esos productos. También los aspectos sociales. Y ahí vamos a incidir y a trabajar con la Escuela Internacional de Cocina, porque nos tenemos que apoyar unos en otros, precisamente en aras a la consecución de rentabilizar lo que producen nuestros agricultores y ganaderos y la industria agroalimentaria. La marca, como yo tuve la oportunidad de decir hace muy poco tiempo, no es de la Administración, es de los agricultores, de los ganaderos y de la industria agroalimentaria.