Economía

La marca del rombo tiene prisa y mete quinta en la negociación del convenio

27 enero, 2021 14:50

La dirección de Renault tiene prisa. Así lo demostró el pasado jueves cuando comunicaba a los sindicatos que aceptaba su propuesta de negociar un convenio a cuatro años, eso sí, sin incrementar costes, especialmente los dos primeros años. La empresa ha pedido a las centrales sindicales acelerar esa negociación y alcanzar un acuerdo para asignar los nuevos productos a las plantas españolas en Valladolid, Palencia y Sevilla y se han fijado reuniones para esta semana (28 y 29 de enero) para agilizar dichas negociaciones y llegar a un acuerdo.

En la mañana de hoy hemos conocido, en una comparecencia del presidente de la marca del rombo en nuestro país, José Vicente de los Mozos, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, la posibilidad de que se pudiera fabricar en la planta de Valladolid un segundo coche híbrido y en la de Villamuriel, en Palencia, hasta tres nuevos modelos.

En lo que la negociación del convenio se refiere, De los Mozos ha sido preguntado por si el principal escollo es la congelación salarial planteada que rechazan los sindicatos y ha contestado al plazo que se marca para llegar a un acuerdo, cerrar la negociación, y presentar el plan industrial con ese reparto final de los nuevos modelos de vehículos de Renault.

“Cuando decidimos en París dónde se fabrica un coche, no miramos si ha habido congelación salarial o no, sino cuál es el coste del coche entregado  a los mercados importantes”, ha asegurado.

El presidente de la marca francesa en España ha afirmado que “hay que salir del sensacionalismo de la congelación salarial” añadiendo que “está convencido de que entre los agentes sociales y la dirección de recursos humanos se va a llegar a un acuerdo favorable para trabajadores y empresa”.

De los Mozos ha puesto, como fecha límite para llegar a un acuerdo, finales de febrero, momento para “elevar una propuesta de competitividad de la producción de los coches en España”. Ese es el límite porque en febrero “tiene un compromiso con el director comercial para entregar a los comerciales los coches del futuro” y “debe tomar decisiones sobre la asignación de los vehículos”, en ese momento.

“No solo es el coste salarial o logístico. Es un proyecto más global. Uno es la mano de obra, que es algo que tienen que trabajar en la negociación. Hay que seguir mejorando las condiciones de nuestros trabajadores porque me gustaría que el empleado se sintiera orgulloso de trabajar en Renault”, ha finalizado el presidente de la marca en España.

Finales de febrero es, por tanto, la fecha señalada para que sindicatos y dirección lleguen a un acuerdo definitivo del convenio colectivo y después conoceremos definitivamente el plan de la marca francesa y los nuevos vehículos que se fabricarán en nuestra Comunidad.