Televisión

‘La casa fuerte’: Aurah Ruiz se derrumba hablando de la enfermedad su hijo

“Esto es lo que más me duele en mi vida, haber sido madre de la forma en que me tocó serlo” confesó

11 diciembre, 2020 07:08

Desde su entrada como concursante suplente de La casa fuerte, Aurah Ruiz se ha convertido en una de las grandes protagonistas de la edición, dentro y fuera de las cámaras. Este martes fue la elegida por la organización para someterse al ‘espejo del alma’, donde los participantes recuerdan algunas de las experiencias que han marcado su vida, y pronto Aurah se derrumbó.

En su reflejo, la joven “ha visto algo que intenta aparentar, pero que no es”, y relató cómo intenta aparentar que es fuerte y “que no le ha pasado nada malo en la vida”, pero que en realidad tiene muchas cosas dentro que no muestra. Además, añadió que no le gusta lo que ven los demás en ella, lo que creen que es.

Cuando vio en el espejo la palabra “madre” se vino por completo abajo. “Esto es lo que más me duele en mi vida, haber sido madre de la forma en que me tocó serlo, que mi hijo tenga que pasar por lo que pasa, empecé a ser madre hace muy poco porque hasta entonces lo que he sido es una enfermera” relató.

Su hijo Nyan, fruto de su relación con el futbolista Jesé, con el que ha tenido idas y venidas, sufre problemas de salud desde que nació, y entre otras cosas, hay que medirle el azúcar en sangre constantemente. “Mi hijo ha estado diez meses ingresado en un hospital, he vivido cosas que no se lo deseo a ninguna madre en el mundo” señaló.

La canaria admitió que siente miedo a diario, pero que no se lo puede permitir, y que también lleva años lidiando con las críticas, que se acentuaron cuando empezó con Jesé. “Me han criticado mucho por estar con él, me acusaban de estar con el padre de mi hijo por dinero” reconocía.

La última palabra fue la más complicada para Aurah: “infidelidad”. Hay que recordar que poco antes de entrar al concurso ella pilló a Jesé, con el que había regresado, junto a otra chica acostado en un sofá. Sobre ese término, Ruiz señaló que no merece ni un segundo de su tiempo, pero no pudo evitar llorar después, recordando todo lo sucedido.