Televisión

¿Le compensa a TVE tener a Jesús Cintora con toda la casa en contra?

El Comité Intercentros de RTVE ha acudido a la justicia para denunciar la externalización parcial de 'Las cosas claras'

25 noviembre, 2020 09:23

Hace ahora justo una semana y sin ser presentado a los medios, La 1 de TVE estrenaba el nuevo programa de Jesús Cintora, Las cosas claras, precedido de una fuerte polémica debido a las protestas de los trabajadores de la casa porque consideraban que el formato vulneraba distintas leyes de la Corporación.

En concreto, los profesionales de la pública, incluido rostros de peso como Xabier Fortes, recordaban que el artículo 7.5. de la ley de radio y televisión de titularidad estatal establece que "la Corporación RTVE no podrá ceder a terceros la producción y edición de los programas informativos".

RTVE no ha abierto ningún proceso público y transparente de carácter interno para recabar personal para ese programa

Y en este caso, el programa está producido en colaboración con La coproductora, la productora de José Miguel Contreras, el que fuera creador y consejero delegado de laSexta y hasta hace poco tertuliano de Al rojo vivo. 

De ahí que, tras conocer de primera mano la defensa de la cadena, que se ha justificado diciendo que ha fichado a 25 personas externas porque "no había personal voluntario suficiente”, el Comité Intercentros de RTVE (representada por los sindicatos UGT, SI, USO y CGT), haya acudido a la justicia para denunciar la externalización parcial del debate.

Desde el Consejo de Informativos se ha asegurado que "RTVE no ha abierto ningún proceso público y transparente de carácter interno para recabar personal para ese programa" por lo que consideran que ese argumento no es válido. 

De hecho, el ejemplo más flagrante es que la cadena ha optado por incorporar al programa al equipo de 'Maldita Hemeroteca', con Clara Jiménez al frente, cuando la propia corporación tiene un equipo de verificación llamado Verifica TVE.

No ha sido la única polémica. Por si fuera poco, el estreno del nuevo programa de Cintora provocó la dimisión de la directora de Magazines de TVE, Isabel Cacho, por estar en desacuerdo con las decisiones del director de Información y Actualidad, Enric Hernández. 

Al parecer, Cacho habría comentado con distintos compañeros que tiene la impresión de que quien "realmente hace y deshace en el área de magazines (y actualidad) que ella supuestamente lidera" es Hernández.

Quinta opción de su franja

Hasta el momento, Las cosas claras ha promediado un 10% y 591.000 espectadores en el tramo de de 13 a 14:15 horas y un 7,3%y 777.000 espectadores (de 14:15 a 15 horas), lo que mejora los datos conseguidos una semana antes por Cocina al punto (5,9% y 344.000 espectadores) y Como Sapiens (5,3% y 569.000 espectadores). 

Sin embargo, según datos de Kantar, la evolución del programa ha sido descendente pasando de un 9,2% el pasado lunes a un 7,7% el pasado viernes, lo que lleva a promediar en la semana un 8,3% y ser la quinta opción de su franja (de 13:00 a 15:00) por detrás de Telecinco (16,3%), Antena 3 (15,5%), laSexta (12,1%) y Autonómicas (12,6%).

Con estos antecedentes, a los que se suman ya sus primeras polémicas como las críticas que ha recibido el programa por dar voz a cuatro exaltados franquistas el pasado 20N o por explotar los asuntos favoritos de Unidas de Podemos, muchos se preguntan en Torrespaña si a la cadena le compensa tener un programa así en antena. 

Sobre todo teniendo en cuenta la degradación que ha sufrido la cadena en términos de imagen durante los últimos meses después de que la solución provisional de elegir una administradora única se haya alargado más de dos años, y de que se haya creado un cargo ex profeso para Enric Hernández como Director de Información y Actualidad.

Tras dos años y medio paralizado el concurso público del que saldrá el nuevo Consejo de Administración de RTVE, la Mesa de la Comisión mixta de control parlamentario de RTVE ha acordado “por unanimidad” reiniciar el proceso con los 95 aspirantes iniciales que se presentaron al concurso. 

Esto debería llevar a que en los próximos meses haya un nuevo presidente para la Corporación. ¿Mantendrá entonces en la parrilla de La 1 un programa que sólo está trayendo quebraderos de cabeza a la radiotelevisión pública?