Alicante

La consellera de Sanidad, Ana Barceló (PSOE), ha anunciado este lunes la retirada del proyecto de creación de la empresa pública a través de la cual se iba a canalizar a todo el personal tras la reversión de concesiones y servicios sanitarios, y la apuesta por la reversión directa. Fracasa por tanto en el anunciado intento de revertir el Hospital de Torrevieja, pero también las resonancias magnéticas y la farmacia hospitalaria.

Así se lo ha trasladado Barceló a las organizaciones sindicales de la Mesa Sectorial, a quienes ha comunicado que, tras escuchar a todas las partes y tener en cuenta todas las aportaciones realizadas. No se va a seguir adelante con la creación de la sociedad valenciana para la gestión de servicios sanitarios y se retira la propuesta de este instrumento para gestionar de forma directa los servicios sanitarios externalizados.

Noticias relacionadas

Como ha venido informando EL ESPAÑOL de Alicante, todo el proceso se ha llevado a cabo sin el acuerdo con los trabajadores ni con sus socios de Gobierno. es más, sin el acuerdo con la ley aprobada por socialistas y nacionalistas en 2017.

El comunicado

Según el comunicado de Sanidad en el que se informa de esta decisión, la Conselleria "se aparta así de la propuesta inicialmente planteada, que contaba con el aval del Consell Jurídic Consultiu", cuyo informe recogía que la fórmula para llevar a cabo la subrogación del personal de concesiones y servicios "debía ser la de empresa pública".

Por su parte, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra (Compromís), ha señalado en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell que "lo importante" es que el departamento de salud de Torrevieja será otra vez de gestión pública, y que la sanidad universal requiere que no sea "un negocio". Y es que este tema ha enfrentado a los socios de Gobierno. Así que es una derrota del PSOE dentro del Consell.

En este sentido, en vez de referirse a la derrota de sus socios, ha asegurado que con esta decisión hay "unos claros ganadores", los ciudadanos que viven en el departamento de salud de Torrevieja y que van a contar con un servicio público de gestión pública, así como el conjunto de la sociedad valenciana, que "va recuperando poco a poco un servicio público sin las fragmentaciones" del modelo de las concesiones privatizadas.

Nuevamente, el tripartito de izquierdas obvia que esos ciudadanos son los que están disfrutando de los mejores datos asistenciales de la Comunidad Valenciana con un sistema de colaboración público-privada gestionado por Ribera Salud.

Deslealtad

Preguntada sobre si el cambio de opinión de la consellera de Sanidad es mérito de algún otro conseller, ha afirmado que "es mérito del Consell", y ha rechazado la acusación de haber sido desleal por haberse reunido con los sindicatos sanitarios, ya que, según ha defendido, su trayectoria política "está fuertemente marcada por la lealtad", un valor que le define.

Respecto a la acusación del síndic socialista en las Cortes, Manolo Mata, de que había roto las "reglas del juego" del Botànic por esa reunión, Oltra ha indicado que no sabe "a qué reglas del juego se refiere", y por tanto no tiene "mucho más que añadir", y ha opinado que es conocida la "vehemencia y pasión" de Mata a la hora de expresarse.

La vicepresidenta ha rechazado que con la recuperación de la gestión pública en el hospital de La Ribera haya habido "un desastre en la calidad asistencial, antes al contrario", pues ha permitido reforzar áreas importantes del hospital y del departamento. Algo que han trasladado desde el PSOE a los trabajadores de Torrevieja en repetidas ocasiones.

Finalmente, preguntada sobre la parte del comunicado de la Conselleria de Sanidad en la que se afirma que con esta decisión se aparta de la propuesta inicial, que tenía el aval del CJC, Oltra ha indicado que no tiene por costumbre "glosar" comunicados de otros departamentos y no tiene nada más que añadir.