Torrevieja

La Conselleria de Sanidad de la Comunidad Valenciana que dirige la socialista Ana Barceló con el apoyo de nacionalistas y podemitas está siendo investigada por el Tribunal Supremo por el modo en que revirtió en 2018 el hospital de Alzira, gestionado de forma público-privada por la concesionaria Ribera Salud.

Noticias relacionadas

Aún así, continúa con sus planes de revertir el hospital de Torrevieja el próximo 15 de octubre, gestionado por la misma empresa y con la mayoría de los ayuntamientos, trabajadores y pacientes en contra del proceso. Es más, aumentando la carga administrativa en plena pandemia por Covid-19. 

No obstante, esta vez quiere hacerlo a través de una "empresa pública" de nueva creación y así eludir los problemas que le ha generado en la provincia de Valencia el traspaso de 1.000 empleados al controvertido modelo de "personal laboral a extinguir", ya que no puede asumirlos como funcionarios.

En este contexto, el diputado autonómico del PP José Juan Zaplana ha expuesto con la ley en la mano que si el Consell opta por crear una empresa pública para asumir al personal del departamento de salud de Torrevieja tras el rescate de la concesión será "ilegal".

Y es que la ley autonómica de Salud de 2018 (elaborada por el PSOE y Compromís en el Gobierno autonómico) recoge que el personal de las concesiones que pasen a gestión pública seguirán en su puesto "como personal a extinguir", por lo que habría que cambiar primero esta ley si se quiere crear esa empresa. 

Texto legal redactado y aprobado por PSOE y Compromís.

No obstante, los partidos del Botánico han hecho caso omiso en la sesión parlamentaria a la advertencia del PP. Se da la circunstancia de que como informó ayer este diario, los responsables de Recursos Humanos de la Conselleria echaron por tierra ante los trabajadores de Torrevieja el propio modelo que habían creado.

La culpa es del PP

Ante las palabras de Zaplana de que "no hay ningún indicador ni ninguna razón técnica o sanitaria que avale esta chapuza", y que se hace "exclusivamente por razones ideológicas" en un proceso "mal ideado, diseñado y ejecutado", socialistas, nacionalistas y podemitas no expusieron ningún argumento.

Es más, en dos ocasiones afeó al PSOE que utilice las "puertas giratorias" de sus cargos de libre de designación para situar como comisionado del departamento de salud a uno de sus exconcejales, de otra comarca y con una profesión ajena al mundo sanitario. Eso sí, muy conocedor de las fiestas de la Semana Santa de Elche, como mérito para el puesto.

El PSOE aseguró que el modelo Alzira que implantó el PP fue "una ruina para las arcas públicas y una extorsión para los trabajadores", en el que "directamente vendieron" a sus amigos la salud como un negocio.

Por su parte Compromís lamentó que al PP "no le tembló la mano para privatizar este servicio". Y Podemos recordó al PP que su historia "les acompaña", por lo que les ha recomendado que tengan "cuidado con lo que exigen al Consell".

Ni un sólo mensaje que tranquilizase a los 2.000 trabajadores que están viendo su futuro laboral en el aire, ni a los pacientes que comprueban cómo la calidad asistencial de Alzira ha caído en picado desde que se revirtió. Y es que Torrevieja sigue teniendo los mejores datos de la Comunidad con gestión público-privada.

Sindicatos "neutrales"

Los representantes de los sindicatos CSIF, Sindicato Médico y Satse en el Hospital Universitario Torrevieja Salud han emitido un comunicado en el que quieren "aclarar tras la propuesta del pasado viernes de la empresa concesionaria que nuestra posición sobre la finalización del contrato de la concesión del Departamento desde el principio ha sido mantenernos neutrales y creemos que así debe seguir siendo".

La reversión es una decisión ideológica y política y no corresponde a las secciones sindicales influir sobre ello. La propuesta de bajada de horas va condicionada a un apoyo de los trabajadores a la no reversión y pensamos que esta "debe ser una decisión individual de cada profesional. Representamos a muchos trabajadores con diferentes opiniones y creemos que solo desde la neutralidad podremos seguir representándolos a todos".