Alicante

La web de la Conselleria de Sanidad ha publicado en su web la resolución por la que se inicia el procedimiento "de elaboración del decreto de Proyecto-ley por el cual se autoriza la creación de la Empresa Pública de Salud de la Comunidad Valenciana". Es decir, el modelo de gestión pública de los actuales hospitales (y servicios como la resonancia magnética) actualmente en manos de empresas privadas como Ribera Salud.

Noticias relacionadas

Este documento, con fecha de 30 de marzo, ha sido inadvertido por el sector y no comunicado, sobre todo, a los trabajadores que se verán afectados. Entre otros, a los empleados del Departamento de salud de Torrevieja sobre los que pende la espada de Damocles de la reversión en 15 de octubre.

Como ha venido informando este diario, la plantilla de 1.400 trabajadores fijos y otros 300 con diferentes modalidades de contrato, llevan meses reuniéndose con los partidos políticos para que les expliquen en qué situación quedarán. Nadie les da explicaciones. hace dos años se publicó en el Portal de Transparencia de la Comunidad la creación de esta empresa y luego desapareció.

Reunión con el PSOE

Hoy mismo los trabajadores del hospital de Torrevieja, que da servicio a más de 160.000 personas en la Vega Baja alicantina (en verano se triplica) han mantenido una reunión con la portavoz del PSOE (de quien depende Sanidad), Carmen Martínez. Y les ha negado la mayor. Según la socialista todavía no está claro el modelo, 15 días después de estar firmado.

María José Ruiz, del Sindicato Independiente, ha manifestado al respecto que ya nada "le sorprende". "Martínez nos ha dicho en nuestra cara que hasta que la actual concesionaria, Ribera Salud, no envíe la documentación, no se sabrá que modelo de reversión se utilizará. Y ahora aparece esto", señala.

La cuestión no es baladí. Con el modelo de empresa pública los trabajadores no pasarán a ser funcionarios, sino empleados de una empresa que a diferencia de la actual, será de capital 100% público. Pero con dirección nombrada por Sanidad y con los actuales convenios laborales en el aire.

En este contexto los trabajadores no podrán puntuar en las bolsas de trabajo para acceder a plaza de personal "estatutario" (funcionarios), ni se mantendrán los derechos adquiridos por convenio con la actual empresa. Será pública porque correrá a cargo de los presupuestos de la Generalitat, pero actuará como una empresa propia.

Podemos y Compromís, socios de Gobierno del PSOE en la Generalitat valenciana ya han mostrado su disconformidad con este modelo. Los grandes sidicatos como CC. OO., también. Se avecinan muchos conflictos en los próximos meses.

Fuentes de Ribera Salud, concesionaria del hospital, han señalado a este diario que "esta decisión ratifica el fracaso de la reversión del hospital de Alzira y su modelo de gestión de personal". También, que "continúa la voluntad de la Conselleria de seguir experimentando y jugando con la incertidumbre de 1.400 familias". 

Alzira

Cuando se realizó la primera reversión, la de Alzira, se hizo sin modelo. Ahora deberá asumir éste. Los trabajadores se dividieron en "laborales a extinguir" y "estatutarios" (a través de bolsa). Los primeros actualmente están teniendo muchos problemas porque sus convenios llevan tres años caducados. En Torrevieja temen que les pase lo mismo.

Ante esta situación a los empleados no les valen las explicaciones del PSOE de "lo vamos a cambiar". Quieren que se clarifique e incluso se negocie, antes de la reversión de octubre para no perder derechos adquiridos.

En el documento, la Conselleria afirma que "abundando en la especificidad de las tareas realizadas y la naturaleza de los puestos de trabajo que se van a asumir por parte de la Conselleria", no se considera, en este momento, "eficaz su integración en los protocolos y organización de personal de los Departamentos de Salud".

Y que descrita "el instrumento más idóneo para dar una respuesta adecuada y rápida es la creación de una sociedad pública mercantil del Sector Público Valenciano, que ha de efectuarse con carácter de urgencia, para que asuma los servicios sanitarios que hasta el momento se prestaban a través de las fórmulas contractuales recogidas en la normativa en materia de contratación pública y que tenga capacidad además para acometer la gestión de los servicios sanitarios que le encomiende la Conselleria".