Torrevieja

Ayer miércoles, a las 20 horas, la Conselleria de Sanidad convocó de urgencia para una reunión al comité de empresa del Hospital Universitario de Torrevieja que quiere revertir a la sanidad pública el 15 de octubre. Y lo hizo para esta mañana, festivo en toda la Comunidad Valenciana. Todo ello, después de meses en los que los sindicatos llevan pidiéndole una reunión.

Noticias relacionadas

Veinte minutos antes de la cita, se cambia el lugar de la cita, del hospital gestionado por la concesionaria Ribera Salud, al auditorio de la ciudad. Y llega la sorpresa: la reunión es para que la consellera en persona, la socialista Ana Barceló, recule en su decisión de crear una empresa pública para gestionar el departamento de salud.

Excusatio non petita, accusatio manifesta. Barceló asegura a los representantes de los trabajadores que esta decisión nada tiene que ver con la esperada sentencia del Tribunal Supremo que puede echar atrás el más directo precedente de la operación, la reversión de Alzira.

Los sindicatos le espetan que nadie ha hablado de dicha sentencia que todavía no está colgada en el portal del Supremo, aunque se espera para estos días. Barceló niega que esté negociando con la concesionaria la prórroga de cinco años que le correspondía a Ribera Salud por contrato a cambio de no tocar el desastre de gestión de Alzira desde que Sanidad se ha hecho cargo del departamento valenciano.

Los sindicatos no salen de su asombro. Esta será la última reunión con Barceló porque a partir de ahora Sanidad negociará con la mesa sectorial, no con el comité de empresa. A partir de ahí, la versión oficial ofrecida por la Conselleria. 

También ha pedido a los sindicatos que critiquen al nuevo comisionado nombrado por la Conselleria, un abogado sin experiencia en el sector sanitario y de otra comarca, cuyo mayor mérito consiste en haber sido representante de las fiestas de la Semana Santa de Elche, José Pérez Ruiz. Los trabajadores le han recordado que las protestas contra el nombramiento fueron espontáneas.

La versión oficial

Barceló, a la salida de la reunión, ha asegurado que "pasará directamente a manos de la Conselleria de Sanidad" a partir del 15 de octubre. Según la socialista dejar atrás el intento de crear una empresa pública "es el resultado del diálogo, en los que se ha escuchado y se ha tenido en cuenta las opiniones y aportaciones realizadas por todas las partes". Sobre todo con sus socios de Gobierno.

"El objetivo primordial es el de prestar una asistencia de calidad a la población del departamento [pese a que con gestión público-privada es el que mejor ratio tiene de la Comunidad], ya que para la Conselleria lo más importante es que los ciudadanos estén perfectamente atendidos a través de una cartera de servicios de calidad", ha destacado la titular de Sanidad en un comunicado.

El hecho de que el PSOE rechaza la empresa pública que ha estado proponiendo y proyectando durante meses no significa que considere que el modelo aplicado en Alzira con trabajadores "laborales a extinguir" sin derechos, sea mejor. Así se lo ha expresado a los sindicatos. Como hace unos meses hicieron otros representantes de la Conselleria.