Andrea Reinosa Redacción | Agencias

Agentes de la Guardia Civil han detenido a un hombre de 23 años acusado de once delitos de estafa en varios puntos de la geografía española, por lo que contaba con órdenes de búsqueda de juzgados de Granda, Valencia, Huesca y Asturias. El detenido supuestamente vendía una videoconsola a través de una web de segunda mano, pero tras recibir el dinero de sus víctimas, jamás llegaba a enviarla

Noticias relacionadas

La Guardia Civil de Alicante ha comunicado que el hombre está en prisión provisional tras su detención en Cartagena (Murcia). Su madre, que ahora está en libertad con cargos, también habría sido arrestada, puesto que contaba con una requisitoria de un juzgado de Valencia.

La operación Lev se inició a raíz de una denuncia presentada a finales de mayo en el puesto del instituto armado de Novelda (Alicante). La víctima explicó a los agentes que había intentado comprar una videoconsola a través de una conocida aplicación de móvil. El supuesto vendedor le pedía 135 euros como reserva por ella, pero después no la llegaba a enviar

Al investigado le constaba otras diez denuncias similares interpuestas en distintos puntos del territorio nacional y por las cuales era buscado por varios juzgados de las provincias de Granada, Valencia, Huesca y Asturias. Además, pesaban sobre él cuatro órdenes de detención, y una de ellas con mandato de ingreso inmediato en prisión. Finalmente, el individuo fue localizado y detenido en la vivienda de su madre, situada en Cartagena.

Otro caso en Benidorm 

Por otro lado, la Policía Nacional ha detenido en Benidorm a un hombre de 32 años por su presunta implicación en un delito de robo con violencia y otro de estafa, de los cuales obtuvo un beneficio económico de más de 2.000 euros.

Según fuentes policiales, todo comenzó cuando el pasado día 8 de junio un ciudadano inglés denunció haber sido víctima de un empujón y posterior forcejeo cuando se encontraba accediendo al portal de su vivienda. En el robo, le sustrajeron cuatro tarjetas bancarias, 25 euros en efectivo, un teléfono móvil y un reloj inteligente valorados en 1.250 euros.

En días posteriores al suceso, el presunto autor utilizó en varias ocasiones las tarjetas bancarias de la víctima en diversos establecimientos comerciales de Benidorm incrementando de este modo su beneficio económico y defraudando un total de 778 euros.

Fruto de las pruebas digitales y documentales obtenidas por el Grupo VI de Policía Judicial de Benidorm y gracias a la colaboración de los integrantes de la Unidad de la Brigada Local de Seguridad Ciudadana se pudo identificar al presunto autor de los delitos.

El hombre, de 33 años y origen rumano fue detenido y tras prestar declaración en dependencias policiales fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de la localidad de Benidorm.