Alicante

Los trabajadores del Departamento de Salud número 22 de la Comunidad Valenciana (Torrevieja), han protagonizado esta mañana un sonoro rechazo a las autoridades sanitarias autonómicas del PSOE. Conselleria quiere revertir el servicio asistencial público-privado prestado por la concesionaria Ribera Salud sin respetar sus derechos laborales.

Noticias relacionadas

Estaba previsto que José Ruiz Pérez, abogado de profesión y con el único mérito de haber sido presidente de la Semana Santa y concejal de fiestas de Elche (en otra comarca), asumiera el cargo en Torrevieja. Y los trabajadores le han recibido con carteles, pitos e irónicos aplausos. 

Ruiz Pérez acudía acompañado, entre otros, de la secretaria autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria, Concha Andrés, la directora territorial de Sanidad en la provincia de Alicante, Encarna Llinares (exconcejal del PSOE y exsubdelegada del Gobierno nombrada por el mismo partido) y Carlos Giménez (exconcejal del PSOE de Alicante, exsenador y actual asesor de la Conselleria).

Puertas giratorias

Como ha informado EL ESPAÑOL, Ruiz Pérez cobrará 2.500 euros mensuales para encargarse de hacer de enlace entre el departamento y la Conselleria, después de que en 2019 no tuviese cabida en ningún cargo institucional en manos del PSOE. Ha "ganado" la plaza frente a un reconocido médico de Torrevieja. Y es que la reversión no se puede dejar en manos de no afines.

Con un visible "Lo que funciona no se toca" portado por una de las trabajadoras y cientos de pegatinas contra la reversión, los trabajadores (cerca de 1.700 personas en todo el departamento) protestaban por el modo en el que les está tratado desde la Conselleria de la también socialista Ana Barceló. Sobre todo, cuando con gestión público-privada tiene los mejores datos asistenciales y económicos de la Comunidad Valenciana.

UGT y CCOO han emitido un comunicado afeando este acto. "Nos parece una falta de interés por parte de la Conselleria de Sanidad que vengan hasta el Hospital Universitario de Torrevieja y no reúnan a los representantes de los trabajadores, ya que aún estamos a la espera de conocer el modelo de gestión que la Conselleria de Sanidad va a implantar en este departamento", han asegurado en un comunicado.

La Conselleria está pendiente de una resolución del Tribunal Supremo sobre la desastrosa reversión que hizo en Alzira en 2018 y desde el PP, el diputado José Juan Zaplana ya les advertido en sede parlamentaria que legalmente sólo pueden revertir Torrevieja con el mismo modelo que utilizaron en Alzira, asumiendo el personal como "laboral en extinción", a no ser que cambien su propia ley.