Alicante

El secretario general del Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana (CESMCV), Víctor Pedrera, ha remitido una carta a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, en la que pide que se aclaren las discrepancias de cifras de sanitarios contagiados que existen entre los datos faciltados por el Gobierno valenciano y los del Ministerio de Sanidad. 

Noticias relacionadas

En concreto, y tal como informó El Español el pasado domingo, la cifra que el departamento que dirige Ana Barceló entregó a los representantes de los trabajadores hace una semana era la de 9.857 casos, con un documento fechado el pasado 13 de mayo.

Sin embargo en el informe elaborado por el Ministerio, actualizado el 7 de mayo, aparece una cifra mucho más alta: 12.437, lo que convierte a la autonomía en líder de sanitarios afectados por Covid-19 en toda España, por encima de regiones con mucho más personal como Andalucía, Cataluña o Madrid. 

Esta diferencia de 2.850 casos resulta llamativa porque, en teoría, ambos documentos hacen referencia al mismo concepto: sanitarios con casos de Covid-19 confirmados y notificados entre mayo de 2020 y mayor de 2021; además, lo habitual es que el Gobierno se nutra de las cifras que le dan las comunidades autónomas. 

"Desconocemos a qué puede obedecer esa discrepancia en los datos publicados, lo que evidentemente no contribuye a generar la confianza que los profesionales necesitamos tener en nuestra Administración en situaciones tan críticas como la que estamos viviendo", explica Pedrera. 

"Esperamos que, como parte afectada, nos aclare debidamente a qué obedecen de forma urgente, y que ambas administraciones contribuyan mediante la transparencia y fiabilidad a ofrecer datos ajustados a la realidad y por tanto coincidentes", concluye el secretario general del CESMCV.

Sin material en la primera ola

El número de sanitarios infectados en la Comunidad Valenciana resulta especialmente relevante en un contexto en el que se está determinando desde los juzgados las responsabilidades del Ejecutivo autonómico a la hora de proveer de equipos de protección adecuados (EPI) a los profesionales durante la primera ola. 

Un juzgado de Alicante ya condenó al departamento de Ana Barceló en primera instancia, y posteriormente el Tribunal Superior de Justica (TSJ) de Valencia ha ordenado repetir el fallo pero incluyendo el cálculo concreto de las indemnizaciones para los profesionales afectados. 

Tal como adelantó El Español, los afectados pedirán entre 2.500 euros -para aquellos médicos no contagiados que tuvieron que trabajar en esas condiciones- hasta 45.000 -cuando no solo se contagiaron sino que acabaron en la UCI-

La representación legal de los médicos asegura que esta petición se puede hacer extensible a otros colectivos; de hecho, y según las cifras de Sanidad, los profesionales de Enfermería fueron los más afectados por el trabajar sin equipos de protección adecuados.