Estudiantes en el colegio.

Estudiantes en el colegio. Europa Press

Actualidad

Cuantas más niñas hay en la escuela, más productivo es el entorno de aprendizaje

Un nuevo estudio, publicado en 'School Effectiveness and School Improvement', investigó cómo el ambiente escolar influye en el rendimiento educativo de los niños y las niñas en las escuelas secundarias.

Los niños tienen más probabilidades de poseer un buen desempeño en las escuelas con una mayor proporción de niñas, lo que aporta más datos sobre por qué las niñas continúan superando a los niños en muchas materias educativas. Un nuevo estudio, publicado en 'School Effectiveness and School Improvement', investigó cómo el ambiente escolar influye en el rendimiento educativo de los niños y las niñas en las escuelas secundarias.

Al analizar las puntuaciones en las pruebas de lectura de más de 200.000 jóvenes de 15 años de más de 8.000 escuelas mixtas de todo el mundo, los investigadores descubrieron que el rendimiento de los niños era significativamente mejor en las escuelas donde más del 60 por ciento de los alumnos eran niñas.

La implicación es que cuanto mayor es el número de niñas en la escuela, más productivo es el entorno de aprendizaje. Debido a que los niños habían demostrado previamente una fuerte influencia del entorno de aprendizaje escolar, es más probable que se beneficien al tener un mayor número de niñas en la escuela.

Los autores sugieren que las características más comúnmente asociadas con el comportamiento académico de las niñas, como mayores niveles de concentración y motivación para un buen desempeño, pueden ayudar a explicar su influencia positiva. Como la lectura es una habilidad esencial que puede influir en el rendimiento en otras áreas temáticas, los hallazgos revelan la importancia de la igualdad de género en las escuelas.

La autora principal, la doctora Margriet van Hek, de la Universidad de Utrecht, Países Bajos, señala: "El peor rendimiento de lectura de los chicos es un problema generalizado, pero desafortunadamente también poco estudiado. Nuestro estudio muestra que el problema se refuerza cuando los niños asisten a escuelas con una población estudiantil predominantemente masculina. Sin embargo, las escuelas pueden ayudar a mejorar esta situación asegurando una distribución de género equilibrada en su población estudiantil".

Los resultados sugieren que las escuelas de un solo sexo y la educación vocacional, donde las asignaturas a menudo tienen un gran peso hacia un género en particular, pueden no ser beneficiosas para el aprendizaje de los niños. Los diseñadores de políticas educativas deberían por lo tanto considerar la introducción de medidas que fomenten una distribución de género más igualitaria en las escuelas.

Sin embargo, los autores de eta investigación solicitan más estudios para establecer hasta qué punto se replican las discrepancias a nivel escolar dentro del aula y si las diferencias detectadas en su trabajo están presentes en otras áreas temáticas.