LEGOPOLÍTICA

Un año de crisis políticas que se entienden mejor con Lego

En la jungla. Celebramos la incorporación del director de EL ESPAÑOL a los PolitiLegos con un repaso a su visión del año.

Los politilegos de Pedro Sánchez y Pedro J. Ramírez.

Los politilegos de Pedro Sánchez y Pedro J. Ramírez.

  1. Pedro Sánchez
  2. PSOE
  3. Lego

Rápido, ¿quién puede recitar de carrerilla todas las operaciones contra la corrupción y todos los procesos judiciales abiertos a tramas? ¿Qué políticos han subido y bajado entre unas elecciones y otras? ¿Qué partidos se han retirado, confluido o transfugado en los últimos meses?

2016 está siendo uno de los año más convulsos de la historia democrática española; la implosión del PSOE es sólo una muestra de ell0. Afortunadamente tenemos una manera muy nuestra de enfocarlo: con humor. Y una alternativa entrañable es la que nos ofrece la cuenta de @LosPolitiLegos, con sus adorables miniaturas de políticos y periodistas.

Desde aquí queremos celebrar la incorporación de nuestro directo Pedro J. Ramírez al elenco con un repaso de las crisis del año en su versión Lego. No podemos dejar de apreciar que lo que empuña no es una copia del diario EL ESPAÑOL, para el que por otra parte no hace falta papel. Pero entendemos que la cabecera WINTER TIMES es un homenaje a Juego de Tronos, serie por la que esta redacción auténtica devoción.

1. La larga sombra de Susana

Apenas nos estábamos recuperando del descalabro electoral navideño y haciéndonos a la idea de que iba para largo cuando Los PolitiLegos abrían su cuenta. Y lo hacían con la presidenta andaluza acechando al secretario general. ¿Podrían haber habido una mejor premonición?

2. Operación Taula 

El dicharachero Alfonso Rus caía por una cinta en la que se le oía contar hasta "dos millones de pelas". Su compinche Marcos Benavent renegaba de su época de 'yonqui del dinero' y se hacía hippy. El escándalo de la financiación irregular en el PP valenciano ardía: Rita Barberá se marchaba al Senado a pasar el caloret dejándose el carné del partido por el camino.

3. La fortuna opaca del clan Pujol 

Uno a uno fueron pasando ante el juez, y uno a uno han quedado en libertad sin medidas restrictivas. Los tentáculos de los millones malversados por los Pujol se extienden de Andorra a Suiza y de Panamá a Bahamas, pero ellos siguen paseando en libertad.

4. La Púnica 

Millones que aparecían en lo alto de armarios y que dejó "el señor de Ikea", fiestas, "cojo-casas", cuernos... y mientras tanto, Esperanza Aguirre que no sabía nada.

5. El pacto de El Abrazo

¡Todos quietos! PSOE y Ciudadanos han conseguido pactar. Los números no dan, pero de ilusión también se vive. Hubo investidura, hubo besos, hubo manos manchadas de cal viva... y al final, no hubo nada.

6. La infanta Cristina declara

Le tocó hablar de sus negocios, pero habló poco. La hija del rey Juan Carlos se acogió a su derecho a no declarar. Poco después sus acusadores de Manos Limpias se metían ellos mismos en un lío y el horizonte de Cristina de Borbón aparecía de repente despejado.

7. El 'compi-yogui' de la Reina

"Y lo demás, merde" escribía en un mensaje la reina Letizia al empresario Javier López Madrid al saltar el escándalo de las 'tarjetas black' de Bankia. No sería el último fregado para la Casa Real, con permiso del 'caso Nóos': a doña Pilar la pillaban poco después con las manos en los papeles de Panamá.

8. La crisis en Podemos 

Pablo Iglesias decapitaba al errejonista Sergio Pascual y el susodicho Íñigo Errejón desaparecía durante días. Entraba Pablo Echenique como sustituto en la secretaría de Organización de Podemos y le pillaban con las manos en la masa con un asistente sin declarar. Y cuando todavía los morados trataban de asimilar los resultados del 26-J, un intercambio de tuits volvía a liar las cosas.

9. Bárcenas tira de la manta

Sí, había 'caja B': el extesorero y experto en el manejo de sobres lo confirmaba ante el juez. Luis Bárcenas todavía tiene que entenderse con su antiguo partido sobre el caso de sus ordenadores destruidos. Pero la cosa se ponía fea cuando Javier Maroto le escupía a la cara su "asco".

10. Rajoy se abre a Jordi Évole

Lo improbable sucedió: a Mariano Rajoy le entró en la cabeza que si quería atenuar el golpetazo electoral, debía atreverse a salir de los formatos encorsetados, y ahí que se fue a ejercer de anfitrión de "don Jordi" en la Moncloa. Entre las revelaciones de aquella noche, que el presidente del Gobierno no usa WhatsApp, sino 'el tuit'.

11. Papeles de Panamá

Fueron un par de semanas excitantes para España: abrir la prensa cada mañana esperando encontrar el nombre de un nuevo señalado por la filtración de los documentos del bufete Mossack Fonseca. Aristócratas, artistas, empresarios... y políticos. El malogrado José Manuel Soria fue pillado mintiendo sobre la empresa offshore de su familia y le tocó hacer las maletas.

12. Unidos Podemos

Atrás quedaron las suspicacias, las maledicencias y los "cuécete en tu salsa de estrellas rojas": Izquierda Unida y Podemos confluían para el 26-J con un despliegue de arco-iris, corazones, sonrisas y programas-catálogo del IKEA. La fusión no convenció a todos, especialmente a los que veían a IU claudicante; y después de que el sorpasso al PSOE quedara en agua de borrajas, todavía hay quien no lo ve claro.  

13. Las grabaciones a Fernández Díaz

"Eso la Fiscalía te lo afina" y otros propósitos indecorosos en boca de un ministro de Interior fueron los que pudieron escuchar en la grabación en la que Jorge Fernández Díaz departe con el jefe Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, sobre cómo imputar casos a políticos independentistas catalanes. El escándalo fue mayúsculo; las consecuencias, al contrario que con Soria, escasas.

14. Segundas elecciones

Y los españoles volvieron a votar en verano. Rajoy dio por fin la cara en un debate a cuatro. Los resultados le fueron un poco más amables, pero los contactos en pleno agosto se hicieron esperar. Pedro Sánchez improvisó un Periscope desde Ferraz y fue agredido de un ramazo. Al final Ciudadanos se aupó pero se repitió el escenario: una investidura destinada al fracaso. Y así estamos ahora, rondando peligrosamente la trilogía.

15. Todo vuelve a empezar

¡Ay, Pedro! Si tan solo hubieras escuchado a los PolitiLegos que te advertían sobre Susana... Claro que ni siquiera ellos hubieran imaginado tanto suspense en el desenlace. Un secretario general traicionado, asediado, resistiendo hasta el final con un puñado de los suyos... un final épico, ¿o estamos solo en el intermedio? En cualquier caso, la historia seguirá contándose... con Legos.