La dermatóloga Elisa Pinto.

La dermatóloga Elisa Pinto.

Reapertura del caso

El infierno de la doctora Pinto: "Me acuchillaron y nadie me ayudó. Ahora se investigará todo"

La dermatóloga Elisa Pinto ya respira más tranquila. Desde que denunciara por acoso, amenazas y agresiones a Javier López Madrid, yerno del dueño de OHL y amigo de los reyes, ha vivido “cuatro años horribles”. Ahora la justicia ha ordenado reabrir el caso. "Es un rayo de luz".

Juan Luis Galiacho

“Ni estoy loca, ni soy tonta, ni imbécil como muchos me han llamado”. Estas fueron las primeras palabras de la doctora Elisa Pinto Romero a sus amigas tras ver un rayo de luz después de que la Audiencia Provincial de Madrid ordenara la reapertura de la investigación contra el empresario Javier López Madrid por el caso de presunto acoso sobre ella.

"Me han amenazado, me han acuchillado y nadie ha investigado. Nadie me ha ayudado y me han dejado sola. Tampoco las Asociaciones de Mujeres han dicho nada. Por primera vez alguien ha hecho su trabajo, no sé si me darán la razón o no, pero al menos van a investigar las actuaciones de la Policía y del señor López Madrid y su amigo Villarejo y de toda esa cúpula policial. La decisión de la Audiencia es un rayo de luz para que me escuchen y sentirme defendida. Ahora se investigará todo", han sido sus primeras palabras tras conocer la noticia, según ha podido saber EL ESPAÑOL.

“Todos estos meses desde el verano de 2013 han sido una pesadilla. Sólo el hecho de levantarme por la mañana ya lo era, ir a trabajar y abrir la puerta de mi consulta y pensar que los pacientes pudieran interpretar que soy una loca, una enferma de manual, me hacía derrumbarme”, se sinceraba así ante sus más cercanos la doctora Elisa Pinto. “Me refugiaba en mi bata blanca, en mis zapatillas de médico, intentaba reafirmarme como persona en mi profesión”. La dermatóloga lleva cuatro años de calvario en todas sus facetas: la personal y la profesional.

“Mis clientes me miraban raro. Muchos días, pensaba en irme a vivir fuera de España, desaparecer del mapa, pero al final me debía a mi familia que siempre me ha apoyado”. Estas reflexiones que hacía en voz alta ante sus más íntimos han sido su día a día desde el verano de 2013. Últimamente Elisa ha recobrado una vida más normal, junto a sus hijos, con los que intenta tener una vida ejemplar con un control estricto de la comida, hábitos y costumbres, aunque muchas de sus aficiones ya no las ha vuelto a hacer, al menos con la misma intensidad, como viajar al extranjero o visitar los restaurantes madrileños. 

Elisa Pinto, dermatóloga de profesión, saltaba a los medios por acusar de acoso sexual, amenazas coacciones y presuntas agresiones, al empresario Javier López Madrid, yerno del magnate Juan Miguel Villar Mir —está casado desde 1990 con su hija Silvia— y consejero de la constructora OHL y otras empresas del grupo. López Madrid está además hoy investigado por la Operación Lezo —en libertad bajo fianza de 100.000 euros—, así como por el caso Púnica y por la presunta financiación ilegal del PP.

Javier López Madrid es amigo íntimo de los reyes de España, Felipe y Letizia. Tanto es así que el caso de acoso a la doctora saltó desde los juzgados a la prensa tras conocerse los mensajes privados que López Madrid se cruzaba con los reyes: “Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso, compi yogui. I miss you!!!”, escribió la reina Letizia.

Desde entonces han sido años de lucha por parte de la doctora Pinto contra la opinión negativa de Fiscalía, jueces y la propia policía. Ella ha intentado demostrar su verdad apoyándose en cinco abogados diferentes, desde que el 13 de diciembre de 2013 interpusiese la primera denuncia ante la comisaría del barrio madrileño de Chamartín.

Su primer abogado fue el catedrático Luis Rodríguez Ramos. El siguiente fue el mediático letrado Marcos García Montes, que siempre creyó en la versión de la dermatóloga:

“Es una mujer muy digna. Creo en las lesiones que vi y estoy convencido de que siempre ha dicho la verdad”, afirma Marcos García Montes, uno de los cinco letrados que la ha defendido en este largo proceso. Su actual abogada es Ana Blanco Vázquez de Prada, que se ha convertido en su amiga y que ahora lleva con éxito este procedimiento judicial “muy complejo”. Ningún abogado ha hablado nunca mal de ella.

Elisa Pinto ha sido y es una de las dermatólogas más reconocidas de la capital de España. Su clínica ha sido visitada por la jet madrileña para todo tipo de consultas, desde los tratamientos más estéticos a cuidados más generales. Es la directora del servicio de dermatología de la clínica Ruber, antes San Camilo, situada en la calle Juan Bravo de Madrid. Para sus clientes, “es una persona inteligente, activa, con una cabeza privilegiada”.

Fue alumna aventajada del prestigioso doctor Soto Melo, el dermatólogo de la jet y amigo del padre de Elisa. Su relación con Elisa fue tan cercana que llegó a un acuerdo con ella por la que ésta no cobraba por hora de trabajo, sino por consulta, por paciente visitado, lo que le creó una cierta animadversión personal con la hija del doctor Soto Melo, Alejandra Soto López de Toledo, que llegó a declarar en su contra en el procedimiento. Aun así, la relación con el doctor Soto Melo fue tan buena que una vez que éste se jubiló y cerró su consulta privada dio órdenes al portero de donde tenía la clínica que se le derivaran a Elisa todos sus pacientes. También pasó a trabajar junto a la doctora Pinto la enfermera de Soto Melo, Silvia, una testigo clave en el presunto acoso de Javier López Madrid. Fue con la jubilación del doctor Soto Melo, cuando toda la familia López Madrid pasó a la consulta de Elisa Pinto.

El empresario Javier López Madrid.

El empresario Javier López Madrid. Gtres

La primera consulta fechada de Javier López Madrid se produjo el 13 de marzo de 2013. Desde ese día, según declaró el propio López Madrid, “hubo un intento de coqueteo por su parte”. A partir de junio de 2013 ese interés se traspasó, según la versión de la dermatóloga, a llamadas continuadas y compulsivas, a acudir a la consulta sin cita previa y a mandarle decenas de mensajes. La situación empezó pronto a ser más que tensa y a afectar la vida personal y laboral de la doctora Pinto. “Se presentaba en la clínica sin tener cita previa, lo que producía en Elisa un enorme desasosiego”, afirman sus amigas. El hospital no podía prohibir a nadie la entrada con lo que sólo tenía como defensa a su enfermera Silvia, a la que pedía que no le dejara pasar. Todo ello llevó a un cambio importante de hábitos. 

Lo primero que hizo fue comunicárselo a su marido, Carlos Sánchez-Cabezudo Díaz-Guerra, médico especialista en cirugía general y digestiva en un hospital público de Madrid pero también con consulta en el antiguo San Camilo, hoy Ruber. También se lo contó a su amiga íntima Patricia Rumeu y a otra compañera italiana con quienes compartía cena semanal.

Elisa tiene tres hijos. Tanto su marido como su amiga italiana sugirieron de entrada a Elisa que denunciara. Por el contrario, su amiga española no se le recomendó por los problemas que le podía conllevar. “Va a acabar interfiriendo en tu vida personal”, le dijo. Su marido nunca entendió por qué ella no denunció los hechos, incluso hubo momentos de fuerte discusiones personales. Este motivo le hizo desesperarse.

Aun así, su marido siempre ha estado a su lado, sin fisura alguna, aunque en ocasiones le diga a sus amigos “a veces parezco de cara a la gente un idiota de película, pero creo firmemente en mi mujer ante las acusaciones de manipulación y autoapuñalamiento. Ella no soporta la sangre y, además, aprecia mucho la estética como dermatóloga que es. Es muy difícil autopuñalarse en un lugar complicado como la tripa”. Para sus amigas, si Elisa hubiera querido hacer daño de verdad a López Madrid, “hubiera llamado a su mujer, Silvia Villar Mir, y le hubiera contado todo, además de enseñarle los mensajes”, afirman. 

Silvia Villar Mir es la mujer de Javier López Madrid e hija del dueño de OHL.

Silvia Villar Mir es la mujer de Javier López Madrid e hija del dueño de OHL.

El papel de Carlos, su marido, ha sido fundamental para pasar estos duros años. “Le ha apoyado en todo, muy unidos, tomando decisiones conjuntas. No considera que haya manipulado a sus hijos. Sólo no perdona a su mujer que no haya denunciado desde el primer momento. Está muy preocupado por lo que podía pasarle a sus hijos. Incluso, acudía a la puerta del colegio por si se acercaba la persona que les había amenazado”, señalan los más cercanos la pareja. Precisamente, la doctora hizo testamento en marzo de 2013 y dejó una albacea para los niños, porque en ese momento pensaba que su vida corría peligro. “Creía que, a través de alguna persona, le acabarían matando o haciendo daño”, afirman. Eso mismo manifestó por teléfono y así puede oírse en las escuchas de la policía.

Según contó a sus amigas, Elisa perdía su calma ante todas las llamadas de López Madrid. “Intentamos tranquilizarla, aunque afirmaba que era una situación terrorífica. Todo esto llevó a que un día amenazara a López Madrid con que iba a denunciarlo. Incluso, un día, muy cansada, ya le dijo textualmente: 'Te he denunciado', aunque no era cierto”. Pero esto no paró los mensajes amenazantes de López Madrid. Así, según contó la doctora ante la policía, éste se personó en París el 14 de septiembre de 2013 durante el viaje que ella hizo junto a su amiga Patricia Rumeu, lo que llevó a suspender la excursión y volver a Madrid. “Aunque él lo ha negado, las pruebas de la investigación sí indican que acudió con el avión privado de la empresa OHL”, señalan fuentes de la investigación. 

Fue el 10 de diciembre de 2013 cuando se produjo uno de los hechos más determinantes del caso. López Madrid se presentó sin cita a la clínica San Camilo, pero la enfermera Silvia recibió la orden de Elisa de que no le dejase entrar. Él le dijo que iba acompañado de un abogado. Eso llevó a que la doctora le permitiera la entrada. Las investigaciones están determinando si este abogado es el comisario José Villarejo.

A pesar de ello, Elisa sigue sin denunciar y considera que la Policía es quien tiene que investigar. Pero todo cambia el 13 de diciembre de 2013 cuando su hijo, entonces con 10 años, vuelve a casa del colegio, en la zona norte de Madrid, y comenta que un señor se le ha acercado y le ha dicho: “Dile a tu mamá que la seguimos”. A partir de entonces extrema al máximo su seguridad. Pide que el niño salga por la puerta de atrás del colegio, por donde salen los escolares de menos de 10 años, acompañado de un adulto. A raíz de esto teme por sus hijos y pone la primera denuncia en la Comisaría de Chamartín, que controla el comisario Jaime Barrado. 

Cuenta allí que se siente vigilada, controlada y espiada. “Quien sea, sabe dónde estoy y qué hago”, afirma en su denuncia. “Me da datos exactos de dónde he estado y qué he hecho”. Así, en la Navidad de 2013 va a comprarle un regalo a su marido, una bufanda a la tienda de Loro Piana. Y según compra el regalo, recibe en su WhatsApp una foto con la misma bufanda que ha comprado a su esposo. López Madrid niega que haya sido él quien lo haya enviado, pero casualmente la foto llega tras interponer la primera denuncia. Todo esto agrava aún más su situación anímica. 

Pasan los días y la situación no mejora. El 21 de diciembre de 2013, una persona desconocida volvió a visitar a un hijo al colegio y le dice: “Dile a tu madre que estamos pendientes de vosotros”. Todo esto lleva a que esas Navidades se vaya fuera de España, a Santo Domingo, junto a su marido, hijos e, incluso, la asistenta. Vuelve a Madrid el 5 de enero, víspera de Reyes. En ese momento se da cuenta de que hay informes policiales, según ella mismo denunció, que señalan que desde una ubicación cercana a su casa se han mandado mensajes de amenazas a López Madrid, algo imposible porque ella estaba fuera de España. Por ello, solicita que se geolocalice su teléfono y se registren sus llamadas para demostrar que ella no le puso ningún mensaje o llamada, pero desde la comisaría de Chamartín no hacen caso y siguen su propio camino.

Agresiones físicas

El 13 de enero de 2014 se produce la primera agresión física, un intento de apuñalamiento en el brazo. El agresor entra por la parte de atrás de su coche, un SsangYong Rodius, al grito de estás sola y le hace una herida cortante. Elisa va a la comisaría de Chamartín y denuncia, se da cuenta que la persona que le agrede tiene un tatuaje de un círculo con una estrella en la mano. Desde la comisaría, que dirige Jaime Barrado, le indican que es un tatuaje típico de los ex presidiarios. Pero la Policía, en lugar de inmovilizar el coche, tomar huellas, hacer las pesquisas en la zona y comprobar las cámaras de seguridad, no realiza nada. Tanto es así que el marido le pregunta a los policías: “¿Qué van a hacer con el coche?”  y estos le contestan: “Qué se cree… que somos el CSI”. Las manchas de sangre están semanas en el vehículo. Tras esta agresión, los mensajes no se reducen. En febrero de 2014 recibe varios mensajes amenazándola con “pinchar a tus hijos”, “te vamos a matar”. “Eres una puta y lo vas a pagar caro por hacerte la lista”.   

El segundo apuñalamiento con arma blanca fue el 10 de abril de 2014. Esta agresión se produjo sólo tres días después de que Elisa y su abogado denunciaran todos los hechos al grupo especializado en Violencia a Mujeres y Menores (EMUME) de la Guardia Civil, de Tres Cantos (Madrid), a la vista del nulo éxito de las hasta 12 denuncias puestas en la comisaría de Chamartín. Este segundo apuñalamiento se produjo por la tarde, en la calle Triana, cerca de Pío XII, cuando venía de recoger a los niños del colegio. Elisa se dirigía a un centro de comida rápida cercano a comprar unas hamburguesas que había prometido a sus hijos. Doblando en su casa por el comienzo de la calle Triana notó un golpe y vio que se había soltado la silla de su hijo Carlos. Paró con el fin de ver qué había pasado y es al bajarse del coche cuando la apuñalan, con una herida de cuatro centímetros en el vientre.

Según afirma ella, el agresor le dice: “López Madrid quiere que estés callada”. Grita entonces a su hijo para que cierre la puerta. Tras huir el agresor y comprobar que su hijo está bien, va a su casa donde hay siempre una persona de seguridad en la garita. No se para ver al agresor, sólo busca proteger a su hijo, que estaba histérico, y al que pide que suba arriba a su duplex. Acude tanto el Samur como la Policía, que de nuevo no pide las grabaciones de las cámaras de seguridad estando la vigilada Escuela del Ejército al final de dicha calle. A pesar de lo que dicen los policías de Barrado las cámaras sí identifican que el coche pasó por allí a las nueve horas y nueve minutos de la noche. El Samur trasladó a Elisa al hospital, donde le practicaron cuatro puntos de sutura.

Se produjo un atestado que ella consideró sesgado. Esa misma noche, la comisaría de Chamartín llama a las 23:00 horas para que vaya a declarar. Su marido indica que no es el momento adecuado, que irá al día siguiente. Cuando va a allí, le hacen un interrogatorio, aunque como no se fía, lo remite a la Guardia Civil y a la denuncia que ha hecho al Emume. Se produce un enfrentamiento y ella acaba denunciando esta actuación policial en el Juzgado de Guardia. Desde entonces, Elisa no ha vuelto a conducir un coche, empieza a moverse en taxi y llega a pagar hasta dos escoltas, a diario y fin de semana, aunque al final no puede asumir su coste y abandona este servicio.

Tras este último altercado, “la familia vive en su casa como en una cárcel, limitados por el miedo y la necesidad de protección. Se acabaron los cumpleaños, el cine, e ir a ningún sitio. El principal temor de Elisa era que algún día fuesen a hacer algo malo a los niños para amedrentarle y se les fuese la mano”, cuentan sus más íntimos. “Lo han pasado horrible. Su hijo necesitó tratamiento psicológico, estaba nervioso, con la mirada baja y temblor en las piernas. Decía que su madre era una “preocupona”, que no le deja bajar al parque. El niño se pasó muchos fines de semana en casa, sin salir, viendo vídeos. Ella intentaba que se sintiera protegido. Los niños siempre iban con conductor para entrar por la puerta de atrás del colegio”, afirman sus más cercanos.

La doctora Elisa Pinto en la redacción de EL ESPAÑOL en febrero de 2015.

La doctora Elisa Pinto en la redacción de EL ESPAÑOL en febrero de 2015. Diego Sinova

Interviene el Ministerio de Interior

La deriva de las investigaciones llevó a que la doctora denunciase en febrero de 2015 ante la Secretaría de Estado del Ministerio del Interior al comisario de Chamartín, Jaime Barrado, y a otros policías. Denunció la presunta manipulación e incompetencia de esta comisaría, lo que desató una guerra policial. Intentó demostrar cada uno de los “errores” de los informes policiales admitidos por la juez y la Fiscalía sin ningún tipo de comprobación. A medida que la Secretaría de Estado de Interior empezó la investigación se constató que ha habido más de 70 comunicaciones entre López Madrid y el excomisario Villarejo, y también con otros mandos policiales.

“Elisa nunca ha podido competir con ese maremagnum policial que se reflejaba en los medios que dominaba López Madrid”, señalan sus amigas. La doctora tuvo una rueda de reconocimiento fotográfico en 2014 en la comisaría de Chamartín en la que señaló dos fotos del comisario Villarejo, una de joven y otra más mayor, como la persona involucrada en el caso. “Elisa no le conocía de nada, ni cuando fue a su consulta supuestamente como abogado”, afirman sus amigas. Ahora, tras la reapertura de la investigación judicial, Villarejo tendrá que someterse a una rueda de reconocimiento. Como también se tendrá que explicar por qué desde septiembre de 2013 hasta el 20 de octubre de 2015 no declaró ante el Juzgado de Instrucción nº 39 Javier López Madrid, transcurridos más de dos años. En esa declaración relató muchas cosas ante el temor del volcado de su teléfono, como sus contactos con el excomisario Villarejo. Además, las pruebas periciales de salud de la doctora no han señalado que tuviera ningún problema psicológico o un carácter manipulador. 

Elisa se volvió a derrumbar por completo cuando la fiscal del Juzgado número 39 pidió el archivo del caso en febrero de 2016. “Se pasó el día llorando. Llamó por teléfono a sus abogados. Decía que jamás hubiera denunciado si hubiera sabido lo que le iba a pasar a pesar de ser verdad lo acontecido. Han sido cuatro años horribles”, afirman sus más cercanos. Además, estas últimas Navidades alguien le ha denunciado ante la Fiscalía de Menores para que le retiren la guarda y custodia de sus hijos. Fue su último gran mazazo. Asuntos Sociales llamó a declarar a la doctora Pinto y a su marido Carlos en enero de 2017. Y, otra vez, Elisa se derrumbó. 

Las repercusiones económicas también han sido importantes. Algunas aseguradoras ya no la incluyen en su cuadro médico. Sigue de jefa del servicio de dermatología de la Clínica Ruber, pero ya no es imagen de marca para dicha clínica. “Aunque la mayoría de los clientes no le han fallado, la preocupación de su papel en el hospital es evidente... si sigue o no. Ha tenido miedo a que algún día la echaran, aunque esto nunca ha sucedido. Pero esta situación la llevó a adelgazar y quedó como un pingo”, afirman sus amigas. “Dejó de salir por lo que podían decir de ella. Dejó de ir a cenas y a las reuniones mensuales con las madres del colegio. Sentía que la miraban como la mala de la película, el cotilleo de todos”. Una excepción a esta rutina en la que se sumergió, fue un viaje durante el último verano a Perú. “Se fue toda la familia de “mochileros”, en un viaje donde el objetivo era que los niños aumentasen sus vivencias y aprendieran a organizarse. P ara ello les regaló máquinas de fotos y agendas para que plasmaran y organizaran todas sus experiencias”.

Ahora, tras la reapertura por la Audiencia Provincial del caso, se siente más tranquila. "Me han amenazado, me han acuchillado y nadie ha investigado. Nadie me ha ayudado y me han dejado sola. La decisión de la Audiencia es un rayo de luz para que me escuchen y sentirme defendida. Ahora se investigará todo".