El Pandemonium

No se puede

  1. PSOE
  2. PP Partido Popular
  3. 26-J
  4. Ciudadanos
  5. Elecciones Generales 2016
  6. Opinión

1. Pues parece que no, que no se podía.

2. Ayer perdieron todos menos Mariano Rajoy. Y eso que es más difícil encontrar un votante del PP que un trébol de cuatro hojas. Pero luego llegan las elecciones, salen todos de donde sea que se escondan durante cuatro años y votan en masa. Hay que reconocerles el mérito: tienen más dotes de camuflaje que un ninja.

3. España es de centroderecha. En escaños y en votos. El bipartidismo sale reforzado.

4. Últimamente el pueblo le ha cogido afición a eso de equivocarse al meter el voto en la urna. El brexit, la subida del PP, el batacazo de Podemos… ¿A que gana Trump?

5. A las 20:01, con las encuestas a pie de urna, las del pueblo, Pablo Iglesias era el próximo presidente del Gobierno. Luego se pusieron los tecnócratas a contar votos reales y se torció la cosa. Las matemáticas son casta.

6. Lo de las empresas demoscópicas en este país es de vuelta al ruedo. Les voy a enviar el currículum vitae, a ver si me cogen. El jerez ya me lo llevo yo puesto de casa.

7. El papel de Pedro Sánchez es de los que no se envidian. O hace presidente a Rajoy o lleva a los españoles a unas terceras elecciones. Y no: no tiene otra (que no implique una guerra civil en este país). Al menos le queda la alegría de que Susana Díaz se ha estrellado casi en la misma medida que él.

8. El socialista Simancas habló en La Sexta de “las fuerzas del cambio”. Se deduce que incluye al PSOE entre esas “fuerzas del cambio”. Alguien debería explicarle que el objetivo a exterminar por parte de las “fuerzas del cambio” era, precisamente, el PSOE. Pero allá cada cual con su síndrome de Estocolmo.

9. La prueba de la decadencia imparable del PSOE es que ayer celebraron cuatro derrotas: 1) no haber sido sobrepasados por un partido populista de extrema izquierda nacido hace apenas un par de años, 2) haber perdido sólo cinco diputados, 3) empeorar sus peores resultados, y 4) perder de manera quizá definitiva el aura de “partido de gobierno” capaz de obtener por sí solo mayorías absolutas.

10. Menuda jugada genial la de los estrategas de Podemos. Fuerzan unas segundas elecciones con el objetivo de sobrepasar al PSOE y obtienen unos resultados mucho peores que los de diciembre aún sumando a IU. Perder más de un millón doscientos mil votos en apenas seis meses sólo está al alcance de los peores de entre los peores.

11. España, guste o no guste, se parece hoy en día más al PP que a ningún otro partido político. Y eso incluye a Rita Barberá, los sobres y las conversaciones telefónicas de Jorge Fernández Díaz.

12. Los dos partidos que intentaron un pacto tras las elecciones del pasado mes de diciembre han perdido trece escaños. Eso dice mucho de este país. Donde esté un buen cacique que se quiten esas moderneces de negociaciones, pactos, cesiones y concesiones.

13. Si algo dejan claro estos resultados es que antes veremos una vaca volar que a Andrés Bódalo indultado. Y que IU es como el caballo de Atila electoral: todo el que se arrima a ellos pierde votos por la derecha, por la izquierda, por el centro, por arriba y por abajo.

14. El PP le ha sacado cincuenta y dos escaños al PSOE. Pedro Sánchez lo va a tener difícil para exigir la cabeza de Mariano Rajoy a cambio de su apoyo.

15. He aquí la paradoja: el PP ha arrasado por el miedo a Podemos. Si Podemos no existiera, es probable que los resultados de Mariano Rajoy hubieran sido mucho peores.

16. Por si hacían falta pruebas: las redes sociales no son la realidad. Sólo una parte muy pequeña de ella, y no especialmente representativa. Y una sorpresa: los bots de Podemos… ¡no votan!

17. Hoy abundarán los análisis en los que se defienda la idea de que los españoles hemos votado coaliciones y no partidos concretos. Es una forma como cualquier otra de pervertir los resultados electorales.

18. Cientos de miles de podemitas le empezaran a encontrar hoy el gusto al sufragio censitario.

19. Podemos se estrella en Madrid. Parece que su política municipal ha servido de pista de por dónde iban a ir los tiros de su política nacional.

20. Gran éxito de los politólogos, esos seres capaces de no acertar ni un solo resultado de la quiniela el lunes por la noche. Al saco de las profesiones obsoletas junto con la de minero, la de amanuense y la de DJ.