Reino Unido

Boris Johnson cumple su sueño: 'dirige' Reino Unido durante una semana

El ministro de Exteriores es el cargo público de mayor rango que estará en Reino Unido durante las vacaciones de Theresa May.

Johnson, en su primer discurso en el Foreign Office

Johnson, en su primer discurso en el Foreign Office Reuters

  1. Reino Unido
  2. Brexit
  3. Boris Johnson
  4. Theresa May
  5. David Cameron

Boris Johnson ha conseguido ser la cabeza de Reino Unido. Una experiencia efímera que sólo durará una semana, pero un nuevo éxito que añadir a su currículum después de hacer realidad el referéndum por el brexit y de coronarse como ministro de Exteriores.

Theresa May ha decidido que, después de un mes al frente del país, ha llegado el momento de tomarse unas merecidas vacaciones y se ha ido a los Alpes suizos. La primera ministra británica visitó con su marido por primera vez esas tierras hace 25 años. En 2007, confesó en una entrevista al Daily Telegraph (para el que Boris Johnson trabajó como corresponsal en Bruselas en 1989) que le encanta “hacer caminatas” por esas montañas.

Así, el ministro de Economía, Philip Hammond, debería quedarse al frente del país. Pero después de varios días en el puesto también se ha ido de vacaciones. Por lo tanto, el siguiente ministro capacitado para ocupar el lugar de honor es Boris Johnson, quien no hace mucho comparó a la Unión Europea con Hitler.

Johnson ya rechazó ocupar el puesto a finales de junio, cuando era uno de los favoritos para sustituir a David Cameron como nuevo líder del Partido Conservador. En la rueda de prensa en la que anunció que no se iba a presentar como candidato, sostuvo que él no era el hombre indicado para ser el nuevo primer ministro. Esta vez, todavía no ha dicho nada.

Esa decisión no vino motivada por el vértigo de dirigir una nación. El ministro de Exteriores ya lideró la campaña por el brexit que convenció a 17,4 millones de británicos y fue alcalde de Londres durante dos mandatos, desde 2008 y hasta mayo de este año. Además, antes de comenzar su carrera política en 2001, dirigió el semanal The Spectator. Esta vez, la tarea más importante de Johnson será seguir la línea de May y no causar ningún problema.

Las actuaciones de otros ministros que han tenido que dirigir al país durante las vacaciones de sus mandatarios han sido muy polémicas. En 2011, Nick Clegg confesó que se había olvidado de que se quedaba al cargo del país. Unos años antes, en 2006, John Pescott fue fotografiado jugando al críquet mientras Tony Blair, el entonces primer ministro, estaba de vacaciones.

Algunos de los opositores al político tory ya se han pronunciado sobre las posibles consecuencias de que Johnson sea el máximo responsable en el país esta semana. El líder del partido Liberal Demócrata, Tim Farron, se consuela pensando que “al menos si él [Johnson] se queda aquí, no estará en Río [de Janeiro] ofendiendo a todo el que conozca”. Además, Farron ha señalado que “el gato Larry siempre estará ahí para pararle si hace cualquier tontería”, en referencia al felino que habita en el número 10 de Downing Street.

La respuesta de la la diputada laborista Angela Eagle ha sido mucho más escueta. Al enterarse de la noticia, Eagle ha respondido con un simple “¿Qué? Arghhhh” en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el diputado laborista Karl Turner ha comentado que “esto muestra una vez más el absoluto desastre que es tener a los tories en el Gobierno”. “Que los cielos nos ayuden si ocurre algo serio mientras él está al cargo”, ha sido su coletilla final.

Sin embargo, el portavoz de Downing Street ha aclarado que “la primera ministra está constantemente al tanto de lo que va pasando” y de que nadie tiene por qué preocuparse. “Es una práctica habitual que un ministro sea escogido mientras el primer ministro está viajando”, ha concluido.

El portavoz de Exteriores ha confirmado que Boris continuará con sus labores como ministro pero que no viajará fuera del país esta semana. El portavoz ha aclarado que el cargo honorífico que ostenta Boris estos días le permite asistir a reuniones urgentes, pero la primera ministra sigue al cargo del país.

May regresará a Downing Street el 24 de agosto. Hasta entonces, Johnson tiene una semana para demostrar que el país está seguro en sus manos y ganarse la confianza de sus opositores.