Atentado en Niza

El terrorista de Niza "nunca había mostrado signos de radicalización"

El primer ministro francés, Manuel Valls, ha afirmado que el atacante está conectado "de una manera u otra" con el islamismo radical. El fiscal de París asegura que el modus operandi se corresponde con los procedimientos de organizaciones yihadistas.

Actos de homenaje a las víctimas en Niza

Actos de homenaje a las víctimas en Niza Reuters Niza

  1. Atentado en Niza
  2. Atentados terroristas
  3. Amenaza terrorista
  4. Terrorismo
  5. Radicalismo

El fiscal jefe de la Corte de París, François Molins, ha confirmado la identidad del terrorista de Niza. Su nombre es Mohamed Lahouaiej Bouhlel, de 31 años y de nacionalidad tunecina. El encargado de la investigación del ataque en la ciudad gala ha precisado que el hombre "nunca había mostrado signos de radicalización" pero que su actuación "corresponde exactamente a las llamadas permanentes a asesinar de estas organizaciones terroristas”.

El primer ministro francés, Manuel Valls, ha afirmado que el atacante está conectado "de una manera u otra" con el islamismo radical. Según Valls el terrorista que acabó con la vida de 84 personas y provocó más de 200 heridos en el Paseo de los Ingleses (Niza) tiene, "con toda probabilidad", vínculos con los círculos radicales islamistas.

Valls ha utilizado estas palabras durante una entrevista con la cadena de televisión francesa France 2. "Sí, es un acto terrorista y debemos comprobar qué vínculos existen con las organizaciones terroristas". Además, Valls se ha mostrado "convencido" de que Francia ganará la guerra contra el terrorismo y el islamismo radical.

Por su parte, el fiscal jefe de París ha asegurado que el ataque tiene características de un atentado islamista. Según ha explicado durante su primera comparecencia, el conductor del camión era conocido por los servicios de Justicia por casos de amenazas, violencia, robo y degradación cometidos entre 2010 y 2016, y había sido condenado el 24 de marzo a una pena de 6 meses de prisión por actos violentos cometidos con armas en enero de 2016. “Mohamed Lahouaiej-Bouhlel era conductor repartidor, estaba casado y era padre de familia”, ha explicado durante la comparecencia, precisando que su exmujer se halla desde las 11 de la mañana de este viernes en detención policial.

En la cabina del vehículo se ha hallado una pistola automática de calibre 7.65 milímetros, un cargador, cartuchos del mismo calibre, así como una segunda pistola automática (ficticia, esta vez). Tampoco eran reales dos réplicas de fusiles Kalashnikov y una granada. Un teléfono móvil y varios documentos fueron encontrados en el mismo lugar y, según ha informado Molins, su contenido está todavía en trámites de exploración, como también lo está su carnet de conducir y una tarjeta de crédito encontrados en esa misma cabina.

Además, un primer estudio de las cámaras de vigilancia ha permitido establecer el recorrido del conductor de este camión, alquilado el 11 de julio a una sociedad de Saint-Laurent-du-Var y que debería haber sido devuelto el miércoles 13 de julio.

En el remolque del camión han hallado la bicicleta con la que el atacante llegó hasta el lugar en el que recuperó el vehículo que le sirvió de arma contra la multitud. Las primeras imágenes de las cámaras de vigilancia han permitido detectar la presencia del vehículo utilizado por el atacante; en efecto, el camión estaba estacionado al este de Niza desde el 13 de julio, y allí lo recuperó este jueves Mohamed Lahouaiej-Bouhlel a las 21:34. “Llegó solo y en bicicleta”, ha mencionado el fiscal.

Material informático y telefónico, así como varios documentos, siguen en manos de los expertos. “La investigación no ha hecho más que comenzar”, ha precisado Molins.

“Aunque no existe todavía reivindicación, este tipo de acción corresponde exactamente a las llamadas permanentes a asesinar de estas organizaciones terroristas, tal y como lo prescriben regularmente en sus revistas y vídeos que difunden”, ha concluido, recordando que la investigación debería esclarecer la existencia de posibles cómplices.

François Molins ha precisado igualmente que se ha abierto una investigación por asesinato y tentativa de asesinato en banda organizada y en relación con una empresa terrorista, tentativa de asesinato de personas depositarias de la autoridad pública y en relación con una empresa terrorista en banda organizada, y asociación de malhechores terroristas en vistas a la preparación de atentar contra personas.

FRANCIA REVIVE EL HORROR

Francia comenzará este sábado el primero de los tres días de luto decretados por el gobierno de François Hollande tras el ataque perpetrado durante la noche del 14 de julio en Niza (Alpes Marítimos). Un hombre de 31 años de nacionalidad tunecina domiciliado en Niza e identificado como Mohamed Lahouaiej-Bouhlel arrollaba a cientos de personas con un camión de 19 toneladas a lo largo de dos kilómetros, en el Paseo de los Ingleses.

“Quiero reconocer el trabajo de las fuerzas del orden, cuya reacción ha sido vital para evitar más víctimas”, ha declarado el fiscal.

La Policía logró terminar con su vida y evitar que el vehículo siguiera su camino hacia la multitud, que terminaba de ver los fuegos artificiales de la celebración nacional francesa. Por el momento, 84 personas (entre ellas, 10 niños y adolescentes) han perdido la vida como consecuencia de este ataque, el peor en suelo francés desde los atentados del mes de noviembre en París. Otras 52 personas se encuentran en estado de gravedad absoluta, 25 de ellas todavía en coma.

Este viernes, el ministro de Justicia francés Jean Jacques Urvoas confirmaba que hace un mes el individuo había protagonizado un “altercado con violencia en la vía pública”, especificando que se trataba de una disputa a la que Lahouaiej-Bouhlel habría puesto fin agrediendo al otro conductor con una pala de madera.

Vecinos y conocidos del atacante evocan su personalidad discreta y ponen en duda su práctica religiosa. “Si era musulmán, en todo caso no era practicante”, ha explicado un vecino de Lahouaiej al micro de la cadena francesa BFMTV, aludiendo a problemas financieros y a una posible depresión causada por los trámites del divorcio con su pareja. El individuo, además, tenía tres hijos y se ganaba la vida como conductor repartidor de mercancías.

El primer ministro Manuel Valls confirmaba durante la mañana de este viernes la prolongación del estado de emergencia, decretado hace ocho meses, tras los atentados perpetrados en la capital francesa el 13 de noviembre.