Brexit

May y Leadsom, las dos finalistas para suceder a Cameron en 10 frases

La nueva primera ministra marcará el rumbo de Reino Unido en su odisea hacia el 'brexit'.

Las bases conservadores escogerán entre Theresa May y Andrea Leadsom.

Las bases conservadores escogerán entre Theresa May y Andrea Leadsom. Reuters

Los parlamentarios conservadores han decidido este jueves que el próximo líder de Reino Unido será una mujer. Ahora, la militancia tory decidirá si ésa debe ser la ministra del Interior, Theresa May, o la ministra de Energía y Cambio Climático, Andrea Leadsom.

May se colocó terminó la segunda fase de la contienda en primer lugar con 199 votos, mientras que Leadsom desbancó con 84 apoyos a Michael Gove, uno de las caras más conocidas del brexit y el responsable de la renuncia de Boris Johnson al poder.

Te presentamos diez frases que resumen el carácter y visión política de cada una de las finalistas.

Theresa May, la tibia europeísta que se presenta como candidata de consenso

Dentro de los que apoyaron la permanencia de Reino Unido en la UE, May se encuentra entre las más críticas con la Unión y su visión de la inmigración ha provocado rechazo incluso en miembros eurófobos de su partido. Pese a respaldar a Cameron, no participó activamente de la campaña a favor de Europa. Aquí su visión política:

1.- BREXIT: “La UE está lejos de ser perfecta (...) pero, en mi opinión, es por nuestro interés nacional que sigamos siendo un miembro de la Unión Europea”.

Así anunció May a comienzos de año que apoyaría a su primer ministro de cara al referéndum sobre el brexit. La ministra del Interior criticó a la Unión Europea como un ente con necesidad de transformación pero recomendó la permanencia de Reino Unido en los Veintiocho por razones prácticas, como la seguridad y el acceso a los mercados mundiales.

2.- INMIGRANTES: “Como parte de la negociación tendremos que evaluar este asunto de los ciudadanos europeos aquí en Reino Unido y quiero asegurarme de que no sólo podamos garantizar un lugar para esas personas sino también para los ciudadanos británicos que se encuentran en otros Estados miembros. Nadie necesariamente se queda en un sitio para siempre”.

Con estas palabras se refirió May a los más de dos millones de expatriados comunitarios en Reino Unido el pasado domingo en televisión, donde advirtió que los europeos podrían inmigrar en masa al país isleño antes de consumarse el brexit.

Sus palabras han despertado voces críticas a ambos lados del espectro político británico que piden protección para los expatriados europeos. Entre ellas se encuentra su rival en las primarias tories, Andrea Leadsom, quien ha asegurado que no permitirá que se use a personas como “monedas de cambio”.

3.- ECONOMÍA: “Cuando la inmigración es demasiado alta, cuando el ritmo de cambio es demasiado acelerado, resulta imposible construir una sociedad cohesionada (...) y sabemos que para la gente con salarios bajos, los salarios bajan aún más mientras alguna gente es expulsada del mundo laboral directamente”.

En el último congreso del Partido Conservador el pasado otoño, May defendió el control de la inmigración como método para mejorar la economía y las condiciones sociales. La ministra del Interior aseveró que “en el mejor de los casos, el efecto fiscal y económico neto de la inmigración es cercano a cero”.

4.- SEGURIDAD: “Para enfrentarnos a esta amenaza [el terrorismo y la radicalización] de manera efectiva, no podemos seguir buscando simplemente soluciones internas”, dijo Theresa May en una visita a Washington DC al inicio del año, según recoge The Telegraph.

La ministra de Interior ha defendido la permanencia en la UE como instrumento para asegurar la seguridad nacional. “Debe haber cooperación nacional, una estrategia común, flujos de información e inteligencia y deben cerrarse las lagunas tecnológicas que explotan los extremistas”, añadió.

May ha desarrollado también una dura política nacional. Ha arremetido contra la radicalización y en abril pidió que, independientemente del resultado del referendo, Reino Unido se desvinculara de la Convención Europea de Derechos Humanos citando que demoró la extradición y la deportación de extremistas.

5.- MATRIMONIO GAY: “Creo que si dos personas se importan, se quieren, quieren comprometerse la una con la otra y permanecer el resto de sus vidas juntas, deberían poder casarse”, dijo May en un vídeo difundido en 2012.

Su visión sobre el matrimonio homosexual, sin embargo, ha cambiado a lo largo del tiempo. En su momento, votó en contra de la unión civil y también contra bajar la edad de consentimiento para los homosexuales, recoge la BBC.

Andrea Leadsom, la candidata pro ‘brexit’ que promete cuidar a los expatriados

La ministra de Energía del Reino Unido representa en la contienda para suceder a Cameron al ala del partido conservador que promovió activamente la salida del Reino Unido de la UE. Ésta es su visión para el país:

1.- BREXIT: “Nuestro futuro es mucho más prometedor si votamos irnos”, escribió en su blog a sólo tres días del referéndum del 23 de junio. Habló de celebrar el “Día de la Independencia”, empleando la misma retórica que el ahora dimitido líder del partido anti europeo y anti inmigrante UKIP, Nigel Farage.

En una carta dirigida a los votantes aquel día argumentó que “en total, 170 países en mundo están fuera de la UE” y tienen buenos acuerdos comerciales también con Bruselas además de políticas migratorias “factibles”.

2.- INMIGRANTES: “De ninguna manera [los europeos en Reino Unido] serán una moneda de cambio en nuestras negociaciones”

En el anuncio de su candidatura para las primarias conservadoras aseguró que quería construir un futuro de “aspiración, tolerancia y esperanza”. Ella sí dijo que se aseguraría de “garantizar los derechos de nuestros amigos de la UE que ya han venido aquí a vivir y trabajar”, recogió The Spectator.

3.- ECONOMÍA: “Cuando el acaloramiento y el ruido de este referéndum haya pasado y los políticos en Europa hayan vuelto a calcular los intereses de su electorado, querrán continuar comerciando con nosotros y seguir accediendo al capital que sus empresas necesitan a través de Londres”.

En aquella carta que publicó el 20 de junio, Leadsom también enumeró entre las ventajas económicas que veía al Reino Unido, quinta mayor economía mundial, el idioma, el sistema legal, la “gran City de Londres, y nuestra gran historia comercial y nuestros talentos creativos e ingenieros”.

Lo que no mencionó fueron las dudas que se conformarían tras el brexit sobre la posibilidad de que las sedes de empresas extranjeras y británicas en la ciudad del Támesis tengan que desdoblarse y establecer otra sede o sucursal en una localidad perteneciente a la UE para mantener las mismas condiciones.

4.- ENERGÍA Y CAMBIO CLIMÁTICO: “Descarbonizar nuestro sistema energético no es un requerimiento regulatorio abstracto. Es una responsabilidad esencial para con nuestros hijos y nietos, ya que es la única manera de contrarrestar la amenaza del cambio climático”.

Así habló recientemente Leadsom en referencia al sistema energético británico tras el brexit. La ministra aseveró que independientemente de cómo se produzca el divorcio con la UE el compromiso de Reino Unido por reducir las emisiones de carbono persisten.

5.- MATRIMONIO GAY: “El amor de parejas del mismo sexo es tan válido como el de parejas de sexo opuesto. No me gusta la legislación [del matrimonio gay] (...), pero apoyo totalmente el matrimonio homosexual”.

En declaraciones a la cadena británica ITV recogidas por The Guardian, Leadsom ha argumentado que su abstención en el voto de la legalización aprobada en 2014 (Irlanda también votó ‘sí’ en 2015) se debe a la visión de “muchos, muchos cristianos que me escribieron”. Dice que por respeto a ellos, cree que el matrimonio como tal debería ser algo de la Iglesia y dejarlo para uniones entre una mujer y un hombre. Aboga por que en el caso de uniones civiles no se hable de matrimonio en ninguna de las opciones.

Sin embargo, encuestas de principios de este año mostraron que los miembros de la Iglesia Anglicana -mayoritaria en Reino Unido- estaban por primera vez a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, en contra de la cúpula anglicana, según el mismo periódico.