Referéndum en Reino Unido

Cameron dimite tras la victoria del 'brexit'

El primer ministro británico seguirá al frente del país tres meses más hasta que le tome el relevo un sustituto, que se encargará de las negociaciones para el divorcio de la UE.

David Cameron durante su intervención tras conocer el resultado del referéndum

David Cameron durante su intervención tras conocer el resultado del referéndum Reuters

  1. Brexit
  2. David Cameron
  3. Reino Unido
  4. Unión Europea
  5. Bruselas
  6. Dimisiones

David Cameron ha comparecido este viernes poco después de las 8:00 hora local en Downing Street para anunciar que renunciará a su cargo como primer ministro en octubre como consecuencia del inesperado resultado del referéndum del brexit, que optó por la salida del país de la UE con un 52% de apoyo.

Dimitirá tras el congreso de su partido. “Este país ha participado en un acto democrático, el mayor tal vez de nuestro historia, y hay que escuchar a la gente”, ha dicho Cameron, desde un atril en la puerta de Downing Street con su esposa Samantha al lado. “Los británicos han votado para dejar el país y hay que respetar su voluntad”. 

Cameron ha afirmado que el país “necesita un liderazgo nuevo” y que “no soy el capitán que necesita este país”. Ha defendido su mandato y que su prioridad en los seis años que lleva en el poder siempre ha buscado la estabilidad del Reino Unido. “Me aseguraré de que la economía británica está fuerte”, ha aseverado.

--- SIGA TODAS LAS REACCIONES AL BREXIT EN DIRECTO AQUÍ ---

Ha añadido que el futuro del Reino estaba vinculado a Irlanda del Norte, Gales y Escocia. Es un doble mensaje a las peticiones de Edimburgo y Belfast -europeístas- para independizarse de Londres. El Gobierno escocés que ya anunció antes incluso del referéndum que en caso de salido volvería a convocar una consulta popular para independizarse de Londres y seguir siendo socio de Bruselas. Irlanda del Norte también planteó su reunificación con el resto de Irlanda en caso de brexit.

Cameron ha explicado que ha hablado con la reina Isabel II esta mañana para comunicarle su decisión y que la semana que viene acudirá a la reunión del Consejo Europeo para exponerles la decisión que ha tomado su país y la suya personal. “Creo que Reino Unido puede sobrevivir fuera de UE”, ha concluido. "Amo a este país (...). Voy a hacer todo lo que pueda en un futuro para ayudar a este país", ha asegurado antes de retirarse de nuevo al interior del número 10 de Downing Street.

De momento, por tanto, no se activará el artículo 50 del Tratado de Lisboa (hasta la comunicación formal del brexit a Bruselas) y las negociaciones para la desconexión de la UE la iniciará el nuevo líder que se acuerde en octubre. Empieza el baile de nombres para sustituir a Cameron con los conservadores que han abanderado la campaña por el no a la Unión Europea, el exalcalde de Londres Boris Johnson y el ministro de Justicia, Michael Gove, a la cabeza.

El primer ministro ha realizado el anuncio después de que la comisión electoral anunciara el resultado definitivo. Inglaterra y Gales votaron masivamente por la salida de Europa e Irlanda del Norte y Escocia por quedarse. La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ha sugerido que Escocia convocará un nuevo referéndum.

Tras conocer el resultado, Nigel Farage ha proclamado “el día de la independencia” y ha pedido que pase a ser una festividad oficial en el país. La libra ha llegado a caer hasta más de un 9%, su nivel más bajo desde 1985.

El exministro laborista Peter Mandelson ha expresado en la BBC que “su [por Cameron] decisión era irreversible” y que ha actuado de una forma "muy elegante”.

El gobernador del Banco de Inglaterra se ha dirigido a los mercados y ha dicho que el país dispone de 250.000 millones de libras (320.000 millones en euros, algo más de un 30% del PIB español) para hacer frente a la caída de la libra. Ha asegurado que hará lo que sea necesario para proveer liquidez, y que espera un periodo de inestabilidad. Está trabajando codo a codo con el ministro de finanzas George Osborne.

El premier británico consiguió un acuerdo con la Unión Europea el pasado febrero que concedía un estatus especial al Reino Unido. Con él esperaba presentar su campaña por el sí a la UE reforzado y así acallar a los díscolos en su propio partido y Gobierno.