Miles de flores y velas recuerdan a los fallecidos por toda la ciudad.

Miles de flores y velas recuerdan a los fallecidos por toda la ciudad. Kacper Pempel Reuters

PARÍS 13-N

11 vidas como símbolo de lo mejor de París

Los terroristas no atentaron contra una muchedumbre de turistas ni contra uno de los símbolos de la ciudad. Irrumpieron en una sala de conciertos y se adentraron en las callejuelas de un barrio emergente. 

Eduardo Suárez / París

Los pequeños restaurantes que se ubican en torno a la plaza de la República o junto al canal St. Martin tienen una clientela mestiza en la que se mezclan vecinos mayores y jóvenes universitarios que están empezando a cambiar la cara de este rincón de la ciudad.

Las ráfagas de los fusiles de asalto de los terroristas no apuntaron contra políticos o contra líderes religiosos. Sus balas acribillaron a ilustradores, músicos o arquitectos cuyas historias trazan el retrato de una sociedad a la vez cartesiana y hedonista, adicta a placeres refinados como el vino, la gastronomía o el rock and roll. 

A continuación reconstruyo los perfiles de algunas de las personas asesinadas. Hay un violinista, un cantante, un compositor, varios productores y una chelista experta en la gestión de proyectos culturales. Pero también un restaurador de origen italiano, un arquitecto experto en huertos urbanos y una estudiante de diseño industrial. Sus pequeños logros y sus aspiraciones ahora truncadas son un el mejor resumen de una ciudad cuyo espíritu no perecerá.

1. Thomas Ayad: el productor

Thomas Ayad, productor musical

Thomas Ayad, productor musical Eduardo Suárez

Thomas Ayad había nacido en la ciudad norteña de Amiens. Pero trabajaba desde hace unos años en París como productor musical del sello Mercury Records. “Se ocupaba igual de Metallica que de Justin Bieber”, decía este domingo un amigo citado en Libération.

Le gustaba hacer deporte y a menudo se dejaba ver en los partidos del equipo de hockey sobre hielo de su ciudad natal. Pero coleccionaba guitarras eléctricas y su pasión eran grupos como Queens of the Stone Age o Eagles of Death Metal, en cuyo concierto murió acribillado en la sala Bataclan.

2. Nick Alexander: el vendedor

Nick Alexander (36 años) fue asesinado durante el asalto a la sala Bataclan. Allí estaba para vender discos y camisetas de la banda Eagles of Death Metal. Antes lo había hecho para músicos como Damon Albarn o Cat Stevens, que este domingo lamentaban su muerte en las redes sociales.

Alexander fue asesinado delante de Helen Wilson, una americana con la que había salido hace unos años y con la que mantenía una cierta amistad. Ambos se tiraron al suelo cuando irrumpieron los terroristas. Wilson intentó sin éxito reanimar a su amigo, que murió en sus brazos. “De pronto dejó de respirar”, dijo la mujer al Daily Telegraph desde un hospital de París. “Le cogí en mis brazos y le dije que le quería. Nick fue el amor de mi vida”. 

Wilson explicó que los terroristas dispararon a propósito contra los espectadores que iban en silla de ruedas. Justo después, un movimiento hizo volverse a los asesinos, que dispararon entonces contra Nick.

3. Guillaume Decherf: el crítico

Guillaume Decherf, crítico musical

Guillaume Decherf, crítico musical Eduardo Suárez

Guillaume Decherf (43 años) ejercía como crítico de la revista cultural Les inRocks. Su último artículo versaba sobre el último disco de Eagles of Death Metal, el grupo en cuyo concierto murió asesinado en la noche del viernes.

Decherf tenía dos hijos y había nacido en Bar-le-Duc en 1972. Estudió en la Universidad de Loughborough y al terminar la carrera empezó a trabajar para Libération. Escribió para el diario Metro y para las revistas Hard Rock Mag y Rolling Stone. Desde 2008 trabajaba para Les inRocks.

4. Christophe Lellouche: el compositor

Acababa de cumplir 33 años y era un joven bien parecido: los ojos azules, el pelo negro y una barba de cuatro días. Trabajaba en el departamento de comunicación de Peugeot pero su verdadera pasión era la música. Había grabado cinco discos con el grupo Oliver, donde ejercía como guitarrista y compositor.

Según explica su amigo Florian Giraud, le gustaban las cervezas con los amigos en los locales de Marsella o del barrio parisino donde murió. “En julio nos vimos en Marsella y tomamos algo en un bar de la calle Paradis”, dice Giraud. “Estoy seguro de que Christophe irá directo al paraíso”.

5. Thomas Duperron: el portavoz

Había nacido en Alençon, tenía 30 años y llevaba la comunicación de la Maroquinerie: una sala de conciertos a las afueras de París.

Murió asesinado en la sala Bataclan. A menudo frecuentaba conciertos, según se puede ver en su página de Facebook, donde colgaba imágenes de músicos y artículos sobre Star Wars. Justo antes de salir para la sala, había colgado el vídeo de Complexity, una de las canciones de Eagles of Death Metal. Debajo del vídeo, una frase: “#ROCKNROLL TONITE !!!”.

6. Luis Felipe Zschoche: el cantante

Luis Felipe, músico chileno

Luis Felipe, músico chileno Eduardo Suárez

Luis Felipe Zschoche tenía 35 años y llevaba viviendo en París desde hace 10. Era el líder de la banda Captain Americano, que había grabado seis canciones hace dos años y que anunciaba la grabación de un disco para los primeros meses de 2016. La página del grupo define sus canciones como “descargas de rock de alto voltaje” y cita como inspiración grupos como Supergrass o Queens of the Stone Age.

“Te recordaremos de por vida como un símbolo de unidad y paz y de buena música”, escribía este domingo en Facebook su amigo Andrew Luck. “¡Buen viaje, Luis!”.

7. Elsa Delplace: la chelista

Elsa Delplace (35 años) se formó como violonchelista en París, pero desde hace unos años trabajaba en una cooperativa que coordinaba proyectos culturales en la ciudad. El viernes fue a la sala Bataclan con su hijo de seis años y su madre chilena, Patricia San Martín, que se instaló en París con sus padres comunistas después del golpe militar contra Salvador Allende y se casó con el francés Michel Laplace, con quien tuvo a su hija Elsa en 1980.

Sus compañeros definen a Elsa como una mujer muy profesional, capaz de “concebir proyectos y experta en llevar una negociación comercial”. Según fuentes cercanas a la familia que cita el diario chileno La Tercera, el hijo de Elsa salvó la vida al esconderse durante la matanza y está con sus abuelos paternos.

8. ’Didine' Sahbi: el violinista

Kheireddine Sahbi, violinista

Kheireddine Sahbi, violinista Eduardo Suárez

Kheireddine Sahbi tenía 29 años y era un violinista con un futuro prometedor. Había nacido en Marruecos y llevaba unos meses estudiando Musicología en la Universidad de la Sorbona.

En este vídeo grabado en junio de 2013, Sahbi aparece interpretando una pieza africana. “Este joven violinista fue abatido en uno de los lugares de los atentados”, escribe en la página Salim Dada. “Era un músico con talento y una enorme sensibilidad”.

9. Pierre Innocenti: el restaurador

Pierre Innocenti, restaurador

Pierre Innocenti, restaurador Eduardo Suárez

El restaurante italiano Chez Livio es una institución en Neuilly-sur-Seine, el exclusivo suburbio parisino donde Nicolas Sarkozy ejerció como alcalde antes de hacer carrera como ministro y presidente de la nación. Desde hace cuatro años el restaurante lo llevaban los hijos del fundador: Charles cocinaba y Pierre Innocenti se encargaba de la administración.

Pierre tenía 40 años y se había formado en la escuela de hostelería de Lausana. Quienes le conocen dicen que era exquisito con la clientela, que incluía a Sarkozy, al futbolista Zlatan Ibrahimovic o a la actriz Brigitte Bardot. Unos minutos antes de morir asesinado, colgó en Facebook una fotografía de la marquesina de la sala Bataclan junto a una sola palabra: “Rock!”.

10. Quentin Mourier: el urbanista

Quentin Mourier, urbanista

Quentin Mourier, urbanista Eduardo Suárez

Quentin Mourier apenas tenía 29 años pero se había destacado por sus proyectos como arquitecto y por su defensa de la agricultura ecológica en el proyecto Vergers Urbains, que se propone sembrar París de huertos con especies comestibles. Entre sus objetivos se encuentra plantar 1.000 árboles en 10 barrios antes del inicio de la cumbre del clima, que se celebra en diciembre en la ciudad.

Sus colegas le despedían en Twitter este domingo anunciando que plantarían un árbol en su honor. “Estoy triste”, escribía en las redes Maz Penrimaz. “Hemos perdido a uno de esos humanistas que hacen tanta falta ahora en el mundo”.

11. Nohemí González: la diseñadora

Nohemí González nació hace 23 años a las afueras de Los Ángeles. Sus padres regentan una peluquería en la localidad de Norwalk, muy cerca de la universidad de California donde estudiaba diseño industrial.

Desde hace unos meses estaba en París con motivo de un programa de intercambio en el que la acompañaban otros 16 alumnos de su universidad. “Nuestra escuela ha sufrido un impacto muy fuerte”, decía este fin de semana su profesor Michael Laforte. “Nohemí era una estrella en nuestro departamento. Trajo alegría y risas a sus profesores y a sus compañeros. Su presencia fue muy profunda y la echaremos mucho de menos”.

La joven acababa de lograr el segundo premio en un certamen global de diseño industrial con un paquete biodegradable al que sus creadoras denominaron Polli Snak. Su última entrada en Facebook hacía referencia a sus clases en París: “Aprender un programa de diseño en 3D en un idioma que no comprendo es una de las tres cosas más difíciles que he hecho nunca”.