Ignacio González junto a un agente de la UCO el día de su detención, el 19 de abril pasado

Ignacio González junto a un agente de la UCO el día de su detención, el 19 de abril pasado Efe

Tribunales Tribunales

Un juzgado de Madrid investiga quién fue la magistrada “amiga de la casa” que dio el chivatazo de Lezo a Mauricio Casals

Investigará un posible delito de revelación de secretos tras la denuncia interpuesta por un letrado.

María Peral

El juez Eloy Velasco, hasta ahora encargado de la operación Lezo, ha dejado la instrucción sin haber mostrado entusiasmo por indagar en el 'chivatazo' atribuido a "una magistrada" y gracias al cual los investigados en esas diligencias secretas fueron alertados de que sus teléfonos estaban intervenidos. Pero un Juzgado de Madrid sí ha abierto un procedimiento para indagar quién puede encontrarse detrás de la filtración.

El Juzgado de Instrucción número 6 de Madrid, al que ha correspondido tramitar la denuncia interpuesta por el abogado José Luiz Mazón en representación del partido Contrapoder, ha dictado un auto en el que acuerda incoar diligencias previas por un presunto delito de revelación de secretos. La resolución señala que los hechos que se relatan en la denuncia "presentan características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal".

La denuncia se refiere a una conversación intervenida el pasado noviembre al expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, en prisión por malversación, fraude en la contratación pública y otros delitos de corrupción. En esa charla González manifestó que el presidente del periódico La Razón, Mauricio Casals, le había informado de que "una magistrada amiga de la casa" les había alertado de que tuvieran cuidado porque "han grabado una conversación de Edmundo muy extraña". Edmundo Rodríguez Sobrino, que fue mano derecha de Ignacio González en la expansión del Canal de Isabel II en Iberoamérica y es consejero de La Razón, se encuentra también en prisión por la operación Lezo.

'Oye, cuidao'

Según Ignacio González, Casals le dijo que "Edmundo está 'acojonao', me ha dicho que le están grabando o no sé qué (...). Es que tenemos una amiga de la casa que es magistrada, que ha 'llamao' para decir 'oye, cuidao que han grabao una conversación de Edmundo muy extraña'".

La interceptación durante meses de las conversaciones mantenidas por los investigados permitió conocer que estos estuvieron claramente prevenidos de las pesquisas. Ya en octubre de 2016 González fue alertado de un posible seguimiento, lo que le llevó a cambiar de ubicación, por medio de su mujer, Lourdes Cavero, del contenido de una caja de seguridad abierta en un banco.

También en octubre, Rodríguez Sobrino trató de hacer averiguaciones sobre una petición de información que la Fiscalía española realizó a las autoridades suizas sobre el supuesto cobro de comisiones. Por este mismo tema se interesó posteriormente el propio González.

La constancia de que los investigados conocían que los teléfonos estaban intervenidos la proporcionó Pablo González, hermano del expresidente de la CAM, cuando le comentó a su hermana Isabel González que a Ignacio "le han avisado de que tenía pinchados los teléfonos. Vamos, vamos, que se quedó un poco preocupado".

El titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Madrid, Ramiro García de Dios, ha citado al letrado Mazón para el próximo 13 de junio para que se ratifique en su denuncia. Será a partir de entonces cuando el instructor decidirá qué diligencias corresponde, en su caso, practicar.