Caso Torbe

Torbe utilizó a prostitutas ucranianas maltratadas en sus películas

Una mujer declaró a la Policía que algunas de las protagonistas no eran actrices sino 'escorts' con quemaduras y marcas de violencia.

Torbe

Torbe

  1. Ignacio Allende (Torbe)
  2. Prostitución
  3. Abusos sexuales
  4. Tráfico de personas

El director de cine porno Ignacio Allende, alias Torbe, tiene en su contra diversos testimonios de chicas que habrían grabado con él vídeos de carácter pornográfico. La Policía recabó diversas de declaraciones de jóvenes que habrían sido forzadas a mantener relaciones sexuales con él de forma no consentida mientras eran grabadas. También hay casos de chicas que por necesidad habrían grabado escenas sexuales y tras arrepentirse fueron chantajeadas, según sus versiones ofrecidas a los investigadores y que ahora un juez analiza mientras el director sigue en prisión.

Una de las chicas que prestó declaración ante la Policía el pasado mes de mayo es A.R. En su caso, la joven acudió de motu proprio a Torbe para grabar escenas porno con él. Además, también participó como “mamporrera” (mujer que excita a los hombres) en las grabaciones de 'bukakes' organizadas por Allende a petición de un empresario ucraniano, que también se ha visto salpicado en esta investigación.

El empresario Boris Malynovskyi pagaba a Torbe para organizar y grabar 'bukakes' con cien hombres y una chica (normalmente de origen ucraniano), que debía ingerir el semen de todos ellos. El empresario, detenido y puesto en libertad recientemente, iba a montar una página web en su país para difundir los vídeos.

Según la testigo, Torbe no utilizó a actrices para grabar los 'bukakes' sino prostitutas que además tenían marcas de haber sido maltratadas. Torbe lo sabía pero no era él quien las elegía sino Boris. En su declaración ante la Policía, a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, A.R. explicó que eran las chicas ucranianas las que hacían el 'bukake' y las españolas las que excitaban a los hombres como paso previo.

Marcas de violencia

“Consistía básicamente en humillar a la mujer, que era lo que le decían las mujeres que hacían de mamporreras con la dicente, y que consistía en que un grupo de unos ochenta o cien hombres (pero querían llegar a los ciento cincuenta chicos, según le dijo una compañera) se corrían en un bol, o en los ojos de la chica, porque escuece. Luego la chica tiene que beber el bol, en el que hay semen de los participantes; y posteriormente a la chica ucraniana le daban de beber agua o le hacían meterse los dedos, con el fin de que vomitase; pero que esto lo seguían grabando”, recoge el informe policial con la transcripción de la declaración.

De la investigación se desprende que Boris traía a las chicas ucranianas para que grabaran la escenas y luego las mandaba de vuelta a su país, previo pago. La testigo aseguró ante la Policía que vio marcas en una de las mujeres ucranianas con síntomas evidentes de violencia. “Le preguntó a Torbe si se había fijado que la chica tenía quemaduras, y éste le dijo que eso era normal, porque las chicas en realidad son putas, no eran actrices. Le preguntó que cómo traían putas y Torbe le dijo que el 'Ruso' las traía o elegía de allí, y que allí a los clientes les gusta lo de pegarlas y hacerles cosas raras”, explicó la actriz española.

“Escorts” de lujo engañadas

La declaración de esta chica concuerda con la conversación intervenida por la Policía entre dos trabajadores de Torbe, llamados Jochi y El Bigotes, en marzo de 2016, poco antes de ser el director de cine porno detenido. En esa conversación, hablan del dinero que Torbe cobra en negro con los contratos que no estaba haciendo y que provenían de los vídeos de los 'bukakes':

Bigotes (B): Le digo, Torbe, que ya no es lo que cobres, digo es que es en negro totalmente y la gente aquí se lo toma de puta madre y nadie se va a revelar, somo colegas.

Jochi (J): Sí.

B: ¿Me entiendes? Que yo muchas veces tengo mucho cuidado con eso porque ahora traigo a un tío, un enteradillo de estos, y empieza a decirme que se ha torcido un tobillo grabando un vídeo y no se qué y me monta un paquete (…) Y claro, el problema es que manda a las chicas de allí de Rusia, que son todas escorts (prostitutas) de estas de lujo de mil pavos la hora.

J: Y cuando llegan aquí y ven lo que tienen que hacer… porque es que desde allí vienen sin saber nada.

B: Sí.

J: Cuando les cuentan lo que les toca hacer pues imagínate tío, o sea, esto sale puesto yo que sé como sale. Es que claro, cómo le explicas tú a una tía que es puta, que se gana mil pavos la noche, vamos yo no sé lo que cobran, imagino que mucho.

B: Sí, sí.

J: Pero que se tienen que tragar la cien cuajadas de cien tíos que no conoce de nada y que son unos cerdos todos, tío, y que vienen de trabajar directamente al 'bukake' y con los gallumbos cagados. ¿Sabes? Es que no se cómo decirte, es todo como muy 'friqui'.

B: (Se ríe) Que chungo, tío.

J: Es muy chungo. Y luego yo estoy viendo alguno de los vídeos y alucinas. El otro día hay una que se puso a llorar y se fue para Rusia directamente.