Iceta y Parlon

El liderazgo del PSC, nuevo campo de batalla para Sánchez y Díaz

Sánchez podría perder a Iceta, su aliado clave, si Parlon, que tiene buena relación con Díaz, gana el próximo congreso.

Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet.

Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet.

  1. PSC
  2. Pedro Sánchez
  3. Susana Díaz
  4. Miquel Iceta

Casi todas las luchas internas en el socialismo español están en suspenso y a la espera de que haya un nuevo Gobierno central. El PSOE debía haber celebrado un congreso ordinario como muy tarde en febrero de este año para renovar el proyecto y los órganos de dirección, incluyendo el liderazgo. Es lo que dictan los estatutos, pero la cita ha sido pospuesta por la inestabilidad institucional. Según algunos, condiciona también esa misma inestabilidad porque en las decisiones pesa, además del futuro del país, el del partido.

Sin embargo, como se encargan de repetir de vez en cuando en el PSOE, el PSC es formalmente otro partido y tiene sus propias reglas. Su congreso sí está fijado. Se celebrará en noviembre y en él el socialismo catalán debería preguntarse, entre otras cosas, qué ha pasado desde la época en la que superaba el 30% de los votos en Cataluña, cuando Pasqual Maragall llegó a ganar a CiU, hasta las últimas dos citas con las urnas, en las que no llegó ni al 15%, cediendo a Ciudadanos el liderazgo de la oposición. 

Este jueves, Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), ha convocado una rueda de prensa para anunciar que quiere ser primera secretaria, nombre que el PSC da al cargo de líder. Tendrá que batirse con Miquel Iceta, que ocupa ahora el puesto y que ha avanzado que tiene toda la intención de permanecer en él. 

Entre los dos candidatos hay algunas diferencias ideológicas. Parlon votó contra el acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos con el que Pedro Sánchez se presentó a la investidura, mientras que Iceta lo defendió. A Parlon se la ha enmarcado a menudo en el sector más soberanista del PSC y ha defendido el llamado derecho a decidir, aunque ahora cree que esa fase ha quedado "superada", como explicaba hace unos meses en una entrevista concedida a EL ESPAÑOL. Ahora, tanto Iceta como Parlon defienden una reforma de la Constitución votada por todos los españoles. Si fracasa, están dispuestos a estudiar un referéndum propio para Cataluña.

Sin embargo, las diferencias fundamentales hay que buscarlas más en la estrategia y equilibrios de poder que en lo ideológico. Parlon es la alcaldesa de la urbe más poblada en manos del PSC y superó en 2015 el 40% de los votos. Es joven, mujer y aspira a encarnar una renovación que compita con la plataforma que lidera Ada Colau.

Iceta es un veterano dentro del PSC y ha estado presente en lugares destacados durante varias etapas de la historia reciente del partido. Representa la continuidad. Se ha ido consolidando con el tiempo gracias a su carácter afable y diplomático y en las últimas citas con las urnas superó el mal resultado que auguraban no pocas encuestas. 

¿Preservarse o luchar contra Colau?

Según fuentes socialistas, Iceta ha intentado persuadir a Parlon de que no se presentase. La alcaldesa de Santa Coloma es en la actualidad la número dos del PSC. Le podría convenir preservarse ante un ciclo electoral negativo que no parece haber llegado a su fin, según estas fuentes, que aseguran que Iceta se lo habría trasladado expresamente y de esta forma. 

Sin embargo, en el razonamiento de Parlon hay un cierto sentido de la urgencia. El espacio electoral que lidera Ada Colau, alcaldesa de Barcelona (Catalunya si que es pot en el Parlament, En comú podem en el Congreso), está en pleno proceso de sedimentación. Una vez se consolide formalmente y se dirima el peso de cada actor (Podemos, Iniciativa per Catalunya y el sector de Colau), luchar contra él podría ser mucho más complicado. Por eso no habría tiempo que perder, según Parlon, para quien la situación del PSC ya es lo suficientemente grave como para dar el paso. 

Sánchez puede perder a su puntal

Pero hay otra derivada. Iceta es muy próximo a Pedro Sánchez. Se han apoyado mutuamente y se profesan afecto personal. Parlon tiene una buena relación con Susana Díaz, rival interna de Sánchez. La presidenta andaluza ha hecho campaña con Parlon en su ciudad y hace tan solo unas semanas participó en un acto conjunto con aroma a precampaña nacional. Por su parte, Sánchez incorporó a Parlon a su Gobierno en la sombra, presentado antes de las últimas elecciones. La alcaldesa aceptó el cargo y participó en varios actos, pero la actividad de este grupo de expertos ha sido nula desde antes incluso de la jornada electoral. 

Hay quien ve en esta pugna una batalla entre Sánchez y Díaz. La implicación de Díaz no parece muy intensa, pero le podría beneficiar que el hoy líder del PSOE perdiese a uno de sus principales puntales. Parlon es además muy cercana a Eduardo Madina, diputado socialista, antiguo rival de Sánchez en las primarias y muy crítico con su gestión.