Separatismo

El fracaso de Romeva con la nueva 'Embajada de Cataluña' en Lisboa

Pasa desapercibida por el Gobierno luso, que reconoce al embajador español como interlocutor único.

El consejero de Asuntos Exteriores de la Generalitat, Romeva, junto a la de Presidencia, Munté.

El consejero de Asuntos Exteriores de la Generalitat, Romeva, junto a la de Presidencia, Munté.

  1. Raül Romeva
  2. Generalitat de Catalunya
  3. Cataluña
  4. Lisboa
  5. Portugal

La mañana del lunes la Generalitat de Cataluña inauguró su nueva Delegación en Lisboa en un acto presidido por Raül Romeva, ex candidato de Junts pel Sí para las elecciones al Parlament y actual conseller de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia del Govern. Ubicada en pleno corazón de Lisboa, se trata de la octava oficina de estas características establecida por la Generalitat en el extranjero, sumándose a las ya abiertas en Washington, Bruselas, París, Berlín, Londres, Roma y Viena.

Ante los representantes de la prensa lusa y española, convocados en un salón presidido por un retrato oficial del President Carles Puigdemont, Romeva habló de la necesidad de “fortalecer la colaboración entre gobiernos e instituciones”, y de querer “trabajar más con las autoridades portuguesas, en comunicación directa, sin intermediarios”.

No fueron pocos los periodistas que sonrieron al oír esta declaración, pues a nadie le pasó desapercibido que el acto había tenido éxito mediático, pero a nivel institucional se trataba de un fracaso estrepitoso: la ausencia de representantes de las instituciones portuguesas era notable. Por mucha voluntad de estrechar lazos, ni un solo político portugués acudió a la inauguración.

El Ejecutivo luso evita el contacto

Entre cafés y pasteis de nata los responsables de la nueva Delegación excusaron la ausencia de representantes portugueses en el acto con el argumento de que se trataba de una especie de soft opening, un coloquio informal que, pese a contar con uno de los máximos representantes de Cataluña, estaba ideado exclusivamente para dar a conocer al espacio y sus funciones a la prensa. Sin embargo, fuentes diplomáticas indican que el nuevo director de la Delegación –el histórico corresponsal catalán Ramón Font– intentó invitar a altos cargos del Gobierno luso al acto, pero que todos le dieron la negativa, siguiendo la posición oficial del Ejecutivo en este respecto.

Portugal toma sus excelentes relaciones diplomáticas con España muy en serio, y sólo opera a través de los canales oficiales. Específicamente cuestionado acerca de las interacciones que el Gobierno luso podría tener con la Delegación de la Generalitat, el Ministerio de Asuntos Exteriores emitió una corta respuesta escrita en la que dejó patente que “el único interlocutor del Estado portugués en las relaciones bilaterales con España es el Estado Español, representado en Lisboa exclusivamente a través de la Embajada de España”.

El Gobierno luso no tiene ningún conflicto abierto con la Generalitat de Cataluña, pero entiende que las relaciones bilaterales entre Estados se manejan entre los representantes oficiales de cada país. La Generalitat ha insistido en llevar a cabo la inauguración de su Delegación completamente al margen de la Embajada de España en Lisboa, y el embajador español en el país vecino, Juan Manuel de Barandica y Luxán, no fue invitado al acto. Su ausencia ha garantizado la de los representantes del Ejecutivo portugués.

De haber contado con la Embajada, es probable que la inauguración de la Delegación catalana hubiese tenido mayor éxito en este sentido. En 2009 la Junta de Extremadura inauguró su efímera Delegación en Portugal –que cerraría en 2014, víctima de la crisis– con la estrecha colaboración de los diplomáticos españoles en Lisboa. En aquel momento el entonces ministro luso de Medio Ambiente y Desarrollo, Francisco Nunes, acudió al acto, invitado por el embajador Alberto Navarro, mostrando así el visto bueno de ambos Estados a la iniciativa.

"Los Estados hablan entre Estados"

Fuentes de la Comisión de Asuntos Extranjeros de la Asamblea de la República Portuguesa consultadas por EL ESPAÑOL señalan que, más allá del acto de inauguración, el Gobierno luso continuará ignorando las iniciativas de la Delegación catalana al desear mantenerse al margen del “problema catalán”.

“A Portugal le es de cero interés meterse en ese dolor de cabeza”, explicó un diputado de la Comisión, que prefirió mantenerse en el anonimato, asegurando que era responsabilidad del Ministerio de Asuntos Exteriores pronunciarse oficialmente en estos asuntos. “El Gobierno tiene que seguir el protocolo diplomático. Cualquier otra representación territorial operaría a través del Estado del que forma parte. Sería absurdo que el Ejecutivo trate con una comunidad autónoma; los Estados hablan entre Estados”.

El diputado también señala que, además de la necesidad de mantener las excelentes relaciones entre Madrid y Lisboa, las prioridades internacionales de Portugal exigen que el Gobierno luso evite contrariar a su vecino ibérico. El ex primer ministro portugués António Guterres es el preferido para suceder al Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, cuyo mandato concluye el 31 de diciembre de este año. Aunque la Asamblea General tendrá la palabra final, la decisión depende en gran parte del Consejo de Seguridad, donde actualmente España ocupa uno de los sillones rotatorios.

“España ha sido uno de los países que mayor labor de lobby ha hecho a favor de Guterres”, dice el diputado. “Sería una locura llevarle la contraria en este asunto, que no tiene nada que ver con nosotros. El Gobierno no tratará con Cataluña a no ser que sea a través del representante acreditado por Madrid”.

Durante la inauguración del lunes el conseller Romeva parecía reconocer esta situación al ser preguntado repetidamente por EL ESPAÑOL sobre si se había logrado algún contacto directo entre el Ejecutivo luso y la Generalitat, tanto en el contexto de la Delegación como a nivel general. “Cataluña tiene la voluntad de hablar con todo el mundo”, repitió varias veces, sin citar ejemplos. “Tenemos buenas relaciones con todo el mundo”.

"Transparencia", pero sin entrar en datos

Compuesta por el delegado Ramón Font –histórico corresponsal de medios catalanes y españoles en Lisboa, y ex presidente de la Comisión Audiovisual Catalana– y dos técnicos, la nueva Delegación de la Generalitat en Lisboa es, según Romeva, “un ejemplo de la austeridad que caracteriza la red de representaciones de Cataluña en el extranjero”.

Sin embargo, la ubicación de la misma en la emblemática Avenida da Liberdade, a escasos metros de tiendas de marca como Prada y Louis Vitton, y en el mismo edificio que la Embajada de Japón, sugiere costes de operación elevados. La zona es conocida por sus apartamentos de lujo multimillonarios y clubs privados de la élite portuguesa.

Romeva rechazó las críticas, asegurando que “tenemos que estar aquí porque es aquí donde pasan las cosas”. A la vez que se negó a dar cifras exactas sobre el presupuesto anual de la Delegación, el conseller presumió de la “transparencia” con la que la oficina operaría, y aseguró que cualquier coste que supondría sería mínimo en comparación con los beneficios que generaría tanto para Cataluña como para Portugal.

“Lo que importa no es lo que cuesta, sino lo que se genera. Portugal es el país europeo donde hay más empresas catalanas, y el cuarto mayor importador de bienes catalanes”, aseguró. “Tenemos que estar aquí para atender a sus necesidades, como las de todos los ciudadanos catalanes, estén donde estén”.

“Cataluña tiene que estar presente en todos los espacios”, remató Romeva. "En el momento en el que aspiramos a convertirnos en un país con todas las herramientas para garantizar un Estado más justo, propio y más libre, proyectos como éste nos hacen más fuertes y útiles para la ciudadanía".